Despedida del subsecretario de Defensa “para seguir trabajando para España desde otras responsabilidades”

“Tras dos años en el Ministerio de Defensa dejo mi puesto de Subsecretario para seguir trabajando para España desde otras responsabilidades”: de esta forma comienza la carta que Alejo de la Torre, subsecretario de Defensa saliente, envió este lunes por correo electrónico al personal bajo su mando en el ministerio.

Confidencial Digital ha tenido acceso a ese mensaje, en el que el hasta ahora número tres de Margarita Robles se despide, en términos emotivos, de los militares y civiles que trabajan en Defensa.

“Desde lo más profundo de mi corazón para mí ha sido un inmenso honor y un orgullo dedicar todos mis desvelos, cada día de mi abnegado desempeño como Subsecretario, a lo más valioso del Ministerio de Defensa, sus personas, militares y civiles”, escribe De la Torre en su carta de adiós.

Destaca en la misma que en los dos años y unos días (fue nombrado el 19 de junio de 2019) que ha estado al frente de la Subsecretaría de Defensa “me he entregado intensamente a cumplir con mi ‘ruta del deber’ de contribuir a que todos vosotros veáis satisfechas vuestras aspiraciones profesionales en conciliación con vuestra vida personal, os pido sinceras disculpas en todo lo que os haya podido defraudar en esa empresa de gran complejidad”.

Al despedirse del personal de Defensa, el subsecretario saliente subraya que el ministerio “necesita un personal militar y civil que sume a los valores de la profesión, inherentes en quienes dedican su día a día  en la sagrada misión de la Defensa de España, la motivación en el debido reconocimiento espiritual y material por la sociedad, a la que dedican lo mejor de sus vidas los que “todo lo fiaron en su arrojo y valor’”.

Y añade: “No he olvidado ni un instante la enorme responsabilidad de alcanzar para vosotros dichos reconocimientos, y así legar una política de personal, enseñanza y sanidad mejor de la que me encontré; el tiempo reconocerá aquello que logré, espero sea benevolente con lo que no alcancé y, en todo caso, atienda que mis errores fueron siempre guiados por la buena fe”.

Termina agradeciendo “al Gobierno, y muy especialmente a la Ministra de Defensa, la confianza” que depositaron en él, y extiende su agradecimiento “con todo mi sentimiento a todos con los que he tenido la suerte de compartir esta etapa, vuestro apoyo sincero, lealtad profunda y amistad de honor nunca serán olvidadas. Os deseo a todos que los destinos de España nunca olviden el sacrificio y la entrega de vuestra vida día a día al bienestar, seguridad y libertad de todos los españoles”.

Por último, cierra la carta “con la mayor humildad de este servidor a España, un fuerte y emocionado abrazo”.

Ceses inesperado

Si el relevo del secretario de Estado Ángel Olivares se ha producido por voluntad propia, ya que deseaba dejar el cargo por motivos personales desde hace tiempo, la noticia del cese de Alejo de la Torre -que será sustituido por Amparo Valcarce, director general de Reclutamiento y Enseñanza Militar hasta ahora- provocó una cierta conmoción interna en las Fuerzas Armadas el pasado viernes.

La sustitución del subsecretario no estaba prevista. El viernes se extendió entre altos mandos militares la información que De la Torre se estaba despidiendo de sus colaboradores y estaba comunicando su cese a compañeros del Cuerpo Jurídico Militar, del que él procede y sobre el que tenía responsabilidad como subsecretario.

En los últimos meses, el subsecretario se había visto señalado por quejas de altos mandos y polémicas sobre destinos y nombramientos militares. El Partido Popular había registrado una batería de preguntas sobre su gestión de la Sanidad Militar; muchos coroneles se indignaron por no sacar la vacante de agregado militar en la Embajada de España en China; se vio inmerso en la polémica por el viaje a Wuhan de deportistas militares, foco del coronavirus; otros le achacan los recortes de plantilla en el ISFAS (la Seguridad Social de los militares)…

El mismo día de su cese apareció en el Boletín Oficial de Defensa (BOD) como número uno para el ascenso a coronel del Cuerpo Militar de Sanidad la teniente coronel del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla a la que concedió una medalla días antes de que se cerrara el plazo para aportar méritos al proceso de ascenso, tal y como desveló ECD en marzo. En el Hospital Gómez Ulla también trabajaba otra teniente coronel a la que cesó e investigó.

La resolución del ascenso, sin embargo, no llevaba la firma de Alejo de la Torre, sino que firmó en suplencia el secretario general técnico del ministerio.

Dos años después de ser nombrado

De la Torre va a dejar el cargo dos y unos días después de ser nombrado: el rey firmó el nombramiento el 18 de junio de 2018, y apareció en el BOE el 19. Fue uno de los primeros nombramientos de Margarita Robles al llegar al Ministerio de Defensa con el triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy.

Algunas fuentes señalaban estos días que al cesar pasados dos años como subsecretario, el hasta ahora número tres del ministerio de Defensa había logrado consolidar el nivel 30 como funcionario de la Administración General del Estado.

Sin embargo, otras fuentes indican que Alejo de la Torre ya se situaba en el nivel 30 (el máximo en la escala de la administración) en su puesto anterior como jefe de la Asesoría Jurídica del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), cargo que ocupó desde 2013 hasta 2018.

Posibles salidas

En su carta de despedida, De la Torre aseguraba que dejaba el cargo “para seguir trabajando para España desde otras responsabilidades”. El pasado viernes fuentes militares daban por hecho que el subsecretario volvería al CNI, a su puesto en la Asesoría Jurídica (hay que recordar que pertenece al Cuerpo Jurídico Militar) o a uno similar.

Algunas fuentes del ministerio insisten en que es un hecho que volverá al servicio de inteligencia, en el que entró por concurso oposición en 2005. En todo caso, volvería a un puesto de relevancia, de acuerdo con el nivel 30 que ocupa.

Otros mandos militares apuntan otras tres posibles salidas para Alejo de la Torre. La primera sería reubicarlo en algún destino en el extranjero, por ejemplo en un organismo internacional, según dichas fuentes, aunque en ese caso requeriría acreditar un nivel de inglés bastante elevado.

Sobre la alternativa de obtener un destino militar, como oficial del Cuerpo Jurídico Militar, distintas fuentes coinciden en señalar que sería muy complicado, tanto por el nivel 30 como porque quedaría bajo el mando de coroneles y generales, algunos de los cuales se pueden haber visto perjudicados por decisiones que De la Torre tomó como subsecretario (destinos, nombramientos, ascensos, condecoraciones).

Por último cabría la opción de que asumiera algún puesto civil en la Administración General del Estado, idea que podría ser la más factible y la menos arriesgada.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Despedida del subsecretario de Defensa “para seguir trabajando para España desde otras responsabilidades”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: