El Ejército afronta un supuesto ataque con gas sarín

Una nube tóxica, procedente de un laboratorio clandestino, se ha extendido por Badajoz y amenaza seriamente a la población civil. Esa es la premisa básica con la que trabajaron las unidades NBQ de la Brigada Extremadura XI durante un simulacro en el acuartelamiento ‘Sancha Brava’.El simulacro planteaba un escenario similar al de los ataques químicos con gas sarín sobre población civil en Siria y los efectos para la salud de los ciudadanos. Con la excepción de que en este caso no se trataba de un ataque propiamente dicho, sino de una hipotética fuga procedente de un laboratorio clandestino, situado en la ciudad de Badajoz, donde elementos terroristas preparaban este tipo de arma química.En el momento en que se detecta la fuga, se activa el protocolo de actuación a través del 112 y se moviliza a la Policía Nacional y Cruz Roja, y también a las unidades del Ejército de Tierra en la zona con capacidades NBQ.Los efectivos de la Compañía de Defensa NBQ de la ‘Extremadura’ XI establecieron un centro de control y una estación de descontaminación propia, a la que sumó una instalación semejante aportada por efectivos del CNP provenientes de Madrid.Las principales tareas de las unidades desplegadas fueron la limpieza y descontaminación de la zona, personal y vehículos afectados por la amenaza química. Además, se realizó un ejercicio de rescate de personal que había quedado atrapada en la zona contaminada.Se utilizó para ello un equipo de militares con trajes EPI –Equipos de Protección Individual-, así como sacos de evacuación de bajas NBQ con sistema de filtrado de aire –exigidas por los protocolos de actuación en estos casos para evitar que los cadáveres extiendan la contaminación-.El Batallón de Zapadores de la ‘Extremadura’ XI aportó varios figurantes al simulacro.
Fuente: elconfidencialdigital.com
El Ejército afronta un supuesto ataque con gas sarín

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: