El Airbus del rey y el Falcon de Pedro Sánchez dispondrán de un vehículo para embarcar enfermos de coronavirus

El grueso de los militares desplegados en las actividades de la ‘Operación Balmis’ pertenece al Ejército de Tierra y a la Unidad Militar de Emergencias. Pero también la Armada y el Ejército del Aire, además de la Guardia Real, aportan personal (en menor cantidad, según su proporción del total de las Fuerzas Armadas) y sobre todo medios materiales.

En el caso del Ejército del Aire, está fletando aviones para importar a España toneladas de elementos de protección desde el extranjero, mantiene médicos y respiradores en Ifema, y también tienen helicópteros y aviones medicalizados para trasladar a pacientes infectados de coronavirus.

En este contexto, Confidencial Digital ha podido confirmar que el Ejército del Aire está tomando medidas para tener listas también ante esta emergencia sanitaria las aeronaves ‘VIP’ del 45 Grupo de Fuerzas Aéreas: el Airbus A310 en el que viaja el rey, y el Falcon 900 en el que se traslada el presidente del Gobierno.

Embarque de pacientes en el Airbus y el Falcon

La Dirección de Adquisiciones del Mando de Apoyo Logístico del Ejército del Aire formalizó hace unos días la adjudicación de un concreto para adquirir un “vehículo adaptado para el embarque y desembarque de pacientes en los sistemas de armas T 18 y T 22”.

El contrato en cuestión se ha adjudicado a Tecnove, una empresa fabricante de vehículos especiales: ambulancias, furgones blindados de traslado de dinero, unidades móviles de televisión, camiones frigoríficos, bibliobuses…

Se trata de un contrato negociado sin publicidad y adjudicado por 193.200 euros.

“T 18” es el identificador del Falcon 900 del 45 Grupo, mientras que “T 22” corresponde al Airbus A310.

Se prepara para aeroevacuaciones

ECD consultó con el Cuartel General del Aire si esta adquisición guardaba alguna relación con la epidemia de coronavirus y con las labores de traslado de pacientes que se han asignado al Ejército del Aire.

Desde el Cuartel General del Aire explican que “ante la situación creada con motivo de la pandemia por COVID-19, que ha ocasionado una importante demanda del sistema hospitalario, se ha puesto de manifiesto la necesidad de potenciar la capacidad de respuesta del Ejército del Aire en apoyo de las autoridades sanitarias, reforzando los medios disponibles y preparándose ante una eventual necesidad de movimiento por vía aérea de pacientes contagiados de COVID-19 entre ciudades españolas, incluyendo las islas”.

Añaden que “dado que el movimiento de pacientes de COVID-19 por vía aérea puede requerir el embarque y desembarque de pacientes ‘no ambulatorios’ (en camilla) y/o con movilidad reducida (sillas de rueda o con dificultades para su desplazamiento), el empleo con fines de aeroevacuación médica de las aeronaves T.18 (Falcon 900) y T.22 (Airbus 310) del Ejército del Aire con las adecuadas garantías de seguridad hace necesario la adquisición de este vehículo adaptado”.

El contrato cita específicamente esos dos modelos de aviones de traslado de autoridades que tiene el 45 Grupo, pero desde el Ejército del Aire precisan que el vehículo que se va a adquirir “es igualmente válido para apoyar operaciones de embarque/desembarque de pacientes en todas las aeronaves cuyas puertas estén a una altura comprendida entre 1,50 y 6 metros, pudiendo dar servicio por lo tanto a múltiples aeronaves, tanto civiles como militares, que operen en la Base Aérea de Torrejón”, donde se encuentran el Airbus 310 y el Falcon 900”.

Así es la “ambulift” de la adjudicataria

El catálogo de Tecnove, la empresa que suministrará este vehículo adaptado para el embarque y desembarque de pacientes en aviones, incluye un modelo denominado “Ambulift”, que se ciñe a estas funciones.

Consiste en una cabina instalada sobre una plataforma elevadora, y ésta a su vez se sitúa sobre un trailer. Tecnove lo define como un “vehículo especial de transporte de personas con movilidad reducida, sillas de ruedas, camillas… para acceso a aeronaves”.

El módulo, la cabina, tiene espacio para meter una camilla, o también para situar varias sillas de ruedas, en raíles en el suelo que permiten anclarlas. También dispone de asientos abatibles para acompañantes y para personal médico que acompañe a los enfermos.

El ascenso hasta la puerta de acceso a la aeronave -que de normal se realiza por escalerilla, en el caso del Airbus 310 y el Falcon 900- se hace de esta forma con un sistema de elevación hidráulico del furgón a través de tijera, que se eleva según la altura a la que esté la puerta.

Aviones con poco uso en este tiempo

Con la compra de este vehículo especial, el Ejército del Aire podría también utilizar los aviones de transporte de autoridades en sus misiones en el marco de la ‘Operación Balmis’, para trasladar enfermos.

Aunque aún no se ha recurrido a ellos para estas tareas, cabe apuntar que, al menos que se sepa, ni el rey Felipe VI, ni ningún otro miembro de la Familia Real, ni tampoco el presidente Pedro Sánchez ni sus ministros están haciendo viaje alguno ante el confinamiento por el coronavirus.

Por tanto, se puede suponer que los aviones del 45 Grupo no están siendo utilizados en estas últimas semanas. Si eventualmente tuvieran que ser movilizados, no habría grandes problemas con la agenda del rey y del presidente.

El Airbus A310 ya fue utilizado al inicio de esta epidemia. El Ejército del Aire lo envió a Estados Unidos para que regresaran a España los pilotos y mecánicos del Ala 11 y del Ala 14 que habían viajado a la base de Nellis, en Nevada, para participar en el ejercicio aéreo ‘Red Flag’.

Los Boeing 707 evacuaban hasta 2017

Como se ha indicado antes, en la ‘Operación Balmis’ que dirige el Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa uno de los cometidos que se ha asignado al Ejército del Aire es la aeroevacuación, “tanto para la evacuación de personal militar desplegado en operaciones internacionales como en apoyo de la acción del Estado para el traslado de pacientes en territorio nacional, en situaciones de urgencia que no puedan ser atendidas por otros medios”.

En el Cuartel General del Aire explican a ECD que “hasta el año 2017 el medio utilizado de forma prioritaria para las misiones de evacuación médica era el Boeing 707, que además de la capacidad de transporte de carga y personal tenía la posibilidad de preparar la cabina con los equipos médicos necesarios para el traslado de pacientes”.

Estos Boeing 707 “contaban con portones de grandes dimensiones y las camillas o incubadoras eran montadas sobre plataformas que se subían y bajaban por medio de los habituales transferidores, por lo que no era necesario un vehículo como el que se adquiere ahora”. Los transferidores son esas plataformas elevadoras que hay en los aeropuertos y bases aéreas para cargar los aviones con material, catering…

El Ejército del Aire dio de baja los Boeing 707 hace tres años, por lo que perdió esa capacidad. Se ha tratado de suplir con otras aeronaves, como está ocurriendo ahora con esa medida para facilitar aeroevacuaciones con A310 y Falcon 900, y también se espera adquirir en los próximos años nuevos modelos que sirvan para evacuaciones médicas por aire.
Fuente: elconfidencialdigital.com
El Airbus del rey y el Falcon de Pedro Sánchez dispondrán de un vehículo para embarcar enfermos de coronavirus

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: