Errores en la estrategia militar en Afganistán

(Revista Defensa nº 395, marzo 2011) Cuando, en 2003, la OTAN aceptó implicarse en Afganistán, lo hizo sin ser consciente de que estaba introduciéndose en uno de los escenarios más difíciles del planeta. El optimismo de aquellos días se debía a que las cosas en el país asiático parecían marchar razonablemente bien. Pero no era así y, de hecho, podemos decir que tanto las valoraciones de inteligencia como los estudios prospectivos sobre la posible evolución del conflicto fallaron estrepitosamente, fundamentalmente porque no se supo comprender ni la naturaleza ni el potencial de la insurgencia, lo que condujo a seguir estrategias equivocadas.


Fuente: Defensa.com
Errores en la estrategia militar en Afganistán

A %d blogueros les gusta esto: