Mercenarios, del Líbano a las Seychelles (1970-1982)

Los años sesenta fueron, sin lugar a dudas, la época dorada de los soldados de fortuna. El conflicto de Biafra fue la última gran guerra africana en la que participaron directamente los llamados “mercenarios de la primera generación “, el grupo de veteranos que salió a la luz con los combates de Katanga. A partir de Biafra la actividad mercenaria, en su aspecto clásico, va dando paso, salvo contadas excepciones, a operaciones concretas tipo “golpe de comando” o a labores de asesoramiento específicas, o bien a participación de voluntarios en conflictos en los que su actuación no adquiere un carácter de protagonismo especialmente relevante. Incluso los profesionales “históricos” dejan de actuar en primera línea y su trabajo, cuando tiene lugar, se circunscribe a labores de reclutamiento y organización. Quienes combaten ahora son los mercenarios de la “segunda generación “, muy diferentes de aquellos otros que se curtieron, tras las campañas de la SGM, Indochina y Argelia, peleando en África contra los “simbas” o los “cascos azules “. Ello se puso de manifiesto en la Angola recién accedida a la independencia. Angola fue la tumba de los grandes ejércitos mercenarios, el final del mito de la invencibilidad de los “perros de la guerra”.


Fuente: Defensa.com
Mercenarios, del Líbano a las Seychelles (1970-1982)

A %d blogueros les gusta esto: