Relato de un combatiente de carros en el Golán

Llegué a Israel el 8 de octubre y me dirigí al aeropuerto de Lod para ofrecer mis servicios. De allí, fui enviado en un ómnibus a la Escuela de Blindaje en Julic donde esperé hasta el mediodía del día siguiente. Era un día de bastante calma en el frente, y el mando superior estaba tratando de reunir suficientes carristas para organizar otro batallón.
Fuente: Defensa.com
Relato de un combatiente de carros en el Golán

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: