La Armada de EEUU gastará 800.000 millones en una nueva flota de 355 barcos

La Oficina de Presupuestos del Congreso de Estados Unidos (conocida por sus siglas en inglés como CBO) ha sacado la calculadora para estimar qué cantidad deberá pagar en la renovación de la flota militar del país. El resultado es astronómico: 798.000 millones de dólares, más del doble de lo que el país más poderoso del mundo dedica anualmente a defensa.


Hace poco más de un año, en diciembre de 2016, la Armada de Estados Unidos (US Navy) publicó un informe sobre la estructura de su fuerza en el que requería la construcción de 355 buques militares. Traducido a costes, el ambicioso plan supone un desembolso promedio de 26.600 millones de dólares (casi 22.000 millones de euros al cambio actual) cada año y durante los próximos 30.


La cifra es un 60 por ciento mayor del total empleado por la US Navy en los 30 años precedentes. Además, recuerda la CBO, hay que tener en cuenta que una flota más abultada supondrá un obligado aumento de los costes de operación y soporte.


La CBO presentó este miércoles sus conclusiones en un foro sobre expectativas de defensa organizado por Bank of America Merrill Lynch. En su exposición, titulada Panorama 2018 de construcción naval para la Armada de Estados Unidos, el analista de las Fuerzas Navales y Armamentos de la División Nacional de Seguridad Eric J. Labs explica que el plan pasa por un aumento de la tasa de construcción de en torno a un 12 y un 15 por ciento cada año durante los próximos diez. Ese porcentaje fue de un 8,3 por ciento de promedio anual en la última década.


Para acometerlo será necesario un aumento de la fuerza laboral del 40 por ciento en los próximos 5 o 10 años, según los plazos más exigentes, y se deberán invertir hasta 4.000 millones de dólares en infraestructuras que permitan el aumento de tareas.


Los planes de la US Navy implican directamente a la base industrial de construcción naval estadounidense, en la que figuran siete grandes compañías: Bath Iron Works, Nassco, Electric Boat, Newport News, Ingalls Shipbuilding, Austal USA y Fincantieri Marinette Marine.


Source: Infodefensa.com

Saab llevará a EEUU su sistema no tripulado que simula ser un submarino

La compañía de defensa sueca Saab ha sumergido a sus ingenieros en un proyecto de tecnología no tripulada que este año va a mostrar a la marina más poderosa del mundo, la de Estados Unidos. Si no hay contratiempos la US Navy conocerá de primera mano las capacidades del AUV62-AT, un ingenio naval concebido para imitar a los sumergibles militares frente a aviones y buques de lucha antisubmarina.


Saab ha revelado esta semana el programa de demostración que llevará su sistema no tripulado subacuático hasta Estados Unidos el próximo verano para participar en la iniciativa denominada Ensayo Comparativo Extranjero. También existe la opción de que las pruebas se extiendan a 2019 para que la Armada de EE UU tenga más elementos de juicio sobre el nuevo producto.


En realidad, el AUV62-AT ya presta servicio en las fuerzas armadas de varios países, de acuerdo con la empresa. Con él se “reemplaza completamente el uso de submarinos para hacer de objetivos durante los ejercicios de entrenamiento”, explica la compañía.


El vehículo no tripulado sumergible de Saab un aparato desarrollado sobre la base de un torpedo T-62, fabricado igualmente por la empresa nórdica, para imitar la huella acústica (firma acústica, según el argot naval) que dejan los submarinos. Con él se busca mejorar las capacidades de lucha antisubmarina (ASW, por sus siglas en inglés) de otras plataformas y sus tripulaciones.


Con el Saab AUV62-AT se evita a la Armada que lo emplee el uso durante los entrenamientos ASW de un verdadero submarino, que se vería obligado a dejar eventualmente su misión asignada, durante este tipo de entrenamientos.


Source: Infodefensa.com

EEUU quiere llegar a los 447 helicópteros Lakota en su arsenal militar

El Ejército de Estados Unidos está buscando la fórmula para hacerse con 35 helicópteros UH-72A más sin contravenir ninguna pauta legal. El cliente, que ya ha encargado 412 de estos aparatos a Airbus, vio como en 2016 un juez federal echaba para atrás la compra de 16 unidades por tratarse de un procedimiento establecido con un único suministrador. Ahora, mientras las autoridades de adquisiciones militares esperan el fallo de la Corte de Apelación federal sobre este asunto, el Pentagono trata de hacerse con otros 35 helicópteros del mismo modelo por otra vía.


En esta ocasión, la Oficina de Gestión de Proyectos de Helicópteros Utilitarios del Ejército está estudiando el mercado para determinar si hay contratistas disponibles que le suministren 35 nuevas aeronaves EC145 con los que completar la flota con la que ya cuenta. Lógicamente sí existe al menos un contratista: Airbus Helicopters Inc. (la filial estadounidense del fabricante europeo), que produce este modelo que el Ejército de EEUU opera como UH-72A.


Resulta difícil que otra entidad que no sea Airbus sea capaz de suministrar estos aparatos a un precio competitivo. En este momento solo quedan tres helicópteros Lakota de los comprometidos anteriormente por entregar al Ejército de Estados Unidos, de acuerdo con el portal Vertical, por lo que un encargo de 35 aparatos más sería una gran noticia para Airbus.


El programa de adquisición de los UH-72A es una de las operaciones de adopción de nuevas aeronaves más rápidamente ejecutadas en la historia del Ejército de Estados Unidos. Los nuevos aparatos –de los que ya se han entregado 409 unidades– están sustituyendo a los antiguos modelos OH-58 y UH-1, empleados durante la guerra de Vietnam. Además con ellos se liberan aparatos UH-60 Black Hawk, que de este modo son reasignados a misiones de combate.


El Ejército y la Guardia Nacional de Estados Unidos seleccionaron este bimotor para la formación de tripulaciones, operaciones de búsqueda y rescate, evacuaciones médicas, seguridad fronteriza, tareas de mando y control, transporte VIP y su uso como aeronave de utilidad general.


Además de fabricar los aparatos, Airbus Helicopters se hizo a finales de 2016 con el contrato de apoyo logístico (CLS, por sus siglas en inglés) adjudicado por el Ejército de Estados Unidos por cerca de 1.000 millones de dólares. Se trata de uno de uno de los mayores acuerdos de soporte gestionado por la empresa en el mundo y supone la continuación de diez años de prestación de estos mismos trabajos. En virtud de este acuerdo la empresa se encarga de proporcionar apoyo a las aeronaves del Ejército y la Guardia Nacional estadounidense en bases de 43 estados más en las del exterior de Kwajalein, Guam, Puerto Rico y Alemania.


El coste de mantenimiento de esta aeronave es el más bajo de la flota militar de helicópteros de EE UU, según fuentes de la industria.


El UH-72A es una versión militarizada del modelo comercial EC-145. Se trata de un helicóptero bimotor que el fabricante destaca como “una potente, estable y ágil plataforma dotada de una [tecnología de] cabina de cristal que es compatible con gafas de visión nocturna”.


Source: Infodefensa.com

Boeing gana en Japón el primer contrato internacional para su tanquero KC-46

Boeing ha conseguido el primer cliente de exportación de su avión de suministro de combustible en vuelo KC-46. El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha adjudicado a la compañía la construcción de una unidad de este aparato para las Fuerzas Aéreas de Autodefensa de Japón por 279 millones de dólares. El acuerdo, formalizado a través de  la fórmula de Venta Militar al Extranjero, incluye un paquete de apoyo logístico.


Esta adjudicación se esperaba desde que en 2015 Boeing quedase como único competidor para el programa japonés de aviones de suministro de combustible en vuelo tras la retirada entonces del A330 MRTT de Airbus del proceso.


El KC-46 compite en el mercado internacional con el Airbus A330 MRTT. Como baza frente a la opción europea, que ya se encuentra operativa, sus desarrolladores aducen que el norteamericano resultará un avión más barato.


La venta del modelo a Japón es la primera exportación de esta aeronave que hasta el momento contaba con un único encargo local para suministrar a la Fuerza Aérea de Estados Unidos, dentro de un programa que contempla hasta 179 aparatos (incluidos cuatro prototipos) por 40.000 millones de dólares y cuya primera entrega deberá producirse este año, tras varios retrasos.


Boeing ganó el programa KC-X de suministro al arma aérea de Estados Unidos a principios de 2011 después de que, como informó Infodefensa.com, la compañía apelase la primera adjudicación, que daba como ganador a un consorcio formado por EADS (actual Airbus) y Northrop Grumman. Si todas las opciones del acuerdo se ejecutan finalmente, la empresa norteamericana entregará a la defensa de su país los 179 aviones cisterna contemplados durante un periodo de diez años que concluirá en 2027.


El  KC-46A, que realizó su primer vuelo en  septiembre de 2015,  sustituirá a la flota estadounidense de KC-135 actualmente en servicio. La empresa los describe como un avión de fuselaje ancho, multipropósito, actualizado con las más avanzadas tecnologías y capaz de cumplir o exceder las necesidades de transporte de combustible, carga, pasajeros y pacientes de la Fuerza Aérea. El modelo incluye un panel de mando que contiene las pantallas digitales del 787 Dreamliner y una filosofía de diseño del control de vuelo que sitúa la tripulación al mando, en vez de permitir al ordenador limitar la maniobrabilidad en combate.


Source: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: