La filtración de que generales del Estado Mayor de la Defensa se habían vacunado paralizó el plan

La información de que altos mandos del Estado Mayor de la Defensa habían recibido la vacuna contra el coronavirus comenzó a circular al poco de producirse esa vacunación. ECD ha podido saber que se les puso la primera dosis en torno al pasado martes 19.

El miércoles 20 apareció un mensaje en ‘Ciudadanos de Uniforme’, un perfil de Telegram que publica denuncias de malas prácticas en las Fuerzas Armadas, a partir de información que remiten militares de unidades, bases y acuartelamientos de toda España.

El texto del mensaje era el siguiente:

— “Sinvergüenzas: los generales ya se han vacunado.

Habían establecido un plan de vacunación para todas las unidades dependientes del JEMAD que empezaría esta semana. Y efectivamente comenzaron las vacunaciones, y empezaron por aquellos que se arriesgan más a contagiarse, por aquellos que luchan en primera línea, desplegados en las calles, contra el virus: POR LOS GENERALES.

El caso es que cuando ya han vacunado a estos señores, sin saber por qué, han cancelado el programa y ya no van a vacunar a nadie más”.

Dos días después, Confidencial Digital reveló los nombres y cargos de algunos de los vacunados:

— El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general del Aire Miguel Ángel Villarroya.

— El Jefe del Estado Mayor Conjunto (JEMACON), teniente general Fernando García González-Valerio.

— El Comandante del Mando de Operaciones (CMOPS), Teniente General Francisco Braco Carbó.

— El Adjunto de apoyo del Jefe del Estado Mayor del Mando de Operaciones, General de Brigada Carlos Prada Larrea.

— El Adjunto para operaciones al Jefe del Estado Mayor del Mando de Operaciones, General de Brigada Francisco Javier Vidal Fernández.

El número de altos mandos era más amplio: un almirante, el responsable de otro de los organismos de la estructura del Estado Mayor de la Defensa… también se supo que el oficial de enlace de la Guardia Civil en el Estado Mayor de la Defensa había recibido la vacuna, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, lo cesó de ese puesto de libre designación antes de que se hiciera pública la renuncia del JEMAD.

Orden de paralizar la vacunación

Confidencial Digital ha podido saber que coincidiendo con la publicación de ‘Ciudadanos de Uniforme’ se encendieron las alarmas, antes de que la noticia publicada en estas páginas desatara la polémica que condujo a la solicitud de cese del general del Aire Miguel Ángel Villarroya.

El mismo día que se publicó ese mensaje en el grupo de Telegram de ‘Ciudadanos de Uniforme’, se dio orden desde arriba de anular el plan de vacunación que estaba previsto para otro personal de la estructura del Estado Mayor de la Defensa.

Una vez que se vacunara al personal sanitario de los centros y organismos del Estado Mayor de la Defensa, estaba previsto que diera comienzo la vacunación de otros militares, sobre todo determinado personal clave de esa estructura del EMAD.

Tramos de edad de cinco años

Como ya se apuntó, el plan consistía en ir poniendo la vacuna en las semanas siguientes a estos militares. El orden en este caso se definía por la edad, tal y como desde el Estado Mayor de la Defensa explicaron que se había establecido la vacunación del JEMAD y los principales altos mandos del EMAD.

Para el resto de personal clave se había diseñado un calendario por tramos descendentes de edad, de cinco años. Es decir, por poner un ejemplo, se vacunaría primero a los que tuvieran entre 56-60 años (edades figuradas), después el personal considerado clave de entre 50 y 55 años, a continuación los que estuvieran comprendidos entre los 45 y los 49…

Al constatarse que se había filtrado la información, se comunicó que el calendario de vacunación del Estado Mayor de la Defensa quedaba anulado.

Desde el EMAD aseguraron que ya se habían vacunado no sólo el JEMAD, el Jefe del Estado Mayor Conjunto y el Comandante del Mando de Operaciones y sus dos adjuntos, entre otros altos mandos, sino también oficiales, suboficiales, personal de Tropa y Marinería, y personal civil que trabaja en centros del Estado Mayor de la Defensa.

Vozpópuli reveló que el Estado Mayor de la Defensa recibió unas 300 vacunas. Se vacunó a las dos o tres decenas de sanitarios que hay en su estructura, y después se vacunó a personal que iba a ser desplegado en misión.

Antes de que empezara el calendario de ese otro personal clave, se vacunaron los altos mandos ya mencionados. La filtración ha paralizado ese plan de vacunaciones en la estructura del Estado Mayor de la Defensa.

La estructura del EMAD

Según la web del Estado Mayor de la Defensa, en primer lugar se encuentra el Cuartel General, que “está compuesto por el conjunto de órganos que encuadran los medios humanos y materiales necesarios para asistir al Jefe de Estado Mayor de la Defensa en el ejercicio del mando del Estado Mayor de la Defensa. Estará constituido por el Estado Mayor Conjunto, los Órganos de Asistencia y Asesoramiento, los Órganos de Gestión y Control Económico y Financiero y aquellos otros que se determinen”.

El Estado Mayor Conjunto (cuyo jefe se vacunó) es el órgano auxiliar de mando del JEMAD en la definición de la estrategia militar, en el planeamiento militar, en el planeamiento y la conducción estratégica de las operaciones, y actúa como el principal coordinador de las actividades generales del Estado Mayor de la Defensa.

Dentro de los órganos de asistencia y asesoramiento del Cuartel General, existe una Asesoría Jurídica como órgano consultivo y asesor, único en materia jurídica, del Jefe de Estado Mayor de la Defensa. También hay una Intervención Delegada que ejerce el control interno de la gestión económico-financiera, la Notaría Militar y el asesoramiento económico-fiscal.

El Mando de Operaciones (su comandante también recibió la primera dosis) es el órgano responsable del planeamiento operativo, la conducción y el seguimiento de las operaciones militares, tanto las misiones permanentes en territorio nacional, como las misiones en el extranjero y la ‘Operación Baluarte’ contra el coronavirus.

El Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas es el órgano responsable de facilitar al ministro de Defensa, a través del JEMAD, y a las autoridades militares, la inteligencia militar precisa para alertar sobre situaciones internacionales susceptibles de generar crisis que afecten a la defensa nacional, así como de prestar el apoyo necesario, en su ámbito, a las operaciones, sin perjuicio de las competencias del CNI. Asimismo, asesora al JEMAD y a los Jefes de Estado Mayor de los Ejércitos en materia de contrainteligencia militar y seguridad en la estructura orgánica de las Fuerzas Armadas.

También se encuadra en el Estado Mayor de la Defensa el Mando Conjunto del Ciberespacio (MCCE), responsable de “la dirección, la coordinación, el control y la ejecución de las acciones conducentes a asegurar la libertad de acción de las Fuerzas Armadas en el ámbito ciberespacial”.

El Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) es el principal centro docente militar conjunto, donde se imparten cursos de altos estudios de la defensa nacional, y desarrolla tareas de investigación sobre temas relacionados con la seguridad y defensa, contribuye al fomento y difusión de la Cultura de Seguridad y Defensa y promueve y desarrolla estudios, investigaciones y otras actividades relacionadas con la historia militar.
Fuente: elconfidencialdigital.com
La filtración de que generales del Estado Mayor de la Defensa se habían vacunado paralizó el plan

A %d blogueros les gusta esto: