Los datos del acoso en las Fuerzas Armadas: 76 denuncias; solo 3 han acabado en sanción

En el verano de 2015 el acoso en las Fuerzas Armadas saltó a todas las portadas. La comandante Zaida Cantera denunció su caso ante las cámaras del ‘Salvados’ de Jordi Évole, dando visibilidad a un largo proceso judicial que terminó con una sentencia sin precedentes hasta ese momento: la condena de un oficial, el coronel Lezcano-Mújica, por un delito de abuso de autoridad y trato degradante.

Antes de esa fecha, el Código Penal Militar no recogía la existencia del acoso sexual como una forma específica de delito. Fue a raíz de la reforma de la ley de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas cuando comenzó a contemplarse como tal.

76 denuncias, sólo 3 sanciones

Desde entonces, según datos oficiales del Ministerio de Defensa, se han registrado en las Fuerzas Armadas un total de 76 denuncias por acoso sexual o por razón de sexo. 39 de ellas fueron derivadas al ámbito penal, es decir, judicializadas. Las 37 restantes fueron tramitadas a través de los cauces disciplinarios internos de los tres ejércitos.

En el primer caso, de las 39 denuncias presentadas hasta ahora ante los tribunales militares solo nueve de ellas han derivado en la apertura de un procedimiento judicial. Ninguno se ha saldado con una condena al presunto acosador: se registraron tres sobreseimientos, un archivo de la causa, dos absoluciones y tres casos fueron devueltos al conducto disciplinario de las Fuerzas Armadas entendiendo los magistrados que no había reproche penal posible en la denuncia. Las treinta causas restantes aún se encuentran en tramitación.

En cuanto a las denuncias presentadas de forma interna en el ámbito disciplinario, se han tramitado un total de 16 casos del total de 37. Doce han sido archivados, uno declarado sin responsabilidad para el denunciado y tres acabaron con una sanción por falta grave o muy grave de acoso sexual. Las 21 causas restantes -hasta llegar al total de 37- se encuentran en tramitación.

Solo 4 de cada 10 casos se denuncian a través de las UPAS

A raíz del caso de Zaida Cantera, el Gobierno y el Ministerio de Defensa diseñaron y pusieron en marcha una serie de herramientas y procesos encaminados a erradicar el acoso en los cuarteles.

Así nacieron, por ejemplo, las Unidades de Protección frente al Acoso, a las que dio forma legal el protocolo de actuación frente al acoso sexual en las Fuerzas Armadas, aprobado por el Consejo de Ministros en noviembre de 2015.

Estas unidades se crearon con el objetivo de convertirse en el canal por el que las mujeres afectadas por casos de acoso pudieran comunicar su problema, solicitar medidas cautelares y obtener ayuda legal y psicológica.

Cada una de estas UPAs está formada por siete militares, entre abogados, médicos, psicólogos y expertos en la materia. Se han puesto en marcha ocho unidades de este tipo, en la Dirección General de Personal, en la Jefatura de Recursos Humanos del Estado Mayor de la Defensa, en las jefaturas de Personal de los tres ejércitos, en el INTA y en el INVIED.

En los casi tres años que llevan en funcionamiento, los teléfonos de atención de estas ocho UPAs han recibido un total de 300 llamadas solicitando ayuda o información. Sin embargo, según datos de Defensa, de las 76 denuncias presentadas por acoso en estos dos años, solo un 38 por ciento de las mujeres –29 casos- lo hizo a través de las Unidades de Protección frente al Acoso. Es decir, seis de cada diez mujeres siguen recurriendo a los cauces que existían antes de la reforma legal de 2015.

Cursos de concienciación para generales, suboficiales y tropa

Desde el Ministerio de Defensa se ha tratado de visibilizar estas nuevas medidas en todos los estamentos y escalafones de las Fuerzas Armadas. Se han desarrollado e impartido más de 2.000 ciclos, cursos y conferencias de concienciación a todos los niveles.

Además, el Observatorio Militar para la Igualdad entre Hombres y Mujeres de las Fuerzas Armadas ha editado dos manuales para aplicar en casos de acoso: la Guía de Buenas prácticas para el mando y la Guía Práctica para la víctima de acoso, que figuran en la web del ministerio.

Se acabaron los posters sexuales

Las conferencias de concienciación se imparten también entre los militares que están realizando cursos de ascensos –Inteligencia, Emergencias…- y también a oficiales generales.

En ellos se explica al detalle qué conductas pueden ser constitutivas de “acoso” o “denigración de la mujer”: la colocación de posters de carácter sexual, proferir cánticos machistas o importunar a una compañera aludiendo a su horario de conciliación familiar. Cualquiera de estos comportamiento, se explica, son “prácticas a erradicar” dentro de los cuarteles y bases españolas.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Los datos del acoso en las Fuerzas Armadas: 76 denuncias; solo 3 han acabado en sanción

A %d blogueros les gusta esto: