La unidad de ‘apagafuegos’ remodela sus hangares para cumplir la ley de riesgos laborales

La unidad antiincendios del Ejército del Aire, el 43 Grupo de las Fuerzas Aéreas, tiene un problema con los hangares en los que ‘aparca’ los grandes aviones ‘apagafuegos’ que lanzan miles de litros de agua sobre los incendios forestales.

Confidencial Digital ha podido comprobar que la Jefatura de la Sección Económico Administrativa de la Base Aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), donde está el 43 Grupo y los hangares en cuestión, ha abierto una licitación para encargar a una empresa las obras de reparación de esas instalaciones. El presupuesto disponible es de 289.256,20 euros.

¿Cuál es el objeto de las obras de reparación? El contrato se divide en varios lotes, desde la adecuación de vestuarios a la reparación de pavimentos, pasado por la reparación de las puertas de los hangares y la adecuación de la climatización.

Lo llamativo es que, tal y como ha podido comprobar ECD, varios de los trabajos a realizar se encargan debido a que se han detectado deficiencias en los hangares del 43 Grupo que incumplen la normativa de riesgos laborales.

Problemas en los hangares 1 y 2

Así lo admite la Jefatura de la Sección Económico Administrativa 22 de la Agrupación de la Base Aérea de Torrejón en la documentación puesta a disposición de las empresas que estén interesadas en este concurso público.

Son varios los casos en los que se vulnera la prevención de riesgos laborales. Los hangares 1 y 2, denominados edificios 904 y 910 de la base, “carecen en la actualidad de líneas de vida que garanticen la seguridad del personal que realiza su trabajo de mantenimiento de las aeronaves de la unidad, especialmente al posicionarse sobre las mismas”.

Las líneas de vida son sistemas de seguridad en altura, formados por cables o rieles a los que se ancla un trabajador de forma que queda protegido ante posibles caídas.

Con ellos, el trabajador, por ejemplo un mecánico que esté reparando un avión apagafuegos, puede desplazarse por un andamio, una plataforma, por la superficie de un avión… de forma horizontal y vertical, y en caso de caerse el cable le impide chocar contra el suelo.

Vulneración de prevención de riesgos laborales

El 43 Grupo no tiene líneas de vida en dos de sus hangares, y eso “supone una vulneración de seguridad en material [sic] de Prevención de Riesgos Laborares, por lo que se hace necesaria la instalación de sendos sistemas homologados para garantizar su cumplimiento y que las labores se realizan de la manera óptima”.

Consultado por ECD, un portavoz del Ejército del Aire asegura que, pese a lo indicado en los pliegos de contratación elaborados por los responsables de la unidad, “sí hay líneas de vida en los hangares”.

Remarca también que “no se están poniendo en peligro a nadie” en la actual situación en la que se encuentran estas instalaciones, ya que “cumplen los mínimos de seguridad”.

Y añade que los trabajos más importantes en el mantenimiento y reparación de los aviones ‘apagafuegos’ (el 43 Grupo tiene Canadair CL-215T y Bombardier CL-415) se realizan en la Maestranza Aérea de Albacete, mientras que en sus hangares de la base de Torrejón sólo se realiza el “primer escalón” del mantenimiento.

Desde el Ejército del Aire amplían la justificación de lo expuesto en esa parte de los pliegos: “Tal y como el nombre indica, se refiere a la adecuación de las líneas de vida existentes, no incluidas en la definición por no considerarse necesario, y la instalación de nuevas líneas de vida homologadas en aquellos puntos que fueran necesaria su instalación”.

“No obstante, esto no implica que los trabajos que se han estado realizando y se realizan en la actualidad no se lleven a cabo de acuerdo con las normativas vigentes en materia de prevención (PRL), puesto que se llevan a cabo la utilización de medios de elevación homologados para la realización de las labores de mantenimiento, como por ejemplo plataformas elevadoras, “tijeras”, cazos de elevación motorizados sobre camión o escaleras de mantenimiento (se adjunta foto de una de las plataformas utilizadas en la actualidad)”.

Continúan diciendo que “la utilización de estos medios de manera aislada o conjunta garantiza la seguridad del personal en materia de prevención de riesgos laborales (PRL), al poseer vallas de seguridad. Adicionalmente, se realizó una compra reciente de varios equipos de elevación consistentes en plataformas, escaleras y mesetas para poder acceder todos los planos del avión, habiéndose fabricado expresamente para el avión en cuestión (CANADAIR CL215), homologado para dichos trabajos”.

También aseguran que “para los trabajos de mantenimiento en la cola de la aeronave ya se encuentran instaladas y operativas varias líneas de vida homologadas, con las correspondientes revisiones al corriente, según marca la ley y avalado por el Servicio de Prevención de la Base, habiéndose pasado la última hace menos de un año. La razón de adecuación de las existentes deriva de la modificación en la posición de mantenimiento del avión dentro del hangar, puesto que no existe un único lugar de posicionamiento en el mismo”.

En todo caso, en los pliegos puestos a disposición de las empresas interesadas se indica que los trabajos que va a contratar el 43 Grupo implicarán colocar dos líneas de vida en el Hangar 1 (“una central con la que se podrá trabajar a lo largo del avión de manera longitudinal y otra para trabajar sobre los planos de la aeronave, por tanto de manera transversal, respectivamente”) y una en el Hangar 2 (“una línea de vida central, de manera longitudinal al avión, y de dos líneas de vida adicionales transversales para trabajar sobre los planos del avión, aunque con la diferencia que dentro del mencionado hangar la posición de la aeronave puede variarse en dos, una en la que la cola queda fuera del hangar y otra dentro”.

“No alcanza los estándares mínimos”

Otra de las tareas de las que se tendrá que encargar la empresa a la que se adjudique el contrato es la “adecuación del sistema de iluminación en hangares”.

De nuevo los problemas existen en los hangares 1 y 2 del 43 Grupo en la base de Torrejón, que “presentan una instalación de iluminación muy deficiente que supone una disminución de las capacidades visuales de los trabajadores a la hora de realizar el mantenimiento de las aeronaves en los mencionados hangares”.

Desde el Ejército del Aire confirman que se va a mejorar la iluminación. De nuevo, en los pliegos de contratación se indica explícitamente que “las capacidades de iluminación en los mismos [en los hangares 1 y 2] no alcanzan los estándares mínimos establecidos en las leyes de Prevención de Riesgos Laborales en los puestos de trabajo, avalado por el gabinete de prevención de la Base”.

Así que se sustituirá el sistema de iluminación actual “por uno nuevo que garantice una iluminación suficiente y adecuada para las labores que se llevan cabo en la unidad”. Concretamente, se instalarán focos nuevos en la parte superior del hangar, con una nueva instalación eléctrica y un nuevo cuadro general, modernizando así las instalaciones a las normativas vigentes.

De nuevo, desde el Ejército del Aire tratan de quitar hierro a las palabras incluidas por los propios responsables del 43 Grupo y de la Base Aérea de Torrejón en la documentación oficial del contrato.

“Al igual que en el anterior punto, en el Lote número 5 titulado ‘REPARACIÓN DE SISTEMA DE ILUMINACIÓN HANGARES’, destacamos que las capacidades de iluminación en los mismos están garantizadas durante la jornada habitual de trabajo, en horario diurno, al disponer el hangar de cristaleras laterales y ventanales que permiten la entrada de luz natural”, aseguran.

No obstante, añaden que “en puntuales casos en que la luz natural no es suficiente, el hangar posee en la actualidad un sistema de iluminación en estado OPERATIVO, a base de focos halógenos repartidos por toda su superficie. La sustitución de dicha iluminación es el objeto del presente Lote. No obstante, la iluminación del mismo a veces no resulta suficiente, por lo que, para cumplir con las necesidades mínimas de iluminación en los mismos, se hace uso de sistemas adicionales de iluminación consistentes en base de torres de iluminación portátil (‘girafas’), focos portátiles y linternas de mano, además del mencionado alumbrado fijo”.

Concluyen precisando que “el objeto de este lote del expediente es el de evitar tener que hacer uso de dichos elementos auxiliares, garantizando la comodidad del personal y por tanto una mejora en la operatividad. Adicionalmente, con la ejecución del expediente, se conseguirá una mejora de la eficiencia energética del hangar al sustituir las actuales lámparas halógenas por nuevas tipo LED, de un mínimo de 19000 lúmenes en más de 50 nuevos focos por hangar”.

E indican a ECD que “las posibles justificaciones que se manifiestan en los pliegos del expediente tienen por objeto que los posibles licitadores tengan en cuenta la importancia en el cumplimiento de las normativas en materia de prevención de riesgos laborales así como el cumplimiento de cualquier otra normativa legal vigente”.

Como todo, cabe recordar de nuevo la literalidad de lo indicado en esos pliegos:

Puertas, pavimento, lavabos…

Los problemas a solucionar alcanzan también a las puertas de los dos hangares ya citados. Las puertas ya fueron modificadas en su día para tratar de evitar averías futuras, pero “aunque dichas puertas se encuentran en su mayoría operativas, se han venido produciendo múltiples accidentes relacionados con la apertura de las mismas e incluso la salida de sus rodamientos de las guías existentes, lo que conlleva un fallo importante de seguridad”.

Así que se tendrán que revisar las puertas, se limpiarán los rieles, se reajustará la tornillería, se restituirán los bureles y se engrasarán al final.

La empresa adjudicataria deberá además reparar la totalidad del pavimento de la superficie del Hangar 1 y parte de la del Hangar 2, para mantener el cumplimiento de “los requisitos mínimos de permeabilidad y resistencia superficial que garanticen que dichas acciones se llevan a cabo en condiciones de seguridad, evitando posibles accidentes por el trasiego del personal o la filtración de productos nocivos al subsuelo”.

Y otra obra que tendrá que acometer en las instalaciones que el 43 Grupo tiene en la base de Torrejón afecta a los baños y vestuarios. Ahora mismo existe “un baño con zonas de duchas y vestuario para hombres, y un único aseo para mujeres”.

La unidad busca disponer de dos zonas diferenciadas, así que se derribarán tabiques para crear un vestuario con ducha y aseo para el personal femenino, y ampliar el vestuario con duchas y aseo para el personal masculino. Por cierto, que las duchas del baño para hombres necesita un cambio de tuberías, atascadas por el óxido, y que le cambien el alicatado que se ha caído por la humedad.
Fuente: elconfidencialdigital.com
La unidad de ‘apagafuegos’ remodela sus hangares para cumplir la ley de riesgos laborales

A %d blogueros les gusta esto: