El Papa denuncia la atrocidad de la guerra en Yemen antes de emprender vuelo a los Emiratos

Menos de una hora antes de emprender el vuelo hacia Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, el Papa Francisco ha denunciado vigorosamente el domingo las atrocidades de la guerra en Yemen, en la que sus anfitriones son aliados de Arabia Saudí, principal responsable de los bombardeos y de la hambruna que afecta a buena parte de los diez millones de habitantes

Durante el rezo del Ángelus, el Santo Padre ha manifestado seguir «con gran preocupación la crisis humanitaria en Yemen, donde la población está agotada por el largo conflicto y muchísimos niños sufren hambre pero no se puede acceder a los almacenes de alimentos».

En un lenguaje excepcionalmente duro, Francisco ha afirmado que «el grito de estos niños y de sus padres sube a la presencia de Dios».

El Papa ha dirigido «un llamamiento las partes interesadas y a la Comunidad Internacional a facilitar urgentemente la observancia de los acuerdos alcanzados, asegurar la distribución de alimentos y a trabajar por el bien de la población. Recemos por nuestros hermanos de Yemen».

El primer viaje de un papa a la Península Arábiga es un paso de gigante para el buen entendimiento entre musulmanes y cristianos, pero Francisco no podía dejar de lado un punto tan espinoso como las matanzas causadas por los bombardeos y el tremendo sufrimiento -falta de medicinas y hambre- que la guerra en Yemen está causando desde hace años a la población civil.

Los Emiratos Árabes Unidos forman parte de la coalición liderada por Arabia Saudí contra la facción houthi en Yemen -apoyada a su vez por Irán-, y también de la operación de bloqueo a Qatar, liderada igualmente por Riad, pero que no ha logrado su objetivo de doblegar al país vecino.

El Santo Padre será recibido esta noche en el aeropuerto por el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohamed bin Zayed al Nahyan, gobernante de hecho de los Emiratos Árabes Unidos, y el profesor egipcio Ahmed a-Tayyeb, Gran Imán de la Universidad de Al-Azhar.

El Papa y el Gran Imán viajarán juntos en un minivan hasta el palacio de Mushrif, donde ambos se alojan como huéspedes de Estado, y repetirán el gesto en otros desplazamientos.

El programa del Santo Padre incluye el lunes una reunión privada con el Consejo Musulmán de los Ancianos, un gran encuentro interreligioso con setecientas personalidades de todo el mundo. El martes, el Papa celebrará la misa en el estadio del complejo deportivo Zayed Sports City, donde se esperan unos 130.000 fieles, la Eucaristía más numerosa en un país musulmán.
Fuente: ABC
El Papa denuncia la atrocidad de la guerra en Yemen antes de emprender vuelo a los Emiratos

A %d blogueros les gusta esto: