España lidera una misión de la ONU para impedir la entrada de armas ilegales a Líbano

La Brigada ‘Guadarrama’ XII del Ejército de Tierra ha asumido el mando de la zona este de la misión de paz de Naciones Unidas para Líbano (FINUL).

Una de las tareas encomendadas para los próximos meses es ayudar al Gobierno del Líbano, a petición suya, a asegurar sus fronteras y otros puntos de entrada para impedir que lleguen al Líbano armas o material conexo sin su consentimiento.

 De conformidad con la resolución 1701 (2006) del Consejo de Seguridad, de 11 de agosto de 2006, el contingente español, como parte de la Fuerza de Naciones Unidas en Líbano (FPNUL), tiene como misión monitorizar el cese de las hostilidades.

Para ello los militares españoles acompañan y apoyan a las Fuerzas Armadas libanesas (LAF) en su despliegue en todo el sur. Está previsto que España coordine con los Gobiernos de Líbano e Israel las actuaciones de los militares libaneses a lo largo de la Línea Azul, cuando Israel retire a sus militares.

En la actualidad, forman parte de la misión más de 10.500 personas de 40 naciones, desplegadas en dos sectores, este y oeste, bajo mando español e italiano, respectivamente.

España lidera a los militares desde la base ‘Miguel de Cervantes’ bajo la llamada ‘Operación Hidalgo’. El sector comandado por España está formado por una brigada de 3.500 efectivos. Dicha brigada está compuesta por cuatro batallones: uno nepalí, uno indio, uno indonesio y uno español.

El batallón nacional está a su vez formado por tres compañías multinacionales: una hispano-salvadoreña, otra serbia y la tercera enteramente española. Actualmente son 650 los efectivos españoles desplegados.

Patrullas de vigilancia

Para el cumplimiento de la misión, los militares españoles realizan patrullas, tanto diurnas como nocturnas, a pie y en vehículo, para vigilar permanentemente la línea de separación entre Líbano e Israel, la denominada ‘Blue Line’.

También establecen observatorios y realizan otras actividades en colaboración con las LAF, todas dirigidas a garantizar el cumplimiento de la resolución 1701 de Naciones Unidas y evitar que se llegue a situaciones que puedan conducir a una escalada de tensión entre las partes.

El lado más humanitario de la misión

Los militares españoles también colaboran para garantizar el acceso humanitario a las poblaciones civiles y el regreso voluntario y en condiciones de seguridad de las personas desplazadas.

Los militares de la Brigada Paracaidista del Ejército de Tierra, a través de la Unidad de Cooperación Cívico-Militar entregaron a principios de mes más de 200 kilogramos de ropa y material deportivo, donado por la Fundación Real Madrid, a diferentes colegios y localidades de Líbano.

Además, ayudan a las Fuerzas Armadas libanesas a adoptar medidas para establecer entre la Línea Azul y el río Litani una zona libre de todo personal armadas, bien y armas que no sean del Gobierno del Líbano y la FPNUL desplegados.

Por otra parte, tras la explosión del 4 de agosto, durante la conferencia internacional de apoyo al Líbano del día 9 del mismo mes, el presidente del Gobierno pidió unidad de acción para apoyar al país, al tiempo que subrayó el compromiso de España con la población libanesa.

Solicitó Sánchez un “cambio de mandato” de Naciones Unidas para que España pudiera contribuir a través de la Fuerzas Provisional de las Naciones Unidas para el Líbano.

Esta petición quedó recogida en la Resolución 2539 (2020) del Consejo de Seguridad que autoriza excepcionalmente a la misión de la ONU a llevar a cabo medidas temporales y especiales para brindar apoyo y, como base de esta cooperación humanitaria, poner algunas de sus capacidades para colaborar en la reconstrucción de la zona.

Presentes desde 2006

Las Fuerzas Armadas españolas desplegaron en Líbano en septiembre de 2006, tras la grave crisis entre Israel y Hezbollah, cuando la ONU incrementó sus cascos azules en la zona. Esta decisión se plasmó en la Resolución 1701 que se ha ido ampliando.

Llegaron un total de 1.100 efectivos encontrándose el grueso del contingente en la ‘Operación Hidalgo’ en la base ‘Miguel de Cervantes’ cerca de la localidad de Marjayún, donde está el Cuartel General del sector este, liderado por España. También hay tropas españolas en el Cuartel General de Naqoura.

El actual mandato, aprobado por el Consejo de las Naciones Unidas el pasado 28 de agosto extiende la misión hasta el 31 de agosto de 2021.
Fuente: elconfidencialdigital.com
España lidera una misión de la ONU para impedir la entrada de armas ilegales a Líbano

A %d blogueros les gusta esto: