Los A400M no permiten el salto más habitual de los paracaidistas

El Ala 31 del Ejército del Aire cuenta ya con cuatro aviones de transporte Airbus A400M, dentro de un programa para dotarse de 27 unidades de este modelo. Aire está desarrollando un Plan de Implantación del avión y se están desarrollando las capacidades, entre las que todavía no se encuentra el salto en modo automático.

Confidencial Digital ha podido consultar con fuentes internas de las unidades paracaidistas de las Fuerzas Armadas, que en los últimos meses han participado en ejercicios con el A400M. Pese a que sí se han realizado saltos paracaidistas desde un A400M en vuelo, han sido saltos en modo manual, y no en modo automático: el más habitual en las operaciones militares, en las que se utiliza un cable para que los paracaidistas se lancen del aparato y se abra el paracaidas.

Desde la Brigada Paracaidista (Bripac) del Ejército de Tierra explican a ECD que esta capacidad de salto en modo automático aún no está disponible y eso afecta a todos los A400M construidos, así como a las futuras entregas.

Apuntan también que Airbus, la empresa fabricante de este avión de transporte, está trabajando con el ejército francés para tratar de solucionar esta carencia, pero “las diferentes pruebas de certificación pueden durar un año”.

Aunque no conocen en concreto las medidas que está tomando Airbus, explican que parecen ir dirigidas a realizar modificaciones en el diseño del paracaídas.

Manual sí, automático no

Y es que, fuentes militares que han participado en los primeros vuelos en A400M afirman a ECD que “saltar en automático no podemos porque el rebufo es tan fuerte que rompe los paracaídas en las aperturas”. Aseguran que las explicaciones que se les ha dado es que la velocidad del avión y el rebufo de los motores, por el momento, rompería los paracaídas en saltos automáticos.

De hecho, en modo manual sí que se están produciendo ya saltos desde el avión A400M. Un portavoz oficial del Ejército del Aire explica que saltos manuales han realizado efectivos del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo, del Aire, que se estrenaron el 9 de marzo desde un A400M del Ala 31 de Zaragoza, como miembros de la Brigada Paracaidista (Bripac) del Ejército de Tierra, que saltaron en modo manual días después.

La misma idea explican desde la Bripac: en modo manual no hay ningún problema al saltar desde los A400M, de ahí que ya se hayan realizado varios saltos de esta modalidad por parte de paracaidistas del Aire y de Tierra.

Desde Airbus aseguran a ECD que este avión de transporte tiene ya capacidad total de lanzamiento en paracaidas por rampa, probado en operaciones. Asimismo, tienen certificado el salto por una puerta, pero no por las dos a la vez, por lo que los saltos (en modo manual) se limita a unos 30 paracaidistas.

De forma que están trabajando para permitir el lanzamiento simultáneo por las dos puertas: “Se está trabajando con los clientes, se están haciendo ensayos para certificar esas capacidades”.

La misma idea destacan desde el Ejército del Aire: “El A400 es un avión de diseño totalmente nuevo. Como tal, tiene carencias que se van resolviendo gracias a la intensa colaboración entre la industria aeroespacial y las fuerzas aéreas”.

Es decir, que aún se está trabajando para alcanzar todas las capacidades para las que está pensado este avión de transporte, del que España llegará a contar con 27 unidades en 2023, según está previsto por parte de Airbus y del Ejército del Aire.

Fuentes oficiales de la Bripac añaden que las medidas que Airbus va a tomar para solucionar este asunto estaría hacer modificaciones en el diseño de los paracaídas para que resistan el salto en modo automático. Ahora mismo apuntan que desde la rampa pueden saltar unos 60 paracaidistas, pero no desde las puertas.

Se han lanzado cargas y “manolitos”

Militares de las unidades paracaidistas de las Fuerzas Armadas explican que además de la velocidad de apertura, también tienen problemas para saltar en automático por rampa, “porque la cinta del paracaídas es demasiado corta”. De ahí que se estén estudiando soluciones como ponerles una prolongación.

Por el momento, aseguran en distintas pruebas desde los A400M -más allá de los referidos saltos en modo manual- se han lanzado “manolitos”, es decir, muñecos que representan paracaidistas. Y también se están haciendo pruebas con el lanzamiento de cargas pesadas (piezas de artillería, mulas mecánicas, combustible, agua, comida, munición), que es otra de las funciones de este nuevo avión de transporte.

En todos esos casos no hay problemas con el lanzamiento en paracaídas, pero sí con el modo automático de salto de paracaidistas, que está aún pendiente de una solución de Airbus.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Los A400M no permiten el salto más habitual de los paracaidistas

A %d blogueros les gusta esto: