Militares españoles prueban una radio-píldora para controlar la temperatura corporal con trajes NBQ

Los trajes de protección contra armas y residuos nucleares, biológicos y químicos suponen incomodidades y un aumento importante de la temperatura, algo que supone un problema sobre todo en climas cálidos. Para hacer frente a ese asunto, militares españoles del Regimiento NBQ “Valencia” nº1 del Ejército de Tierra probaron recientemente un sistema experimental para controlar la temperatura corporal.

El experimento tuvo lugar en Canadá. El pasado mes de junio este regimiento envió un Equipo de Muestreo e Identificación de Agentes Biológicos, Químicos y Radiológicos (SIBCRA) y un Equipo de Descontaminación, y con ellos fue un especialista de la Compañía de Desactivación del Regimiento de Pontoneros y Especialidades de Ingenieros nº 12.

Los expertos en protección NBQ asistieron al ejercicio “Precise Response” que se celebró en el Centro de Adiestramiento Antiterrorista de Suffield, en el estado canadiense de Alberta. Allí, con militares de otros países, practicaron distintas situaciones de su especialidad.

— Accidente aéreo con Cesio 137: se estrella un avión que transportaba fuentes de Cesio 137, un elemento muy radiactivo, que hay que recuperar. También se trabajó con fuentes radiológicas como Cobalto 60, Estroncio 90 y Americio 241.

— Gripe en huevos: se incautan en un laboratorio clandestino huevos embrionarios en los que se inoculaba el virus de la gripe.

— Iperita en el autobús: un autobús estalla en un andén, por un artefacto con iperita o gas mostaza.

Pues bien: durante estos ejercicios, los militares españoles tenían dentro de su organismo unas radio-píldoras con la que se controlaba su temperatura corporal.

Mejores mediciones de temperatura

Esa píldora permitía conocer, por las señales de radio que enviaba, la temperatura y otros datos del estado físico de un militar que estuviera interviniendo con todo el Equipo de Protección Individual que lleva un especialista en lucha NBQ.

Fuentes del Regimiento NBQ “Valencia” nº1 explican a Confidencial Digital el funcionamiento de esta píldora. Se trata de una pastilla inerte, inocua, que pasado un tiempo se deshace, pero que mientras tiene efectos permite conocer la temperatura corporal del militar.

Los valores que capta la píldora que se ha tragado el militar se transmiten por radio a un receptor. “Hasta ahora se medía la temperatura con unas cámaras térmicas, pero no proporcionaban los matices que puede dar esta píldora”, explican.

El objetivo de todo este experimento es controlar mejor la situación física del militar. El traje NBQ provoca un aumento de la temperatura, que en zonas de intervención más cálidas puede ser perjudicial: “Se busca conocer el impacto de llevar el traje NBQ y reducir el desgaste que provoca, por la deshidratación y la pérdida de sales minerales a temperaturas medias y altas”.

De hecho, en España los miembros del Regimiento NBQ “Valencia” nº1 usan en ocasiones chalecos con hielo real, con hielo químico y otras sustancias refrigerantes, pero que se suelen degradar rápidamente, por lo que es necesario tener monitorizadas con detalle el estado físico.

Las altas temperaturas en intervenciones NBQ supone un reto para los ejércitos de la OTAN, aseguran las fuentes consultadas. Por eso se ha iniciado el experimento con radio-píldoras en Canadá.

Este país, con su Centro de Adiestramiento Antiterrorista, es uno de los más punteros en la lucha contra las amenazas nucleares, radiológicas, biológicas y químicas, y por eso cada año militares de otros países acuden allí a entrenarse en distintos escenarios de intervención.


Fuente: elconfidencialdigital.com
Militares españoles prueban una radio-píldora para controlar la temperatura corporal con trajes NBQ

A %d blogueros les gusta esto: