Militares veteranos lamentan las cartas al rey: “Le hemos hecho un favor a Podemos”

La difusión de cartas al rey y de manifiestos con críticas a las políticas del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos ha revuelto el ambiente dentro de las Fuerzas Armadas. Decenas de oficiales generales y oficiales retirados han firmado las cartas, y la polémica sigue en los chats de compañeros de promoción y otros grupos, pero otros militares critican esos escritos.

Como es sabido, tanto los mensajes polémicos del chat de la XIXª Promoción de la Academia General del Aire como las cartas dirigidas al rey las han firmado generales, coroneles, tenientes coroneles…

Confidencial Digital ha podido recabar el testimonio de algunos militares veteranos, retirados o a punto de pasar a situación de retiro, con décadas de servicio en las Fuerzas Armadas, que ven la polémica desde posiciones más bajas de la escala.

Se trata de suboficiales, sobre todo, que mantienen relación habitual con muchos militares, tanto de tropa como oficiales, y que también participan en muchos grupos de WhatsApp, en ocasiones con antiguos mandos suyos, como generales y coroneles.

Estas fuentes señalan que, aunque hay gran diversidad de opiniones, buena parte de estos militares situados en las escalas medias de las Fuerzas Armadas, ya en situación de retiro o próximos a ella, manifiestan que los movimientos protagonizados por altos mandos han sido contraproducentes.

“Juramos fidelidad a Franco”

Los militares, suboficiales sobre todo, consultados por ECD subrayan que en este momento están cumpliendo 65 años aquellos que ingresaron en las Fuerzas Armadas, cuando tenían en torno a los 18-20 años, en los años finales de la dictadura franquista.

Es decir, quien llega a los 65 años este 2020 nació en 1955. Cumplió 18 años en 1973, así que hizo el servicio militar por esos años, 1973 ó 1974, antes de la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975.

Por ello, subrayan, “todos los militares que empezamos entonces éramos franquistas”, ya que en las academias y centros de formación militares la enseñanza incluía inculcar el respeto y fidelidad a Franco como jefe del Estado.

Adaptados a los cambios

“Desde entonces, el Ejército es el colectivo que más se ha adaptado a los cambios que ha habido en España”, reivindican estos militares que iniciaron su carrera al final de la dictadura.

“Murió Franco, llegó el rey Juan Carlos, luego vino la democracia, el 23-F, entraron las mujeres en las Fuerzas Armadas, entraron los extranjeros, se acabó la ‘mili’, hubo gobiernos del PSOE y del PP, hubo una mujer ministra de Defensa… y hemos acatado todo en silencio, porque somos hombres de palabra e hicimos un juramento de fidelidad”.

Los citados veteranos de las Fuerzas Armadas explican todo esto para poner de manifiesto que, como se ha dicho respecto a los altos mandos protagonistas de los últimos movimientos, es obvio que los militares de esas generaciones se formaron en la fidelidad de Franco. Y, sin embargo, eso no les ha impedido ser fieles a la legalidad y mantenerse exquisitamente neutrales ante los vaivenes políticos.

“Le hemos hecho un favor a la izquierda”

Con la experiencia de un cambio de régimen, desde la dictadura a la democracia, y con el conocimiento que da a los suboficiales el contacto con la tropa, más directo que el que tienen los generales, la opinión que circula y que comparte un sector significativo de los veteranos de las escalas por debajo de oficiales es que las cartas al rey con críticas al Gobierno de Pedro Sánchez han llegado en mal momento. Y, además, han terminado beneficiando a quienes pretendían atacar.

“Mucha gente coincide en que, con estos movimientos, los militares le hemos hecho un favor a la izquierda. Le hemos dado alas”, lamentan algunos. 

“Les hemos dado un filón. Se ha provocado un escándalo que ha conseguido que ya no se hable ni de las pateras en Canarias, ni del coronavirus, ni de que han condenado a Pablo Echenique a pagar 80.000 euros…”, resume un suboficial veterano.

“Que viene la ultraderecha”

La reflexión que muchos comparten estos días en grupos, con compañeros de promoción o de unidades, es que desde Podemos y los sectores más a la izquierda del panorama político, más allá del PSOE, se manejan muy bien los mensajes ante la opinión pública, y que, con la polémica por los chats y las cartas de militares retirados, han logrado relanzar su campaña de “que viene la ultraderecha”, ahora con un supuesto “ruido de sables” que se ha exagerado.

Como en el caso de muchos oficiales generales y oficiales que se negaron a adherirse a los manifiestos, buena parte de estos militares que ahora critican esas iniciativas en el fondo comparten muchas de las denuncias y advertencias de las cartas sobre los gestos del Gobierno de Pedro Sánchez hacia los independentistas, por ejemplo, o sobre los ataques a la monarquía.

“El rey ya sabe que estamos con él”

En este último punto, los militares consultados apuntan que el último manifiesto, el que ha congregado a más miembros de las Fuerzas Armadas retirados, se centra en algo “muy obvio”, como es trasladar a Felipe VI que cuenta con la fidelidad y el apoyo de los militares.

“Eso el rey ya lo sabe. Ya conoce el estado de opinión de las Fuerzas Armadas; le informan y se informa”, explican. 

Recuerdan que don Felipe se reúne con muchas personas, tanto de forma pública como en reuniones que no trascienden.

Por ejemplo, suele recibir habitualmente a grupos de generales y coroneles de los ejércitos, y también visita bases y cuarteles de las Fuerzas Armadas: “Felipe VI y su padre Juan Carlos I siempre han sido muy ‘troperos’, han sido muy de ir a maniobras, a cuarteles, hablar con todo el mundo. Recuerdan muchos nombres, y años después se acuerdan de ti”.

De ahí que señalen que tampoco tenía sentido recabar firmas para una carta o manifiesto que traslade al rey que los militares le respaldan frente a algunas críticas y ataques de los últimos tiempos, porque ya sabe que cuenta con su apoyo.

Reproches a algunos mandos que han firmado

Los comentarios que hacen estos días algunos suboficiales y otros militares veteranos sobre las expresiones de opinión de mandos militares retirados incluyen también algunos reproches hacia esos mismos mandos.

“Hay gente que ahora firma esas cartas, pero que, estando en activo, podría haber dicho algo. Podría haber protestado, aunque fuera de forma interna, y no hizo nada”, les echan en cara. 

Recuerdan, por ejemplo, que aunque ahora den la voz de alarma por las “amenazas” a la monarquía y a la unidad de España, muchos de ellos tenían puestos de responsabilidad “cuando se quemaban banderas de España en distintos puntos del país, o en instituciones se quitaban retratos del rey Juan Carlos”, y otros muchos gestos que ahora indignan a algunos militares retirados pero que hace años no dijeron nada.

Lo que critican en que ahora expresen lo que no dijeron en su día, aunque la opinión de muchos de los miembros del ejército por debajo de oficial es que “hay que estar callados”.

Siempre fieles al deber de neutralidad

Siguiendo con el razonamiento de la adaptación de las Fuerzas Armadas de la dictadura a la democracia, y a todos los cambios que ha experimentado España en los últimos 40 ó 50 años, los suboficiales y antiguos militares de tropa que han visto con desagrado el trasiego de cartas con críticas al Gobierno avisan de lo negativo que sería minar la neutralidad de las Fuerzas Armadas y tratar de ponerlas, por motivos ideológicos, en contra de un sector de la población. 

“Muchos pueden estar personalmente de acuerdo con lo que se dice en las cartas; otros, en parte; otros, nada, porque en el ejército y las Fuerzas Armadas hay de todo”, apuntan. Pero lo que la gran mayoría asumen es que la situación política “no la cambia ni el rey ni el ejército. Se cambia votando en las elecciones, porque al fin y al cabo a los que gobiernan les han votado”.

Asesinatos de ETA

Insisten, como ya se ha apuntado, en que la inmensa mayoría de los militares han permanecido durante décadas completamente al margen de cuestiones políticas, sin transgredir la obligación de guardar neutralidad.

De ahí que fracasara el 23-F y lo mismo otros planes de golpe de Estado. Algunos recuerdan situaciones personales de gran tensión, como episodios en el País Vasco en el que sufrieron boicot de parte de la población -panaderos que se negaban a venderles pan, bares donde no les servían- justo después de que ETA asesinara a compañeros militares.

“Podríamos haberle partido la cara a alguno con la culata, cuando nos trataban así, pero nos aguantábamos porque nuestro deber era callarnos”, comentan.

El soldado español, “envidia” de otros ejércitos

La preocupación de muchos de estos veteranos es que se pongan en duda los valores que han distinguido a los militares españoles desde mucho tiempo atrás. Junto al amor a España, y al juramento o promesa de entregar la vida por la patria, está también la lealtad a los mandos, al jefe del Estado y a las instituciones.

“El soldado español es la envidia de los generales de otros ejércitos que han compartido con nosotros misiones internacionales o maniobras”, aseguran con rotundidad militares veteranos, con muchos años de experiencia en contactos con fuerzas de otros países. Cuentan que incluso mandos militares de Estados Unidos se lo reconocían en ejercicios bilaterales.

El orgullo de muchos miembros de las Fuerzas Armadas, ya en la reserva o retirados, es ese reconocimiento que reciben de otros países: “Un militar estadounidense que, por ejemplo, esté destinado en un cuartel, hace sus funciones de burocracia. Un soldado español se encarga de los papeles, sí, pero además luego hace una paella, luego se viste de rey mago para los niños en Bosnia, antes, o en Líbano ahora, después coge la ametralladora para salir de patrulla…”.

Esa dedicación y esos valores no quieren que se vean enturbiados por polémicas como la actual, que muchos coinciden en que perjudica la imagen de los militares y de las Fuerzas Armadas ante la sociedad.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Militares veteranos lamentan las cartas al rey: “Le hemos hecho un favor a Podemos”

A %d blogueros les gusta esto: