Mi GAD3 con AVE

No sé para qué nos ha servido tanto Estado de las Autonomías, si Madrid sigue siendo Madrid: lo que imprime carácter, lo que repercute, lo que se mira y admira en España entera, de la Costa de la Muerte a los invernaderos de El Ejido. ¿Que no ha desaparecido el centralismo? Llámenlo como quieran. O acuérdense de la frase de Pío Baroja que citar suele el novelista José María Vaz de Soto: «Si quieres ser escritor, vete a Madrid y ponte en cola». El AVE nos ha acercado a Madrid, cierto. Pero todos los AVE parten de Madrid o van hacia Madrid. Cuando el felipismo y la Expo del 92, el AVE de Madrid a Sevilla, ¿para qué se hizo? ¿Para beneficio de Sevilla o para comodidad de Madrid a la hora de «bajar al Sur», como decir se estila?

Excepción hecha de Cataluña y sus separatistas golpistas y algo las Vascongadas, todo lo de Madrid tiene un enorme prestigio en España entera. Especialmente los rumores políticos que de allí proceden. No es lo mismo que te digan un rumor político que han escuchado en Salvatierra de los Barros que en Madrid. Esto ocurre desde tiempo inmemorial: el que llega de Madrid y dice que allí se ha enterado de la llave de la clave del futuro de España o poco menos. Pasaba en tiempos de la dictadura. Todo el antifranquista que llegaba de Madrid te elevaba el ánimo, porque te decía que a la dictadura le quedaban dos afeitados, que era como se decía antes de la moda de la comparación con los dos telediarios. «Desde el claro rincón de la provincia» parece que todo el que llega de Madrid ha viajado a la Capital del Reino con un único y exclusivo fin, casi como Luis Miguel Dominguín cuando yació con Ava Gardner: enterarse de algo y darse importancia contándolo.

En estos días, los que vienen de Madrid en el AVE te cuentan, claro, las fatiguitas que pasaron para llegar a Puerta de Atocha por culpa de la salvaje huelga que se está cargando la imagen de los taxistas madrileños que tan simpática nos hicieron Ángel de Andrés en el cine o El Fari en la canción. Pero aparte de lamentarse de la ciudad paralizada por los taxis con un Gobierno mirando al techo y largando el mochuelo a las autonomías, como cada español lleva dentro un Michavila o un Tezanos, todo el que llega de Madrid en el AVE te comunica gozoso su particular encuesta electoral: «Vox va a barrer». La de veces que llevo ya escuchada esta frase, que, de ser cierta, van a faltar escobas para el barrido de votos. ¿O será que los que yo me encuentro que acaban de volver de Madrid no han salido del barrio de Salamanca, o de Pozuelo, o de Aravaca? Me acuerdo en este punto de la sevillana que en su particular encuesta comentaba a su marido una víspera electoral: «En Pineda dicen que el PP va a ganar por mayoría». A lo que el sabio marido le contestó: «Ten en cuenta que no toda Sevilla es Pineda, mujer».

No lo tiene quien llega de Madrid contándote su previsión electoral, su GAD3 particular. Nada, que Vox barre, y no lo saques de ahí. Y eso si no te dice que ha almorzado con un político, que es la habitual fuente de intoxicación de noticias procedentes de Madrid. Como las noticias de los banquetes de bodas o comuniones que acaban en un hospital, podríamos algún día leer un titular que dijera: «Cincuenta periodistas intoxicados informativamente al desayunar con un ministro en Madrid». Pero no creo que sea intoxicación lo del subidón de caballo de Vox en mayo, que rima. Me fío de lo que ha dicho Alejo Vidal-Quadras: «Tezanos le otorga a Vox en las generales un 6,5%. En Andalucía le predijo un 1,5% y las urnas le dieron un 12%; por tanto el factor corrector a aplicar a Vox en las encuestas del CIS es multiplicar por 8. En consecuencia, el pronóstico del CIS para Vox es del 52%». Lo dicho, que si nos fiamos de los que vienen en el AVE, en mayo van a faltar escobas.
Fuente: ABC
Mi GAD3 con AVE

A %d blogueros les gusta esto: