La Segunda Guerra Mundial y la eclosión del portaaviones (1ª parte)

En el artículo “La II Guerra Mundial y el ocaso del acorazado”  procuramos pasar revista a los acorazados que intervinieron en la II Guerra Mundial (SGM), que significó su canto del cisne. Como contrapartida nos complace repasar ahora la eclosión de los inventarios de portaaviones en la misma era, cuando esa clase de grandes barcos pasó a ocupar el lugar del acorazado como buque decisivo, “capital ship”, de las grandes armadas. Es necesario subrayar que, si los acorazados estuvieron presentes a lo largo de todo el conflicto en las listas de las siete grandas armadas, solo operaron portaaviones tres de ellas, sin duda las más innovadoras y visionarias y objeto de deseo de las menores. Ello predecía la situación posterior, durante la llamada Guerra Fría, cuando la aviación embarcada fue la esencia de las armadas de la OTAN, mientras el bloque oriental o comunista la soslayó ostensiblemente.
Fuente: Defensa.com
La Segunda Guerra Mundial y la eclosión del portaaviones (1ª parte)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: