El mundo del toro critica la entrada de toreros en política

La confección de las listas electorales para las elecciones generales, municipales y autonómicas han dado que hablar en todo el espectro político.

Pero es en los partidos de Pablo Casado y Santiago Abascal donde las listas se han nutrido de figuras algo más folclóricas para completar sus apuestas de cara a los comicios.

En las papeletas del PP aparecerán los nombres de dos toreros: Miguel Abellán, número 12 por Madrid y Salvador Vega, que cierra la candidatura por Málaga.

Por su parte, Vox también ha querido que le echen un capote en su pugna por llevar en las listas a alguien con el mismo perfil.

Serafín Marín será el número 3 por Barcelona, último torero en salir por la puerta grande de la Monumental en la misma Ciudad Condal antes de que se prohibieran los festejos taurinos en Cataluña.

A él se le suma el diestro Morante de la Puebla, que aunque no vaya en ninguna lista, se ha presentado como uno de los apoyos más icónicos de la formación.

Politización de la tauromaquia

Confidencial Digital ha podido saber que varios representantes del mundo del toro no están de acuerdo con este tipo de fichajes. Aseguran respetar que «como cualquier ciudadano» tienen derecho a presentarse, pero no creen que se trate de algo especialmente beneficioso para la imagen del sector, ya bastante denostada durante estos últimos años

Todos coinciden en que estos movimientos responden a una «politización de la tauromaquia», en la cual la «política» es la que «se ha acercado» a ellos y no al revés.

Diferentes fundaciones taurinas alegan que estas decisiones a largo plazo no reforzarán su imagen. Se «romperá» el argumentario que han ido creando durante años para evitar que la fiesta se relacione con un signo político determinado.

Estas mismas fuentes cuentan a ECD que la sociedad acabará relacionando «la opinión política de un torero» con la del sector en su conjunto y que eso no favorecerá a la imagen de una tauromaquia «en la que caben todos».

Esos sí, tanto ganaderías como representantes del toreo están seguros de que los partidos «sí saldrán ganando a corto plazo» con su politización durante la campaña electoral.

Hace tan sólo unos días, el secretario de Organización del PP, Javier Maroto, ya reconocía que hay «una manera de ser español que consiste en que te gusten muchísimo los toros y la caza». Algo que, por otro lado, ya comprendió Vox hace meses.

Patrimonio de la derecha

Tradicionalmente, la llamada Fiesta Nacional ha albergado entre sus más férreos defensores líderes a izquierda y derecha.

Enrique Tierno Galván, mítico socialista y antiguo alcalde de Madrid entre 1979 y 1986, es el autor de un ensayo titulado «Los toros, acontecimiento nacional».

Por otro lado, el carismático líder del Partido Comunista Ramón Tamames también es un conocido defensor de la tauromaquia, considerándolo un «arte patrio».

Es por eso que desde el sector taurino no entienden por qué la izquierda se ha obcecado estos últimos años en ir en su contra. Aseguran tener espectadores de «todos los colores y signos», aunque señalan que hay líderes de la izquierda española «escondiendo su interés porque les da vergüenza» o traducido al idioma político, porque «no les da votos».

El PSOE también tanteó a algunos diestros

Sin embargo, una de estas fuentes confirma que en las pasadas elecciones el PSOE tanteó a reconocidos diestros para incorporarlos a sus listas, aunque desconoce «el motivo por el que al final no salió adelante».

Las fuentes consultadas por este diario llegan a la misma conclusión: desde la izquierda no se elaboran medidas atractivas para la revalorización de la tauromaquia y desde la derecha solo se persiguen objetivos electoralistas para ganar «un puñado de votos» utilizando a todo un sector para ello. Una patrimonialización casi exclusiva de la derecha que resulta incómoda en el mundo del toro.

Fichajes de los otros partidos

Desde el PSOE, Pedro Sánchez sigue apostando por su Ministro de Ciencia e Innovación, el astronauta Pedro Duque, que será cabeza de lista por Alicante. Entre sus fichajes, también reluce Pepu Hernández, ex entrenador de la Selección Española de baloncesto y candidato a la alcaldía de Madrid.

Desde Podemos rescatan a la jueza Victoria Rosell, miembro del CGPJ, que ya fue diputada de la formación morada durante cuatro meses escasos en 2016.

En el caso de Ciudadanos, las incorporaciones más mediáticas son las de Marcos de Quinto, vicepresidente de Coca-Cola como número dos por Madrid, y Edmundo Bal, en el cuarto puesto de la misma lista y abogado del Estado apartado por Sánchez en el juicio al procés.
Fuente: elconfidencialdigital.com
El mundo del toro critica la entrada de toreros en política

A %d blogueros les gusta esto: