El Ejército logra derribar drones con artillería antiaérea

El Ejército de Tierra se toma en serio la amenaza de los drones. Las aeronaves no tripuladas aparecen ya en numerosos documentos del Ministerio de Defensa como un elemento muy a tener en cuenta, no sólo en su uso por parte de las Fuerzas Armadas, sino porque pueden ser un elemento hostil en muchos escenarios.

En este contexto, Confidencial Digital ha podido conocer detalles de un recientemente ejercicio de tiro antiaéreo en el que el Ejército comprobó su capacidad para hacer frente a esa amenaza de un dron hostil.

El Regimiento de Artillería Antiaérea nº 94 se ejercitó a finales de mayo en el Campo de Maniobras y Tiro “La Isleta”, en Las Palmas de Gran Canaria, para mejorar su adiestramiento frente a “amenazas emergentes”.

Según explican desde la jefatura del regimiento, desplegaron tres secciones de cañón 35/90, una Red Local de Vigilancia Aérea y un Puesto de Mando, de forma que se configuraron como Unidad de Defensa Antiaérea “Tucán”.

Para probar cómo detectar y derribar drones, la Unidad de Aviones Blanco Radio Dirigidos del Grupo de Artillería Antiaérea I/94 desplegó dos aviones en vuelo de forma simultánea. Esos aviones blanco simulaban ser drones de categoría RPAS Clase I mini, que tiene un peso inferior a 150 kilos.

A través de sensores radáricos y de tipo de óptico, que forman esa Red Local de Vigilancia Aérea, se detectan los drones. Entonces entran en juego los cañones Oerlikon bitubo de 35 mm, que con la dirección de tiro Skydor y la gran cadencia de tiro de la munición de última generación “AHEAD”, “son un medio muy adecuado para combatir la amenaza RPAS”, explican desde este regimiento con base en Las Palmas de Gran Canaria.

La variedad de características, tamaños y parámetros de vuelo de los drones obliga al Ejército de Tierra a decidir los diferentes medios para contrarrestarlos.

Si en este ejercicio se ejercitó cómo abatirlos con artillería antiaérea, en los últimos tiempos las Fuerzas Armadas y sobre todo el Ejército de Tierra están desarrollando e incorporando otros sistemas para hacer frente a la amenaza de drones hostiles, que puede ir artillados, tener una misión de espionaje, incluso ser manejados por terroristas para estrellarse o dejar caer explosivos contra un determinado objetivo.

Por ejemplo, hace unos meses la Subdirección General de Adquisiciones de Armamento y Material compró un sistema C-RPAS, que con un radar detecta este tipo de aparatos y mediante un equipo de radiofrecuencia interfiere e inhibe la señal del dron, de forma que provoca que caiga al suelo.

Además, algunas unidades militares también han probado un sistema que permite no hacer que caiga el dron, sino tomar el control del sistema de navegación y así conducirlo a una zona de captura segura, una opción más interesante. Ese sistema podría instalarse en las estaciones de armas de vehículos blindados, para así protegerlos en misiones.
Fuente: elconfidencialdigital.com
El Ejército logra derribar drones con artillería antiaérea

A %d blogueros les gusta esto: