La Armada no quiso reubicar al vicealmirante cesado por Margarita Robles

El pulso entre el vicealmirante de la Armada Alfonso Gómez Fernández de Córdoba y el Ministerio de Defensa parece haber terminado. El departamento de Margarita Robles ha terminado nombrándole segundo mando del Desarrollo de Fuerzas Conjuntas en el Cuartel de Transformación de la OTAN, tal y como publicó recientemente el diario ABC.

De esta forma, Defensa da cumplimiento a la sentencia de enero en la que la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo estableció que el vicealmirante debía ser colocado en un puesto acorde a su rango, después de que se anulara el paso forzoso a la reserva que decidió el Consejo de Ministros en agosto de 2018.

Dicha decisión fulminante la tomó el Gobierno para apartar a quien era subdirector de Reclutamiento, a causa de una polémica en las oposiciones a psicólogos militares de las que éste era responsable. Sin embargo, el vicealmirante recurrió y el TS obligó a Defensa a readmitir en la carrera activa a este oficial general de la Armada y a darle un destino.

Como se ha indicado, finalmente ha sido destinado al cuartel general de Transformación de la OTAN en Norfolk (Estados Unidos).

Confidencial Digital pudo saber que, después de la sentencia del Supremo, la Armada no quiso reubicar a este vicealmirante. Y es que, tras ser cesado como subdirector de Reclutamiento del Ministerio de Defensa, el Supremo ordenó darle un destino acorde a su rango, que no era el de Alto Representante del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo Magallanes-Elcano.

Fuentes de alto rango en el Cuartel General de la Armada explicaron recientemente, según pudo saber ECD, que los máximos responsables de la Armada se estaban haciendo “los remolones” en cuanto a buscarle una nueva ubicación a Alfonso Gómez Fernández de Córdoba.

¿El motivo? Una vieja rencilla entre el Ministerio de Defensa y la Armada. Pese a que fue la ministra Margarita Robles quien cesó a Gómez Fernández de Córdoba, se da la circunstancia de que anteriormente su ascenso a vicealmirante había sido impulsado por el ministerio. “Fue un ascenso que decidió Defensa y que la Armada no quería”, aseguraron las fuentes mencionadas.

Así que, cuando llegó la “patata caliente” de darle un destino para cumplir la decisión del Supremo -verdadero varapalo a Defensa-, la Armada pretendió “lavarse las manos”: “El mensaje a Defensa era ‘ahora te lo comes tú’, porque la Armada no lo quiere”, afirmaban altos mandos del Cuartel General de la Armada. Había, por tanto, un pulso entre las dos instancias militares por cargar con el trago de readmitir a Alfonso Gómez Fernández de Córdoba tras su triunfo en los tribunales.

Finalmente, Defensa ha terminado mandando a este vicealmirante a un puesto en el extranjero, ante la OTAN. De acuerdo con la noticia de ABC, “fuentes del entorno del vicealmirante mostraron su satisfacción” con esta solución que zanja la polémica.
Fuente: elconfidencialdigital.com
La Armada no quiso reubicar al vicealmirante cesado por Margarita Robles

A %d blogueros les gusta esto: