Las mujeres militares van a tener chalecos antibalas adaptados

El Ministerio de Defensa busca incrementar la participación de las mujeres en las Fuerzas Armadas y fomentar su integración.

El Ejército de Tierra estudia dos modelos de chalecos antibala adaptados a la fisionomía femenina. Una vez finalicen las pruebas, se definirá el producto final, se sincronizará y se establecerá la fórmula contractual que permita simultanear la adquisición de los chalecos con el nuevo acuerdo marco de chalecos, que se encuentra en fase final de adjudicación.

Para responder a las necesidades de las mujeres militares, el Ministerio de Robles encargó la fabricación de chalecos de protección adaptados para la fisionomía femenina.

El Ejército prueba 25 unidades de dos fabricantes

A finales de 2018 se detectó la necesidad de disponer de chalecos de protección diseñados específicamente para el cuerpo de las mujeres.

Defensa, al ver que no existía un producto en el mercado, encargó en 2019 la fabricación y el suministro de 25 prototipos a la empresa FECSA, que fueron experimentados en distintas unidades a lo largo de ese año.

De los resultados de esas pruebas se comunicó al fabricante la necesidad de hacer determinadas modificaciones y mejoras.

La recepción de los chalecos mejorados está prevista para este 2020.

Además, el Ejército ha obtenido otra muestra de otras 25 unidades de otro fabricante, que también está siendo experimentada.

Tras las pruebas y definido el producto final, se sincronizará y establecerá el contrato que permita adquirir los chalecos femeninos conforme al acuerdo marco de adquisición de estos artículos.

Chalecos con mejoras ergonómicas

Los nuevos chalecos femeninos cumplirán los mismos estándares de prescripciones técnicas exigidos en los pliegos del nuevo acuerdo marco de chalecos.

La diferencia fundamental del chaleco para mujeres es ergonómica, al estar específicamente diseñados para la fisionomía femenina.

Estos artículos incrementan la protección balística e incluyen prestaciones adicionales, como son mejoras ergonómicas, inclusión de un sistema de suelta rápida y sistemas de fijación para cargas externas.

En cuanto a las propiedades antifragmentación, se sitúan en valores de V50, es decir, la velocidad en que un fragmento estandarizado de 1,1 gramos tiene una probabilidad del 50% de atraviesa el blindaje.

Pruebas balísticas y ergonómicas

Las pruebas balísticas que se hacen a estos chalecos son las mismas que las de los estándar. Se realizan en los laboratorios del Instituto Tecnológico “La Marañosa”, en Madrid.

El test consiste en someter los chalecos a impactos balas de distintos calibres de armas cortas y largas, así como a explosiones diversas. De este modo se comprueba si cumplen con función de protección.

Las pruebas ergonómicas se han realizado en unidades de Infantería Ligera y Mecanizada/Acorazada para los chalecos antibala.

Hasta el momento solo se han registrado los resultados de uno de los modelos, que ha obtenido un 3,91 sobre 5, frente a 2,78 del chaleco estándar.

Se han analizado para ello 14 factores, siendo superiores las puntuaciones del chaleco femenino en facilidad de movimiento, comodidad, adaptación y facilidad de puesta.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Las mujeres militares van a tener chalecos antibalas adaptados

A %d blogueros les gusta esto: