El Almirante Kuznetsov se convertirá en una base antiaérea flotante

Dentro de su proceso de modernización, el único portaviones ruso, el Almirante Kuznetsov, recibirá sistemas antiaéreos de largo alcance. Anteriormente, el buque insignia de esa Armada rusa solo poseía sistemas de corto alcance, pero con los nuevos sistemas se convertirá en un potente elemento de disuasión aérea. La renovación de los equipos del veterano buque ruso, que realizó recientemente su primera operación de combate durante su despliegue en Siria, no solo abarcará los motores, componentes radioelectrónicos y sistemas de aterrizaje, sino que también se instalarán esas nuevas armas antiaéreas a bordo.
Fuente: Defensa.com
El Almirante Kuznetsov se convertirá en una base antiaérea flotante

A %d blogueros les gusta esto: