La base naval de Gibraltar pone a prueba la alarma ante emergencias nucleares

El paso por Gibraltar de submarinos de la Royal Navy que se propulsan con material nuclear suele ser objeto de polémica por parte de grupos ecologistas, del Gobierno español que protesta, y también obliga a la colonia británica a realizar ciertas pruebas de seguridad.

Para este jueves 12 de noviembre se programó una prueba en la base naval de Gibraltar. La Royal Navy tiene en el peñón una base naval importante, y se trata de mantener listos todos los sistemas de seguridad.

Como parte de los trabajos de mantenimiento, entre las 9:00 y las 11:00 se prueba la alarma de la Organización de Respuesta a Emergencias Nucleares. Esta red del Ministerio de Defensa del Reino Unido se encarga de mantener a punto los sistemas de reacción a accidentes, ataques, atentados o cualquier incidente que sucedan en buques y submarinos nucleares, reactores militares, armas nucleares y cualquier material radiactivo que manejen las fuerzas armadas.

Este jueves se pone a prueba la capacidad de respuesta en el caso de una emergencia nuclear en el Peñón de Gibraltar.

Medios de comunicación del peñón han informado en los últimos días a la población de la colonia británica que ante este simulacro de alarma no deben preocuparse ni tienen que hacer nada, ya que simplemente se trata de unas pruebas de mantenimiento en la base naval.

El Tireless y otras polémicas

Como se ha indicado, cuando un submarino nuclear recala en la base naval de Gibraltar suele suscitarse polémica. Los grupos ecologistas denuncian el riesgo de escape o accidente nuclear que podría afectar a la Bahía de Gibraltar y a la provincia de Cádiz. Y el Ministerio de Asuntos Exteriores realiza en ocasiones quejas diplomáticas al Foreign Office.

La presencia de submarinos nucleares ha provocado episodios de tensión importantes entre España y Reino Unido. Uno de los casos más graves sucedió en 2000: el submarino HMS Tireless (S88), de propulsión nuclear, sufrió una pérdida accidental de refrigerante en el reactor.

La Royal Navy decidió que atracara en Gibraltar para reparar la avería, supuestamente una grieta en una tubería de refrigerante. La decisión provocó la protesta de España y unas semanas de tensión diplomática entre Madrid y Londres.

Desde entonces se han seguido produciendo escalas de submarinos nucleares en la colonia británica, con los consiguientes roces con la Armada y el Gobierno españoles. Incluso se ha llegado a publicar en la prensa británica que existe un plan del Ministerio de Defensa del Reino Unido para trasladar desde el río Clyde, en Escocia, a Gibraltar la base de submarinos nucleares de la clase Vanguard, y ubicar también en el peñón un almacén de misiles nucleares.

Ejercicio de tiro con una fragata

Si las pruebas sobre una emergencia nuclear se realizan este jueves, para el viernes 13 está previsto un ejercicio naval de la Royal Navy en aguas cercanas al peñón.

Las embarcaciones del puerto de Gibraltar han recibido el aviso de que la fragata HMS Kent y el buque patrulla HMS Pursuer llevarán a cabo un ejercicio en superficie en aguas al surete de Punta Europa, el extremo sur del Peñón.

El aviso concreta que los dos buques militares de la Royal Navy realizarán maniobras a altas velocidades, iluminación con fogonazos y también dispararán a blancos sobre las aguas.
Fuente: elconfidencialdigital.com
La base naval de Gibraltar pone a prueba la alarma ante emergencias nucleares

A %d blogueros les gusta esto: