Entrevista al teniente de navío Federico Supervielle, autor de las novelas «El Albatros y los piratas de Galguduud: La historia de una patente de corso en el s. XXI» y «El corsario del oro negro: Nigeria, piratas, Yihad y petróleo (El Albatros nº 2)»

Presentación El Corsario del oro negro

¿Quién es Federico Supervielle?

Soy oficial de la Armada, nací en El Puerto de Santa María (Cádiz) hace 29 años y he vivido en bastantes sitios porque mi padre también es marino. Ahora mismo estoy destinado en la fragata Canarias como oficial de armas submarinas. Salí de la Escuela Naval Militar en 2014, pasando destinado a la fragata Victoria, donde pude realizar los cursos de controlador de helicópteros y controlador LAMPS y donde tuvimos la suerte de desplegar en el Índico, integrados en la misión europea Atalanta de lucha contra la piratería. Antes de aquello, durante mis prácticas en el quinto curso, participé en un despliegue de seguridad cooperativa en el Golfo de Guinea a bordo de la Infanta Elena. Después de la Victoria pasé destinado al BAM Tornado, donde hice el curso de buceador y desarrollé distintos destinos: jefe de operaciones, sistema de combate, control del buque, trozo de visita y registro, etc. A continuación, ascendí a teniente de navío y realicé la especialidad complementaria de Sistemas de Combate, que aglutina las antiguas Artillería, Armas Submarinas y Electrónica y, en verano de 2019, pasé destinado a la Canarias, donde ya he tenido la suerte de volver a integrarme en EUNAVFOR Somalia.

Leer másEntrevista al teniente de navío Federico Supervielle, autor de las novelas «El Albatros y los piratas de Galguduud: La historia de una patente de corso en el s. XXI» y «El corsario del oro negro: Nigeria, piratas, Yihad y petróleo (El Albatros nº 2)»

La Armada de EEUU gastará 800.000 millones en una nueva flota de 355 barcos

La Oficina de Presupuestos del Congreso de Estados Unidos (conocida por sus siglas en inglés como CBO) ha sacado la calculadora para estimar qué cantidad deberá pagar en la renovación de la flota militar del país. El resultado es astronómico: 798.000 millones de dólares, más del doble de lo que el país más poderoso del mundo dedica anualmente a defensa.


Hace poco más de un año, en diciembre de 2016, la Armada de Estados Unidos (US Navy) publicó un informe sobre la estructura de su fuerza en el que requería la construcción de 355 buques militares. Traducido a costes, el ambicioso plan supone un desembolso promedio de 26.600 millones de dólares (casi 22.000 millones de euros al cambio actual) cada año y durante los próximos 30.


La cifra es un 60 por ciento mayor del total empleado por la US Navy en los 30 años precedentes. Además, recuerda la CBO, hay que tener en cuenta que una flota más abultada supondrá un obligado aumento de los costes de operación y soporte.


La CBO presentó este miércoles sus conclusiones en un foro sobre expectativas de defensa organizado por Bank of America Merrill Lynch. En su exposición, titulada Panorama 2018 de construcción naval para la Armada de Estados Unidos, el analista de las Fuerzas Navales y Armamentos de la División Nacional de Seguridad Eric J. Labs explica que el plan pasa por un aumento de la tasa de construcción de en torno a un 12 y un 15 por ciento cada año durante los próximos diez. Ese porcentaje fue de un 8,3 por ciento de promedio anual en la última década.


Para acometerlo será necesario un aumento de la fuerza laboral del 40 por ciento en los próximos 5 o 10 años, según los plazos más exigentes, y se deberán invertir hasta 4.000 millones de dólares en infraestructuras que permitan el aumento de tareas.


Los planes de la US Navy implican directamente a la base industrial de construcción naval estadounidense, en la que figuran siete grandes compañías: Bath Iron Works, Nassco, Electric Boat, Newport News, Ingalls Shipbuilding, Austal USA y Fincantieri Marinette Marine.


Source: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: