La Armada rusa ha vuelto a Ceuta para quedarse

Hace ya dos semanas que los buques rusos volvieran a Ceuta  después de dos años de incomparecencia. La escala del un crucero antimisiles Marshal Ustinov, acompañado de un remolcador y un petrolero, encendió los ánimos de algunos socios de la OTAN. Especialmente Reino Unido y Estados Unidos (de hecho, como contó ECD, la escala se produjo durante la visita a la base de Rota de un senador norteamericano).

Según explican fuentes militares a ECD, el malestar en Reino Unido continuó en días posteriores a la visita rusa a Ceuta. Buques británicos tuvieron que vigilar de cerca el paso del Marshal Ustinov por el Canal de la Mancha de vuelta a Rusia.

La vuelta de los rusos se produjo unos días después del paso del ministro ruso de Exteriores Serguei Lavrov por Madrid, donde se reunió con su homólogo Josep Borrell y con Felipe VI. Quedaba así superado el alejamiento diplomático que supuso el veto a la escala en la ciudad autónoma de la flota rusa encabezada por el portaaviones Almirante Kuznetsov en 2017, y la posterior exclusión de España como ‘puerto amigo’ para los buques de Moscú.

La primera de una nueva serie de escalas

Según ha podido saber ECD de fuentes gubernamentales bien situadas, la escala del Marshal Ustinov no ha sido un hecho aislado. España ha dado “luz verde” a que estas escalas vuelvan a repetirse en un futuro de manera más o menos regular. La próxima, aseguran, podría producirse antes de finales de este año.

Estas voces, que han tratado el asunto de cerca, consideran que la escala de principios de noviembre es un “gesto de buena voluntad” por parte de Rusia. En esa parada de los tres buques rusos no hubo ningún tipo de abastecimiento, tan sólo fue una escala para el descanso de las tripulaciones. Sin embargo, se confía en que en próximas visitas sí que servirán de avituallamiento para las flotas.

En plena negociación con Gibraltar

Lo que tampoco pasa desapercibido en ciertos ambientes, especialmente el militar, es que el deshielo de la situación entre España y Rusia se produjo en plena negociación entre la UE y Reino Unido por el Brexit. Negociaciones que pudieron fracasar por el veto español al papel que tendrá Madrid cuando en el futuro se decida el estatus político de Gibraltar.                

Cabe recordar que las escalas de buques rusos en Ceuta han soliviantado a Reino Unido y Estados Unidos. Ambos países alegan que unidades de sus flotas militares se guarecen en la base naval de Gibraltar mientras que Rusia tiene algunos de sus barcos a pocas millas de distancia.

Estos argumentos incluso fueron respondidos por mandos de la Armada española a través de estas páginas. Si Reino Unido y Estados Unidos quieren a los rusos fuera de Ceuta y Melilla, que la OTAN “se replantee incluirlas en su paraguas” alegaban.
Fuente: elconfidencialdigital.com
La Armada rusa ha vuelto a Ceuta para quedarse

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: