Los primeros F-35B británicos comienzan a volar en el país

Tres semanas después de llegar al país, el avión de combate de quinta generación de despegue corto y aterrizaje vertical (STVOL) F-35B ha alzado el vuelo en suelo británico. El desfase de tiempo se debe a la necesidad de completar los correspondientes controles de aceptación de los aviones, que ya llevaban unos meses operando en Estados Unidos, donde personal británico desplazado allí se encarga de probar y preparar los aviones antes de su envío a Reino Unido.

Esta circunstancia implica que a su llegada a destino “hemos tenido que moverlos desde los servidores electrónicos estadounidenses a los nuestros, y hacer todas las comprobaciones de datos y asegurarnos de que todos los datos están en su sitio desde una perspectiva de aeronavegabilidad, para luego verificarlos y aceptarlos en el escuadrón”, de acuerdo con las palabras recogidas por el diario local Eastern Daily Press del comandante al mando del 617 escuadrón, John Butcher.

Reino Unido ha encargado de momento 48 aeronaves de este tipo por un coste estimado de 9.100 millones de libras (más de 10.300 millones de euros). Estos cazas serán operados tanto por la fuerza aérea del país (RAF) como por su Armada (Royal Navy). De este modo, está previsto que puedan prestar servicio tanto desde los dos nuevos portaaviones de la clase Queen Elizabeth, cuya primera unidad fue recibida a finales del año pasado, como desde aeródromos en tierra. En total, la RAF y la Royal Navy tienen proyectado recibir 138 unidades, aunque existen dudas de que el plan pueda ser culminado, por el alto coste de los aviones, tal y como informó Infodefensa.com.

Reino Unido es el segundo mayor socio del programa del F-35, en el que están implicado nueve países. Su compromiso pasa por la adquisición del 15 por ciento de toda la producción prevista en este proyecto, que es el mayor de ámbito militar de toda la historia.

 

Ensayos en portaaviones

La versión F-35B está diseñada para despegues cortos y aterrizajes verticales y, en caso de necesidad, es capaz de despegar verticalmente (VTO). Esta variante sustituirá a los cazas Harrier, como los que en una versión más antigua que los actuales empleó Gran Bretaña desde portaaeronaves en la Guerra de las Malvinas y todavía utiliza España desplegados desde su buque LHD Juan Carlos I.

Está previsto que los cazas F-35B británicos comiencen sus primeros vuelos desde el nuevo portaaviones este mismo año y que alcancen su capacidad operativa inicial en diciembre, con lo que quedarán listos para combatir. El modelo ya obtuvo el año pasado la correspondiente autorización para poder despegar desde portaaviones.
Fuente: Infodefensa.com
Los primeros F-35B británicos comienzan a volar en el país

A %d blogueros les gusta esto: