Caen los abandonos en las academias militares de Zaragoza, Marín y León

“Este año están dando más caña y han aumentado las bajas”: mensajes similares a este corrieron en las últimas semanas entre miembros de las Fuerzas Armadas, alumnos de las academias y foros militares.

Hacían referencia a un supuesto aumento, bastante notable e incluso alarmante, del número de recién ingresados en las academias formativas de las Fuerzas Armadas que decidía renunciar y marcharse después de haber pasado sólo las primeras semanas, que de hecho se consideran de adaptación, dentro de la “Fase de acogida, orientación y adaptación a la vida militar”.

Algunos de estos comentarios apuntaban que los mandos de las academias estaban subiendo el nivel de exigencia, que estaban “dando más caña”, como se ha indicado, y por eso abandonaban más cadetes, que entraron en torno a mediados de agosto en esos centros.

Y señalaban que el aumento de bajas se había dado en Zaragoza (la academia de oficiales de Tierra), Talarn (suboficiales de Tierra), Marín (oficiales de la Armada)… “Hoy puede que haya habido hasta trece bajas en la AGM [Zaragoza]”, se podía leer el 26 de agosto en un foro militar, como ejemplo de la dureza del recibimiento de este año.

Datos oficiales de Defensa

Confidencial Digital ha comparado los datos oficiales de renuncias, abandonos y bajas en las primeras semanas en las academias militares, de este año, con las de 2018.

En general, los datos extraídos no permiten concluir que este año se hayan disparado las bajas al principio del curso escolar en las academias. De media, los datos se han mantenido en los niveles del año pasado; hay algunos aumentos, pero también descensos.

El Ministerio de Defensa publica en resoluciones firmadas por la directora general de Reclutamiento y Enseñanza Militar, Amparo Valcarce, en septiembre la relación definitiva de aspirantes propuestos para ser nombrados alumnos de las academias militares. En esas listas también se indican las bajas en los centros docentes, y las altas que se han aprobado para sustituir esas bajas.

De 30 a 27 en la Academia de Zaragoza

De acuerdo con esas resoluciones, en la Academia General Militar de Zaragoza y en lo que respecta al Cuerpo General del Ejército de Tierra se han producido en el inicio de este curso 25 bajas entre los cadetes de ingreso directo sin exigencia de titulación universitaria previa, y otras dos de alumnos de ingreso director con exigencia de titulación universitaria previa.

Es decir, 27 bajas en total, de las que cinco fueron por renuncia a la plaza asignada; cinco por no presentarse en el centro; y 17 bajas a petición propia.

Hace un año, en septiembre de 2018, la lista publicada por Defensa indicó un total de 30 bajas entre los recién llegados a la academia de Zaragoza para convertirse en oficiales del Ejército de Tierra. Del total, 28 fueron bajas durante la “Fase de acogida, orientación y adaptación a la vida militar”, y dos directamente por no presentarse en el centro. En el listado de 2018 no se especificó si las bajas en la fase de acogida fueron a petición propia.

Caída notable de bajas en Marín

Si en Zaragoza, pese lo dicho en algunos foros, ha habido un ligero descenso del número de bajas (de 30 a 27), más notable es la caída en la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra), donde se forman los oficiales de la Armada.

De nuevo según los datos de las resoluciones de septiembre de 2019 y de 2018, hace un año en Marín hubo 19 abandonos en total en las primeras semanas, sumando tanto los alumnos del Cuerpo General como los de Infantería de Marina. Tres de los 19 directamente ni se presentaron en la academia, los otros 16 casos fueron bajas en la fase de acogida.

De los 19 de hace 2018, en este inicio de curso ha habido diez bajas en la Escuela Naval Militar de Marín, de las cuales cuatro han sido a petición propia y seis por otros motivos distintos, como reasignación de otras plazas que habían solicitado los alumnos.

Se mantienen en San Javier

En lo que respecta a la Academia General del Aire de San Javier (Murcia), de la que salen los tenientes del Aire, la cifra se ha mantenido igual: nueve bajas en 2018, nueve bajas en 2019.

Y en Zaragoza han sido este año siete los aspirantes a la Escala de Oficiales de la Guardia Civil que han causado baja en las primeras semanas, frente a los seis del año pasado, por lo que ahí sí ha habido un pequeño repunte.

Academias de suboficiales

En lo que respecta a los suboficiales, ha habido cierta disparidad. En la Escuela de Suboficiales de la Armada en San Fernando (Cádiz) se ha pasado de cuatro abandonos en 2018 a nueve en 2019, con dos y tres bajas a petición propia cada año, respectivamente.

En León han sido sólo cuatro este año, y no ocho como el curso pasado, los alumnos que han abandonado la Academia Básica del Aire en sus primeras semanas.

Por último, una de las academias más señalada en las últimas semanas en foros militares era la de Talarn (Lérida). De la Academia General Básica de Suboficiales se indicaba, prácticamente, que las primeras semanas habían provocado una “masacre” de recién ingresados.

El pasado 3 de septiembre, fuentes oficiales de la academia de Talarn detallaron a ECD los datos disponibles a esa fecha de abandonos entre los nuevos alumnos. “Han sido los normales”, aseguraban, y precisaban que habían sido 21 las bajas, las mismas que en 2018, mientras que en 2017 había habido 18.

De las 21 bajas, 14 habían sido a petición propia, y las otras siete se repartían entre no presentados y alumnos que a última hora habían sido enviados a otras academias al obtener plaza.

Aunque cabe señalar que los datos de las resoluciones oficiales son algo distintas: 19 bajas en 2018, 20 en 2019. En todo caso, muy similares entre sí y muy similares a las ofrecidas por la academia a principios de septiembre.

Así lo gestionan en Talarn

Precisamente desde Talarn explicaron a ECD el proceso de recepción de los nuevos alumnos. Aseguraban que “este año no ha sido más exigente que otros años”, idea que circulaba con los supuestos datos de que se habían disparado los abandonos.

“El primer día se fueron dos, y el resto en los cinco primeros días”, apuntaban, todo ello en agosto. En total, entraron cien alumnos, tres no se incorporaron y fueron “repuestos” por otros aspirantes.

Desde hace dos años, la Academia General Básica de Suboficiales celebra unas jornadas de bienvenida a la que acuden los familiares de los que ingresan, se les muestran las instalaciones…

Además, en las primeras semanas se comprueba de nuevo el nivel físico de los aspirantes a suboficial del Ejército de Tierra. “Pero todo dentro de lo normal, no se ha aumentado la presión ni hay datos insólitos, estamos dentro de la media de bajas”, explicaba un portavoz, que eso sí, señalaba que siempre hay un cierto shock en algunos recién ingresados, “porque ya no viven en casa con sus padres, hay un horario que cumplir, hay que hacerse la cama…”.

Los alumnos que empiezan a mostrar síntomas de querer abandonar pueden hablar con el psicólogo, sobre todo para conocer los motivos de su voluntad de dejar Talarn: “Para saber que no hay ninguna anomalía, ninguna situación de acoso, por novatadas o abusos”.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Caen los abandonos en las academias militares de Zaragoza, Marín y León

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: