El Estado Mayor de la Defensa ordena cuidar la “narrativa” que explica las operaciones militares

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) ha firmado una actualización del “Glosario de Terminología de Uso Conjunto”, un documento doctrinal de uso público que tiene por objeto “establecer y mantener actualizado un glosario que permita disponer de una única interpretación de cada término, sigla o acrónimo de utilidad para la doctrina militar conjunta y el empleo operativo” de las Fuerzas Armadas.

Entre las novedades de esta actualización -que ha consultado Confidencial Digital y que se puede leer aquí- se encuentra la inclusión de una treintena de nuevos términos en el vocabulario común que han de utilizar las unidades militares, y que se añaden al documento aprobado en 2019.

Parte de los conceptos incluidos ahora ya se contemplaban en algunos documentos; pero se trataba de documentos sectoriales y reservados, no de uso público. Ahora se incorporan al “Glosario de Terminología de Uso Conjunto”, un documento público que trata de homologar los conceptos y términos que han de manejar el Estado Mayor de la Defensa y los ejércitos y la Armada.

La “narrativa” y los “argumentos persuasivos”

Al glosario se han volcado ahora algunos conceptos que se recogieron en el documento del Estado Mayor de la Defensa “DDC 03/20/2019 Concepto exploratorio Ámbito cognitivo”, aprobado en 2019.

Llama la atención, entre todos ellos, el concepto de “Narrativa”. Va muy en la línea de potenciar la comunicación de las Fuerzas Armadas. La “narrativa” se define para el Estado Mayor de la Defensa de la siguiente manera:

— “Argumento persuasivo que explica hechos de manera convincente del que pueden surgir consecuencias para el desarrollo de las actividades militares. Proporciona la razón de ser, la intencionalidad y el mensaje central, de una determinada misión que desarrollan las Fuerzas Armadas. Incluye la sincronización de palabras, imágenes y acciones para conseguir las metas y objetivos deseados”.

La definición encaja en lo que muchas voces denomina “el relato”, referido a distintos ámbitos, y que incide en la necesidad de que una organización -en este caso, un ejército o las Fuerzas Armadas en general- explique y comunique, coloque su mensaje ante la sociedad de forma que explique sus actuaciones y deje claras sus posturas.

No hay que olvidar el ejemplo de la mayor operación militar en España en tiempo de paz en mucho tiempo. La ‘Operación Balmis’ desplegó a miles de efectivos para colaborar en los trabajos contra la epidemia de coronavirus, y durante semanas comparecieron diariamente mandos como el JEMAD o su jefe de gabinete -junto a mandos de la Policía, de la Guardia Civil, altos cargos de Sanidad, Transportes…- precisamente para explicar qué estaban haciendo los militares para ayudar a combatir la expansión del virus.

Esta “narrativa” la han de tener en cuenta las unidades militares en todo tipo de operaciones militares, como pueden ser las operaciones de mantenimiento de la paz en el extranjero.

Del documento del Estado Mayor de la Defensa “DDC 03/20/2019 Concepto exploratorio Ámbito cognitivo” se han incorporado al “Glosario de Terminología de Uso Conjunto” otros conceptos, como “seguridad de la información”:

— “Consiste en la preservación de la confidencialidad de la información clasificada, la integridad y la disponibilidad de la información esté o no clasificada para alcanzar un grado razonable de protección”.

“Inteligencia de redes sociales”

Buena parte de los términos que el Estado Mayor de la Defensa ha incorporado en la última actualización del “Glosario de Terminología de Uso Conjunto” proceden de la Publicación Doctrinal Conjunta “PDC-2 Inteligencia”, que estaba previsto que se renovara en los últimos meses.

Para empezar, se incluye una nueva definición de “inteligencia”, como “resultado de la obtención dirigida y la elaboración de la información, relativa al entorno y capacidades e intenciones de los actores, con el fin de identificar las amenazas existentes y facilitar al Comandante decidir con oportunidad”.

Y se incorporan numerosos términos relacionados con la inteligencia: “Área de Responsabilidad de Inteligencia”, “Indicadores de Inteligencia”, “Informe Suplementario de Inteligencia”, y variaciones como “Inteligencia acústica”, “Inteligencia científica y tecnológica”, “Inteligencia de comunicaciones”, “Inteligencia de emisiones electromagnéticas”…

Destaca la denominada “Inteligencia de redes sociales” o “Socmint” (del inglés “Social Media Intelligence”), que desde ahora se contempla en el glosario de las Fuerzas Armadas. Consistiría en lo siguiente:

— “Inteligencia generada a partir del estudio y análisis de las redes sociales y de los datos que las mismas generan. Entre otras posibilidades permite: la identificación de líderes de opinión, de la organización de una red, de los nodos vulnerables, de las tendencias sociales, de los patrones de actuación u otra serie de comportamientos de interés para la producción de Inteligencia; así como su posible proyección en cualquiera de los ámbitos de una operación”.

Se trataría de volcarse en obtener inteligencia del estudio de las redes sociales, un ámbito que ya ha empezado a atraer interés de Fuerzas de Seguridad, desde hace años, pero también de los mandos militares.

“Inteligencia sanitaria”

En la actualización del glosario firmada por el JEMAD a principios de julio se incluye un concepto nuevo, muy relacionado con la reciente ‘Operación Balmis’ y todas las actuaciones frente al coronavirus.

Se trata de la “Inteligencia sanitaria”, que también tiene un acrónimo propio, Medintel (Medical Intelligence):

— “Es la Inteligencia que resulta del análisis de información sanitaria, biocientífica, epidemiológica, medioambiental y cualquier otra relacionada con la salud humana o animal. Este tipo de Inteligencia, de carácter técnico específico, incluye información de un amplio espectro de características del terreno, del ambiente, del adversario, de las características de la sanidad y población local, así como de la normativa sanitaria aplicable a los factores englobados bajo el entorno operativo. Requiere asesoramiento experto sanitario durante las fases del ciclo de Inteligencia”.

De los conceptos importados de la Publicación Doctrinal Conjunta “PDC-2 Inteligencia”, que es de uso reservado, destaca también la definición de “Seguridad de las operaciones”, que sería el “proceso que, empleando medios activos y pasivos para denegar al adversario el conocimiento de nuestros despliegues, capacidades e intenciones, busca proporcionar a las operaciones un adecuado nivel de Seguridad. Es una responsabilidad inherente al Mando en cualquier nivel. La Seguridad, como condición a alcanzar, no implica la ausencia de amenazas sino que nuestras fuerzas no son vulnerables a ellas. Ello requiere identificarlas, determinarlas y definirlas, para poder valorar cuándo y cómo actuarán contra las fuerzas”.
Fuente: elconfidencialdigital.com
El Estado Mayor de la Defensa ordena cuidar la “narrativa” que explica las operaciones militares

A %d blogueros les gusta esto: