España se queda sin nombrar al JEMAD como jefe del Comité Militar de la OTAN

El almirante jefe de las fuerzas armadas holandesas será el jefe del Comité Militar de la OTAN a partir de 2021. Se trata del puesto militar más importantes de la Alianza Atlántica, y España podría haber optado al mismo, según el plan que el Ministerio de Defensa diseñó en la etapa de María Dolores de Cospedal.

El Comité Militar de la OTAN se reunió telemáticamente este viernes 9 de octubre para elegir a su próximo jefe, que en junio de 2021 sucederá al jefe mariscal del aire de Reino Unido Stuart Peach. En la votación, el ‘jemad’ de Holanda Rob Bauer consiguió más votos que el jefe del Estado Mayor del Ejército de Polonia, Rajmund Andrzejczak, pese a que algunos medios le daban favorito debido a que Polonia sí invierte en Defensa por encima del 2% del PIB, como exige la OTAN, y Holanda no.

Altos mandos militares consultados por Confidencial Digital lamentan la oportunidad que ha perdido España de colocar por primera vez a un español como jefe del Comité Militar de la OTAN.

Un plan de Cospedal y Rajoy en 2017

La opción se empezó a plantear en 2017. Era ministra de Defensa María Dolores de Cospedal, en la segunda legislatura de Gobierno del PP con Mariano Rajoy. A finales de marzo el Consejo de Ministros nombró a Fernando Alejandre como Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), para sustituir al almirante general Fernando García Sánchez, nombrado por Pedro Morenés a finales de 2011.

ECD contó entonces que al nombrar a Alejandre, el Ministerio de Defensa y el Gobierno pensaban ya en la idea de lanzar la candidatura del nuevo JEMAD para optar al puesto de jefe del Comité Militar de la OTAN, un cargo que ningún español ha ocupado nunca.

En junio 2018 se renovó este puesto, pero la elección tuvo lugar en septiembre de 2017. Alejandre llevaba cinco meses en el cargo de JEMAD, y el elegido para suceder al general Petr Pavel (República Checa) fue el británico Stuart Peach.

La apuesta de España se mantenía a un plazo más largo, ya que en principio Fernando Alejandre fue nombrado para un período de cinco años (de marzo de 2017 a 2022), y Mariano Rajoy había sido reelegido presidente en el otoño de 2016, por lo que lo previsible era que el PP y Cospedal siguieran en el cargo en septiembre de 2020, cuando tocaba una nueva elección; el jefe o ‘chairman’ del Comité Militar de la OTAN es un puesto para tres años.

Sin embargo, el plan se trastocó. En junio de 2018 la moción de censura de Pedro Sánchez desalojó a Mariano Rajoy de la Presidencia del Gobierno. Margarita Robles fue nombrada ministra de Defensa del nuevo Ejecutivo del PSOE, en sustitución de Cospedal.

En un primer momento, Robles mantuvo tanto al Jefe del Estado Mayor de la Defensa como a los jefes de Estado Mayor de Tierra, Armada y Aire. Pero en enero de este 2020, una vez que fue confirmada en Defensa en el nuevo Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, Robles cesó a Alejandre y nombró en su lugar a Miguel Ángel Villarroya, del Ejército del Aire, nuevo JEMAD.

Se barajó con Sanz Roldán

Las fuentes consultadas por ECD recuerdan que en la etapa de Félix Sánz Roldán como JEMAD (2004-2008) se intentó nombrarle como jefe del Comité Militar de la OTAN. El proyecto no tuvo éxito, entre otros motivos por la Guerra de Irak, que había enturbiado la relación entre los aliados, y por la retirada fulminante de las tropas españolas decidida por José Luis Rodríguez Zapatero nada más ser investido presidente del Gobierno.

Pero con el nombramiento de Alejandre se volvieron a ver opciones. En Moncloa se apuntaba en 2017 que el nuevo JEMAD tenía un perfil adecuado para conseguir los apoyos necesarios para dirigir el Comité Militar de la OTAN: tenía experiencia en la Alianza como segundo jefe de Estado Mayor para Recursos en el Cuartel Supremo de la Alianza en Europa, era hasta ese momento segundo jefe del Mando de la Fuerza Conjunta de la OTAN, hablaba inglés fluidamente…

Además, y muy importante, tenía buenos contactos tanto en Canadá (socio de la OTAN) como en Estados Unidos tras haber sido alumno de la Academia de Ingenieros del US Army, haber ocupado el puesto de agregado militar en la embajada española de Washington y tener entre sus condecoraciones la medalla del Servicio Meritorio del ejército estadounidense.

En abril de 2017 se consideraba que el visto bueno de Estados Unidos sería “la mejor baza para conseguir el puesto” de jefe del Comité Militar de la OTAN.

Cambio de JEMAD

El relevo de Fernando Alejandre por Miguel Ángel Villarroya abortó estos planes. Altos mandos militares señalan que, al haber sido nombrado en enero de este año (hace ocho meses), el actual JEMAD lleva aún poco tiempo en el cargo como para haberse postulado para ser elegido por el resto de jefes de Estado Mayor de la Defensa de la OTAN para dirigir el Comité Militar.

Además, Villarroya no cuenta en su currículum con la experiencia en la OTAN que acumulaba Alejandre. Este último, siendo general de División, fue nombrado Segundo Jefe de Estado Mayor para Recursos del Supreme Headquarters Allied Powers Europe (SHAPE) en septiembre de 2012, y como teniente general pasó a ser Segundo Jefe del Mando de la Fuerza Conjunta de la OTAN en Brunssum (Holanda) en octubre de 2015. Además fue alumno del Colegio de Defensa de la OTAN.

Equilibrios geográficos

En esta ocasión España no llegó a presentar candidatura, y las fuentes consultadas señalan que consta que nuestro país apoyó al candidato holandés, el que resultó elegido, frente al aspirante polaco.

Aseguran que de haber permanecido Alejandre en el cargo de JEMAD, y de haber sido propuesto como candidato a jefe del Comité Militar de la OTAN, habría tenido muchas opciones de haber ganado la nominación.

Apuestan que el candidato español habría contado con el apoyo de países como Francia, Bélgica y Portugal, de inicio, y podría haberse impuesto con relativa facilidad al holandés.

Pero también tiene mucha relevancia el equilibrio geográfico que se trata de mantener en los puestos más altos de la OTAN. Después del ‘chairman’ de República Checa, Petr Pavel, representante de un país ex del Pacto de Varsovia, se esperaba que el nombrado fuera de un país más occidental.

El elegido en 2017 para el mandato 2018-2021 fue el británico Stuart Peach. De ahí que para la elección de este otoño para el mandato 2021-2024 podría haber habido opciones para un candidato de un país del sur de la Alianza, como España.

De hecho, el hecho de que se pase de un jefe del Comité Militar británico a uno holandés, al otro lado del Canal de la Mancha y en un entorno muy cercano al Reino Unido, “manda un mensaje raro a la propia OTAN”, aseguran fuentes conocedoras de estos equilibrios en el senado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

El nuevo ‘chairman’ visitó la Bripac

El ‘jemad’ que es elegido para este puesto pasa a depender de la OTAN, y tiene que dejar el cargo nacional para asumir el del Comité Militar. En este caso, el relevo se producirá en junio de 2021.

Rob Bauer, el nuevo responsable de este comité, visitó hace un año España y, por ejemplo, conoció la Brigada “Almogávares” VI de Paracaidistas (Bripac) del Ejército de Tierra en su base de Paracuellos del Jarama (Madrid).

Asesor militar del secretario general

El ‘chairman’ del Comité Militar es el oficial militar de mayor responsabilidad de la OTAN, el principal asesor militar del secretario general y el portavoz superior de la Alianza Atlántica en asuntos militares.

El Comité Militar se encuentra bajo la autoridad del Consejo del Atlántico Norte, principal órgano de decisión política, y dirige la estructura militar de la OTAN. En él participan todos los países miembros, en unas ocasiones a través de sus jefes de Estado Mayor de la Defensa, en otras con los representantes militares nacionales.

Dicho comité emite instrucciones y directrices para los dos comandantes estratégicos, el Comandante Supremo Aliado de Europa y el Comandante Supremo Aliado de Transformación.

Por el cargo de presidente del Comité Militar de la OTAN han pasado 19 oficiales generales, de varios países: Alemania (cinco veces); Reino Unido (cuatro); Canadá, Italia y Noruega (dos); Bélgica, República Checa, Dinamarca y Holanda (una cada uno).

Hubiera sido, por tanto, la primera vez que un español alcanzaba el puesto de mayor responsabilidad militar de la Alianza.
Fuente: elconfidencialdigital.com
España se queda sin nombrar al JEMAD como jefe del Comité Militar de la OTAN

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: