Bajan en Cataluña los partidarios de tener un ejército propio en la ‘república independiente’

¿Debería tener fuerzas armadas una Cataluña independiente? Es un debate recurrente, desde que el proyecto secesionista alcanzó porcentajes de apoyo importantes en la población catalana, y desde que el Govern de la Generalitat inició al proceso para intentar separar Cataluña del conjunto de España y convertirla en un estado independiente.

Durante estos años, ha habido diferentes propuestas: que Cataluña no tenga ejército; que “subcontrate” su defensa a la OTAN; que tenga unas fuerzas armadas de tierra, mar y aire (hasta fueron diseñadas por miembros de la Assemblea Nacional Catalana)…

La última idea la expresó el diputado del PDeCAT Carles Campuzano: ha propuesto un servicio civil para los jóvenes, una especie de “milicia juvenil”.

Una encuesta

Confidencial Digital ha podido saber que este verano se realizó una encuesta en Cataluña sobre cómo sería la defensa militar en una hipotética república independiente.

La realizó GESOP (Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública, S.L.), empresa demoscópica con sede en Barcelona que, por ejemplo, suele protagonizar los sondeos de intención de voto que publica El Periódico de Catalunya.

Tal y como explican a ECD desde esta empresa, las preguntas sobre dicho tema se incluyeron en el trabajo de campo que realiza GESOP por encargo de la Societat d’Estudis Militars. Se trata de una asociación que crearon los expertos en temas militares de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), quienes tras hacerse públicas varias propuestas polémicas sobre las fuerzas terrestres, aéreas y marítimas de una Cataluña independiente, dejaron la ANC y crearon su propia asociación.

“Fuerzas de Defensa” de la república catalana

No es la primera vez que GESOP realiza esta encuesta sobre las “Fuerzas de Defensa” de la república catalana. También la elaboró en el verano de 2017. La comparación de ambos sondeos permite concluir que el apoyo a la formación de un ejército propio en caso de secesión ha caído sensiblemente en el último año.

El estudio citado se realizó entre el 2 y el 11 de julio, mediante entrevistas telefónicas a mayores de 16 años que llevaran al menos un año residiendo en Cataluña. En total, se recogieron respuestas de una muestra de 1.600 personas, repartidas así: 400 residentes en la ciudad de Barcelona, 400 en el resto del Área Metropolitana de Barcelona, 400 del resto de la Región Metropolitana, y 400 del resto de Cataluña, de forma que fuera representativa de la estructura poblacional de la comunidad autónoma.

La pregunta principal era: “En caso de que Cataluña se convierta en un país independiente, ¿estaría de acuerdo con que dispusiera de unas fuerzas de defensa equiparables a las de otros países europeos semejantes a Cataluña?”.

Siete puntos menos en un año

El resultado del sondeo fue de un empate prácticamente exacto. El 40,7% respondieron “sí” a la creación de esas “Fuerzas de Defensa de Cataluña”, mientras que el 40,9% optaron por el “no”.

Lo llamativo es que, si bien el “no” se mantiene prácticamente inalterado, el “sí” ha sufrido un retroceso notable. En julio de 2017 -antes del “otoño caliente” en torno al referéndum del 1 de octubre y la declaración de independencia-, la pregunta recibió un 47,2% de “síes” a favor de ejército propio en una Cataluña independiente.

Este caída notable de siete puntos en un año no ha supuesto que suban de forma proporcional los “noes”, que del 40,5% de 2017 sólo ha pasado al 40,9% de este verano. Por apenas dos décimas, es mayor el número de los contrarios a las Fuerzas de Defensa catalanas.

Diferente momento del independentismo

Los independentistas de la Societat d’Estudis Militars, que llevan tiempo trabajando para concienciar de la importancia de un debate público sobre la defensa en caso de secesión, tratan de explicar el descenso por el “diferente momento que vive el independentismo respecto del 2017 […] La situación actual, de un cierto frenazo del proyecto independentista en comparación con los meses previos al referéndum del 1 de octubre, explican esta diferencia”.

Añaden que “a mayor incertidumbre” sobre el proceso independentista, “más indecisión sobre la necesidad de una política de defensa”. Situación inversa a la del verano de 2017.

La CUP, totalmente en contra

El análisis de los datos de la encuesta permite también concluir que el menor apoyo a unas fuerzas armadas de Cataluña es general entre los votantes de todos los partidos, sean independentistas o sean contrarios a la secesión.

Los más favorables son los votantes de Junts per Catalunya (la lista de Carles Puigdemont), con un 51,7% a favor y un 35,5% en contra. Después queda el 48,2% de “síes” de los votantes de ERC, 35,8% de Catalunya en Comú-Podem, 35,8% de Ciutadans, 31,5% del PSC, 19,8% del PP…

En la CUP, pese a ser independentistas, se inclinan por el antimilitarismo, por lo que el 59,7% rechaza un ejército catalán, frente a sólo el 28,2% lo apoya.

Entre quienes no votaron en las últimas elecciones autonómicas, el 40,6% son detractores y el 37,9%, partidarios.

La asociación nacionalista que ha encargado el estudio se aferra a un dato: “Que el 40% de votantes a partidos no independentistas estén a favor de una Defensa propia en caso de independencia, implica que ven esta opción como posible y que les preocuparía que en este caso Cataluña se quedara indefensa”.

La OTAN pierde apoyos, sobre todo entre los independentistas

Más pronunciado aún que la caída del apoyo a crear esas “Fuerzas de Defensa” de Cataluña es el descenso de quienes verían con buenos ojos integrarse en la OTAN, en caso de convertirse en estado independiente.

Si hace un año el 53,1% de encuestados optaron por el “sí a la OTAN”, ahora son sólo el 39,5%. Aún así, superan al 36,1% de “noes”. Uno de cada cuatro se refugia en el “No sabe / No contesta”.

En este caso, la caída es notoriamente destacada entre los votantes independentistas. Hay que señalar que, en el año transcurrido entre uno y otro sondeo. se produjo la declaración de independencia en el Parlament, el 27 de octubre.

Esa misma tarde, pocas horas después del pleno, la Alianza Atlántica emitió un comunicado que descartaba reconocer a Cataluña como estado independiente. La OTAN afirmó que la crisis, “un asunto interno”, debía resolverse “dentro del marco constitucional español”, y añadió que España es “un miembro comprometido” de la alianza.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Bajan en Cataluña los partidarios de tener un ejército propio en la ‘república independiente’

A %d blogueros les gusta esto: