Aviso de Arabia Saudí a España: cancelado una parte de un contrato militar con Canadá por un desplante

Cuentan fuentes diplomáticas que conocen de cerca la idiosincrasia de Arabia Saudí que algo está cambiando en ese país. Y es que, por regla general, cada vez que otra nación hacía referencia a la falta de derechos humanos en la península arábiga, Riad hacía oídos sordos.

Algo está cambiando, dicen, cuando desde Riad ahora se ponen sobre la mesa contratos millonarios como las corbetas de Navantia, o incluso -tal y como contó ECD- se sugiere el cese de una ministra como desagravio por un desplante como el de la venta de 400 bombas de precisión láser GBU-10 que Defensa intentó paralizar.

Según explican estas fuentes, este nuevo modo de hacer las cosas responde a la voluntad de Mohamed Bin Salman, el nuevo hombre fuerte en Arabia Saudí, y “supone un cambio en las reglas de juego” que regirán a partir de ahora las relaciones entre el país árabe y sus socios comerciales. Entre ellos, España.

El gobierno de Canadá ya ha comprobado. Arabia Saudí ha recortado una parte del contrato de compra de blindados 8×8 que la filial local de General Dynamics en el país norteamericano iba a fabricar para el ejército árabe.

El pacto inicial, con fecha de 2014, estipulaba la fabricación de 928 blindados. Pero en los últimos meses se ha reducido un 20 por ciento el número de vehículos que finalmente serán entregados, que la prensa local canadiense cifra en 742.

El contrato original oscilaba entre los 10.000 y los 13.000 millones de dólares, por lo que el recorte de una quinta parte supondría una cantidad posiblemente superior, a los 2.000 millones de dólares. Un precio similar a lo que desembolsará Riad por las cinco corbetas de Navantia.

En círculos de la industria armamentística española se ha relacionado estos días dicho recorte con la crisis diplomática que afecta a ambos países desde que, el pasado agosto, el ministro de Exteriores canadiense hiciera mención a los derechos humanos en su cuenta de Twitter.

““Grave preocupación de Canadá por otros arrestos de miembros de la sociedad civil y de activistas por los derechos de las mujeres en Arabia Saudí, incluyendo a Samar Badawi. Exhortamos a las autoridades saudíes a liberarlos de manera inmediata, al igual que a todos los demás activistas pacíficos” advirtió en su perfil oficial de la red social.

La respuesta saudí: expulsión del embajador canadiense en Riad, suspensión de becas de estudios universitarios para ciudadanos árabes en Canadá, suspensión de programas médicos en Canadá financiados por Arabia Saudí… y hasta cancelación de vuelos entre ambos países.

“Cualquier otro intento de interferir en nuestros asuntos internos desde Canadá significa que tenemos la autorización de interferir en asuntos internos canadienses” aseguró el ministro de Exteriores saudí.

“A partir de ahora, cuestionar a Arabia Saudí será ‘jugar’ con contratos millonarios” asumen las fuentes del sector citadas con anterioridad. Creen que lo que está ocurriendo con Canadá es un ‘aviso a navegantes’ acerca de cómo va a lidiar con las críticas Riad a partir de ahora.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Aviso de Arabia Saudí a España: cancelado una parte de un contrato militar con Canadá por un desplante

A %d blogueros les gusta esto: