El Gobierno admite recortes en Defensa e Interior para cubrir los gastos de la pandemia

La epidemia de coronavirus que obligó a declarar el estado de alarma en marzo trastocó por completo todos los planes del Gobierno de Pedro Sánchez. El déficit público se ha disparado ante la caída de los ingresos -con empresas cerradas y millones de personas en ERTE o sin trabajo- y el aumento de los gastos que debe afrontar la administración.

Una muestra de cómo se ha visto alterada la acción ejecutiva la da el documento “Presupuesto de gastos del Estado – pagos mensuales. Avance comentado”, correspondiente al mes de agosto y elaborado por la Intervención General de la Administración del Estado.

Confidencial Digital ha consultado dicho documento, que indica en qué partidas la Administración General del Estado ha tenido que aumentar de forma notable su gasto, y cuáles ha reducido para tratar de compensar en parte esa escalada.

El capítulo 2 del documento analiza la evolución de los “Gastos corrientes en bienes y servicios”. Los pagos acumulados hasta agosto por este capítulo se han incrementado en 2020 un 25% frente a los ocho primeros meses de 2019.

“Este incremento se explica por los mayores pagos en el Ministerio de Sanidad”, se indica en el documento, donde por cierto se sigue denominando “Sanidad, Consumo y Bienestar Social” pese a que son ahora tres ministerios distintos, pero en la comparativa con 2019 se mantiene el nombre.

El incremento en toda la Administración General del Estado de los pagos en gastos corrientes en bienes y servicios fue de 570,3 millones de euros hasta el mes de agosto. El problema es que el aumento de pagos sólo del Ministerio de Sanidad se disparó a los 1.039 millones de euros: “Estos mayores pagos se deben a los gastos ocasionados este año en el Sistema Nacional de Salud derivados de la emergencia de salud pública en relación con el Covid-19 en España” por 1.034 millones de euros.

El gasto disparado en Sanidad “se ha compensado en parte”, explica el informe de la Intervención General de la Administración del Estado, “por los menores pagos” en dos ministerios: Defensa e Interior, con 56,7 y 352,3 millones de euros respectivamente.

Concretamente en Defensa “destacan los menores pagos en el Cuartel General del Estado Mayor de la Defensa, en el Ejército de Tierra y en el Ejército del Aire” por 12,8, 30,1 y 17,9 millones de euros respectivamente, “compensados en parte por los mayores pagos en la Secretaría de Estado de Defensa por operaciones de mantenimiento de la paz” por 16,3 millones de euros.

En el caso del Ministerio del Interior, la caída respecto al gasto de enero a agosto de 2019 se debe principalmente a que el año pasado tuvo que afrontar gastos por las elecciones generales de abril y las municipales, forales/insulares, autonómicas y europeas de mayo, “así como por los menores pagos a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre por afectación de las tasas de DNI y pasaporte” por 45,1 millones de euros.

Programas de modernización

En el “Capítulo 6. Inversiones reales”, el recorte del gasto en Defensa también es el que explica el decremento general del 10,9%. En este caso, los menores pagos en el Ministerio de Defensa han sido de 335 millones de euros, parcialmente compensados por el aumento de los pagos en el Ministerio de Fomento por 87 millones.

¿Dónde ha recortado Defensa sus pagos en inversiones reales en lo que va de año? “Destacan en el Ministerio de Defensa los menores pagos por operaciones de mantenimiento de la paz y por los programas especiales de modernización de las Fuerzas Armadas”, por 103,7 y 236 millones de euros, respectivamente, detalla la Intervención General de la Administración del Estado. Es decir, las misiones internacionales y las inversiones en renovación de aeronaves, buques, vehículos y armamento.

El recorte fue especialmente pronunciado el último mes analizado, agosto: en ese mes “en el Ministerio de Defensa destacan los menores pagos por los programas especiales de modernización de las Fuerzas Armadas” por 140,8 millones de euros.

El Covid-19 y el Ingreso Mínimo Vital

El capítulo de “Transferencias corrientes” también ha experimentado un crecimiento notable respecto a 2019: una variación del 40,6% más. En este caso un organismo de Defensa se encuentra entre quienes explican el incremento. Se trata del Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (INVIED), al que se ha aumentado las aportaciones en 43,4 millones de euros.

La crisis del coronavirus también ha obligado a realizar aumentos importantes en las transferencias corrientes. Las transferencias a la Seguridad Social han aumentado en 15.692 millones de euros, fundamentalmente “por los pagos en 2020, sin equivalente en el 2019, por las transferencias para equilibrar el impacto en sus cuentas derivado por la crisis del Covid-19 por 14.002 millones de euros”.

También se debe a “la aportación del Estado en 2020, sin equivalente en 2019, para financiar el Ingreso Mínimo Vital por 431,4 millones de euros”, y a otros conceptos para apoyar el equilibrio presupuestario de la Seguridad Social y para financiar los complementos de pensiones mínimas.

Otro subidón lo han experimentado las transferencias corrientes a las comunidades autónomas, por 7.942 millones de euros. Sobre todo, esta aumento tiene origen en los 6.000 millones transferidos a las autonomías por el Fondo Covid-19; seguido de los mayores pagos para la protección a la familia y atención a la pobreza infantil para hacer frente a la situación extraordinaria derivada del Covid-19 por 325 millones de euros; y por los gastos originados en el Sistema Nacional de Salud por la emergencia de salud pública por el Covid-19 por 205 millones de euros.
Fuente: elconfidencialdigital.com
El Gobierno admite recortes en Defensa e Interior para cubrir los gastos de la pandemia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: