Los militares se forman en lucha contra la corrupción y trato a niños y mujeres en misiones

La OTAN avanza en la necesidad de atender elementos civiles en operaciones militares, como son el papel de las mujeres y los niños, la seguridad de la población civil en general, y la protección del patrimonio cultural.

Para ello ha implantado recientemente un nuevo concepto: “Cross Cutting Topics” o CCTs (asuntos intersectoriales), que desarrolla el concepto sobre “Seguridad Humana” de la ONU y cita a temas concretos como los niños, la violencia sexual y de género, la trata y el tráfico de seres humanos… todo ello en el marco de las operaciones que desarrolla en el exterior.

Sobre todos estos puntos han empezado a recibir formación los militares españoles, junto a otros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte. El Cuartel General de Despliegue Rápido de la OTAN en Bétera (Valencia) organizó a finales de junio un seminario de dos días para difundir ese concepto “Cross Cutting Topics”.

El objetivo de ese primer seminario era que las áreas funcionales del Cuartel General de Alta Disponibilidad de la OTAN en Bétera conocieran el concepto de la OTAN sobre esas áreas transversales que condicionan el desarrollo de las operaciones militares.

El seminario abordó las áreas que se identifican en los documentos de la OTAN sobre esos “Cross Cutting Topics”.

Destaca, por ejemplo, la lucha contra la corrupción (o “Building Integrity”, en terminología de la OTAN), una de las áreas que la Alianza Atlántica identifica para trabajar en las operaciones militares y que no interfieran en su desarrollo.

El concepto de la OTAN, y así se ha transmitido a militares españoles y de países aliados en Cuartel General de Alta Disponibilidad en Bétera, también se centra en proteger a dos colectivos vulnerables de la población civil.

Por un lado, entre los “Cross Cutting Topics” se cita a los niños en los conflictos armados (“Children And Armed Conflict”, CAAC). Por otro, hay un apartado concreto sobre “Mujeres, paz y seguridad” (“Women, Peace and Security”, WPS).

Otro punto que tiene en cuenta la OTAN en esta estrategia es la protección del patrimonio cultural. En el marco de conflictos armados, se han producido destrozos de ese patrimonio cultural; un ejemplo reciente es el de la guerra de Siria.

Desde hace un tiempo, distintos documentos de la OTAN hacen referencia a esos temas transversales. La Alianza Atlántica incluso hace referencia a su intención de crear un centro de excelencia para mejorar las capacidades operativas actuales en protección de civiles, niños en conflictos armados, protección de bienes culturales, violencia sexual y de género relacionada con conflictos…
Fuente: elconfidencialdigital.com
Los militares se forman en lucha contra la corrupción y trato a niños y mujeres en misiones

El Hospital Militar Gómez Ulla revoca 341 contratos sin fecha de finalización

Revuelo laboral en el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, en Madrid. La jefatura de Recursos Humanos ha dado una sorpresa desagradable a varios centenares de trabajadores que encadenaban contratos temporales.

Confidencial Digital ha podido saber que esta semana la jefa de Recursos Humanos ha comunicado a los sindicatos de la plantilla del hospital que tiene que revocar los contratos sin fecha de finalización, sujetos a las consecuencias sanitarias del coronavirus, que había anunciado y tramitado hace unas semanas, al terminarse una serie de contratos temporales el pasado 15 de junio.

Médicos, enfermeros y otro personal civil (como celadores) del hospital militar, todos ellos personal estatutario, llevaban años encadenando contratos temporales, pese a ser trabajadores que ya formaban parte estructural de la plantilla. A parte de ese personal, concretamente a 341 personas, les anunciaron que les harían contratos por obra y servicio, pero sin fecha de finalización, y así se concretó a principios de junio

El problema es que en apenas unas semanas el hospital ha dado marcha atrás. Así lo denuncian sindicatos del Gómez Ulla, como Comisiones Obreras y SATSE (Sindicato de Enfermería).

Sí habrá fecha de finalización: 15 de enero

En la reunión en la que se les comunicó a los sindicatos esta decisión, desde Recursos Humanos explicaron que tanto el Ministerio de Defensa como el Ministerio de Hacienda habían analizado esos contratos sin fecha de finalización y habían concluido que no era posible aprobarlos.

No dieron más explicaciones, y anunciaron que lo que se iba a hacer era revocar esos contratos y sustituirlos por contratos que, de nuevo, sí tendrían fecha límite de finalización: 15 de enero de 2021, como se había hecho a otros dos centenares de trabajadores temporales, contratados con motivo de la epidemia de coronavirus.

Desde SATSE indican que ese anuncio provocó el estupor y el enfado entre muchos de los afectados, que contaban ya con ese contrato sin fecha de finalización. Algunos acudieron al departamento de Recursos Humanos del Gómez Ulla a pedir su contrato, pero fueron informados de que los nuevos contratos no estaban todavía listos.

También apuntan que todos estos contratos obedecen a la necesidad de mantener en plan a personal esencial, imprescindible, junto a otros de refuerzo (los que ya tenían fecha del 15 de enero de 2021), para poder asumir la carga de trabajo que se les viene encima una vez que la epidemia de coronavirus ha remitido.

La situación se ha normalizado mucho, desde las semanas de mayor colapso hospitalario en Madrid en la segunda mitad de marzo y en el mes de abril. El Hospital Central de la Defensa tuvo que abrir el gimnasio de rehabilitación y otras zonas para instalar camas y así ampliar su capacidad, ante la avalancha de enfermos que también le estaban llegando. Además de al personal de las Fuerzas Armadas, el Gómez Ulla también atiende como hospital de referencia a población del suroeste de la ciudad de Madrid.

Pero los meses de dedicación absoluta a atender pacientes infectados de Covid-19 ha provocado que se retrasen pruebas periódicas y consultas de otras enfermedades, que se han tenido que reprogramar para los próximos meses.

Eso y los días libres y vacaciones aplazadas obligará a un esfuerzo mayor de aquí hasta final de año, y eso sin contar con que pueda haber una segunda oleada o un rebrote de coronavirus en España y concretamente, en este caso, en Madrid.

Así que por ahora los 341 afectados tendrán contrato sujeto a obra y servicio hasta el 15 de enero, si bien la dirección les ha asegurado que seguramente volverán a ser renovados.

Desde Comisiones Obreras señalan que siguen habiendo personas ingresadas por coronavirus en el Hospital Central de la Defensa. Y han exigido ver el escrito con el que el Ministerio de Defensa ha obligado a los responsables del hospital a dar marcha atrás con estos contratos.
Fuente: elconfidencialdigital.com
El Hospital Militar Gómez Ulla revoca 341 contratos sin fecha de finalización

Despedida del subsecretario de Defensa “para seguir trabajando para España desde otras responsabilidades”

“Tras dos años en el Ministerio de Defensa dejo mi puesto de Subsecretario para seguir trabajando para España desde otras responsabilidades”: de esta forma comienza la carta que Alejo de la Torre, subsecretario de Defensa saliente, envió este lunes por correo electrónico al personal bajo su mando en el ministerio.

Confidencial Digital ha tenido acceso a ese mensaje, en el que el hasta ahora número tres de Margarita Robles se despide, en términos emotivos, de los militares y civiles que trabajan en Defensa.

“Desde lo más profundo de mi corazón para mí ha sido un inmenso honor y un orgullo dedicar todos mis desvelos, cada día de mi abnegado desempeño como Subsecretario, a lo más valioso del Ministerio de Defensa, sus personas, militares y civiles”, escribe De la Torre en su carta de adiós.

Destaca en la misma que en los dos años y unos días (fue nombrado el 19 de junio de 2019) que ha estado al frente de la Subsecretaría de Defensa “me he entregado intensamente a cumplir con mi ‘ruta del deber’ de contribuir a que todos vosotros veáis satisfechas vuestras aspiraciones profesionales en conciliación con vuestra vida personal, os pido sinceras disculpas en todo lo que os haya podido defraudar en esa empresa de gran complejidad”.

Al despedirse del personal de Defensa, el subsecretario saliente subraya que el ministerio “necesita un personal militar y civil que sume a los valores de la profesión, inherentes en quienes dedican su día a día  en la sagrada misión de la Defensa de España, la motivación en el debido reconocimiento espiritual y material por la sociedad, a la que dedican lo mejor de sus vidas los que “todo lo fiaron en su arrojo y valor’”.

Y añade: “No he olvidado ni un instante la enorme responsabilidad de alcanzar para vosotros dichos reconocimientos, y así legar una política de personal, enseñanza y sanidad mejor de la que me encontré; el tiempo reconocerá aquello que logré, espero sea benevolente con lo que no alcancé y, en todo caso, atienda que mis errores fueron siempre guiados por la buena fe”.

Termina agradeciendo “al Gobierno, y muy especialmente a la Ministra de Defensa, la confianza” que depositaron en él, y extiende su agradecimiento “con todo mi sentimiento a todos con los que he tenido la suerte de compartir esta etapa, vuestro apoyo sincero, lealtad profunda y amistad de honor nunca serán olvidadas. Os deseo a todos que los destinos de España nunca olviden el sacrificio y la entrega de vuestra vida día a día al bienestar, seguridad y libertad de todos los españoles”.

Por último, cierra la carta “con la mayor humildad de este servidor a España, un fuerte y emocionado abrazo”.

Ceses inesperado

Si el relevo del secretario de Estado Ángel Olivares se ha producido por voluntad propia, ya que deseaba dejar el cargo por motivos personales desde hace tiempo, la noticia del cese de Alejo de la Torre -que será sustituido por Amparo Valcarce, director general de Reclutamiento y Enseñanza Militar hasta ahora- provocó una cierta conmoción interna en las Fuerzas Armadas el pasado viernes.

La sustitución del subsecretario no estaba prevista. El viernes se extendió entre altos mandos militares la información que De la Torre se estaba despidiendo de sus colaboradores y estaba comunicando su cese a compañeros del Cuerpo Jurídico Militar, del que él procede y sobre el que tenía responsabilidad como subsecretario.

En los últimos meses, el subsecretario se había visto señalado por quejas de altos mandos y polémicas sobre destinos y nombramientos militares. El Partido Popular había registrado una batería de preguntas sobre su gestión de la Sanidad Militar; muchos coroneles se indignaron por no sacar la vacante de agregado militar en la Embajada de España en China; se vio inmerso en la polémica por el viaje a Wuhan de deportistas militares, foco del coronavirus; otros le achacan los recortes de plantilla en el ISFAS (la Seguridad Social de los militares)…

El mismo día de su cese apareció en el Boletín Oficial de Defensa (BOD) como número uno para el ascenso a coronel del Cuerpo Militar de Sanidad la teniente coronel del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla a la que concedió una medalla días antes de que se cerrara el plazo para aportar méritos al proceso de ascenso, tal y como desveló ECD en marzo. En el Hospital Gómez Ulla también trabajaba otra teniente coronel a la que cesó e investigó.

La resolución del ascenso, sin embargo, no llevaba la firma de Alejo de la Torre, sino que firmó en suplencia el secretario general técnico del ministerio.

Dos años después de ser nombrado

De la Torre va a dejar el cargo dos y unos días después de ser nombrado: el rey firmó el nombramiento el 18 de junio de 2018, y apareció en el BOE el 19. Fue uno de los primeros nombramientos de Margarita Robles al llegar al Ministerio de Defensa con el triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy.

Algunas fuentes señalaban estos días que al cesar pasados dos años como subsecretario, el hasta ahora número tres del ministerio de Defensa había logrado consolidar el nivel 30 como funcionario de la Administración General del Estado.

Sin embargo, otras fuentes indican que Alejo de la Torre ya se situaba en el nivel 30 (el máximo en la escala de la administración) en su puesto anterior como jefe de la Asesoría Jurídica del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), cargo que ocupó desde 2013 hasta 2018.

Posibles salidas

En su carta de despedida, De la Torre aseguraba que dejaba el cargo “para seguir trabajando para España desde otras responsabilidades”. El pasado viernes fuentes militares daban por hecho que el subsecretario volvería al CNI, a su puesto en la Asesoría Jurídica (hay que recordar que pertenece al Cuerpo Jurídico Militar) o a uno similar.

Algunas fuentes del ministerio insisten en que es un hecho que volverá al servicio de inteligencia, en el que entró por concurso oposición en 2005. En todo caso, volvería a un puesto de relevancia, de acuerdo con el nivel 30 que ocupa.

Otros mandos militares apuntan otras tres posibles salidas para Alejo de la Torre. La primera sería reubicarlo en algún destino en el extranjero, por ejemplo en un organismo internacional, según dichas fuentes, aunque en ese caso requeriría acreditar un nivel de inglés bastante elevado.

Sobre la alternativa de obtener un destino militar, como oficial del Cuerpo Jurídico Militar, distintas fuentes coinciden en señalar que sería muy complicado, tanto por el nivel 30 como porque quedaría bajo el mando de coroneles y generales, algunos de los cuales se pueden haber visto perjudicados por decisiones que De la Torre tomó como subsecretario (destinos, nombramientos, ascensos, condecoraciones).

Por último cabría la opción de que asumiera algún puesto civil en la Administración General del Estado, idea que podría ser la más factible y la menos arriesgada.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Despedida del subsecretario de Defensa “para seguir trabajando para España desde otras responsabilidades”

La Policía amplía el uso de medios antidisturbios: porras más rígidas, escudos más resistentes

Defensas (porras) más duras y más rígidas, y escudos planos con agarraderos metálicos. Son dos de las novedades de material que están llegando a las Unidades de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional que se encuentran ubicadas por toda España.

Fuentes policiales explican a Confidencial Digital que los nuevos medios son muy similares, prácticamente igual, a los que ya utilizan los antidisturbios de las Unidades de Intervención Policial (UIP).

Agentes de las UPR explican que a las unidades han llegado en fechas recientes tanto las porras como los escudos nuevos. De las porras o defensas destacan que son más rígidas y más duras; son las mismas que utilizan los policías antidisturbios de las UIP, y algunos efectivos con experiencia señalan que es una gran elección.

Este nuevo elemento policial mide en torno a 63 centímetros, y aunque ya se han repartido, por ahora no se van a utilizar. ¿El motivo? Que los policías deben antes pasar un curso de capacitación, ya que es un elemento que puede ser más lesivo.

Se espera que esos cursos los impartan instructores del Centro de Actualización y Especialización (CAE) de la Policía Nacional, del que depende el Centro de Prácticas Operativas. Este último se encarga de organizar las actividades docentes de adiestramiento táctico-operativo de unidades policiales.

Escudos planos y no en ‘burbuja’

De los escudos, señalan que las Unidades de Prevención y Reacción los usan para funciones de reducción y control de personas y masas, para entradas en locales y viviendas…

Los nuevos escudos son planos, algo ovalados en los extremos para cortar el aire. Con ellos se sustituirán los viejos escudos ‘burbuja’, que eran curvos, y que algunos policías veían demasiado pequeños para protegerse. Aunque también han surgido dudas entre los agentes sobre qué es mejor para repeler lanzamientos de objetos, si escudos planos (como estos nuevos) o escudos curvos.

Algunos sí celebran es que los nuevos escudos no cuenten con un ‘faldón’ en los extremos, que según explican, “no duraba más que un servicio, a la primera pedrada se rompía”.

Años reclamando medios más resistentes

Desde hace años, los agentes de las Unidades de Prevención y Reacción reclaman protecciones y medios más resistentes. Aunque no son específicamente antidisturbios, la realidad es que se enfrentan habitualmente a altercados y problemas de orden público.

Además, en los últimos años los agentes de las UPR han participado en despliegues especiales de la Policía Nacional en Cataluña: junto a las Unidades de Intervención Policial, fueron movilizados tanto en 2017 -por el referéndum ilegal- como en otoño de 2019 -por la sentencia del Supremo-, y como señalan algunos agentes, “cuando te lanzan una pedrada no preguntan de qué unidad eres”.

De ahí que miembros de las UPR lamentaran estar en “inferioridad” frente a las UIP en lo que se refiere a material, una queja similar a la que expresan en ocasiones sus homólogos de las ARRO de los Mossos d’Esquadra frente a la Brigada Móvil (Brimo).

Con estas nuevas porras y escudos, las Unidades de Prevención y Reacción se acercan algo más a las Unidades de Intervención Policial (UIP) en medios de protección e intervención. Eso sí, sigue habiendo diferencias, ya que los primeros no tienen los mismos cascos que los policías de las UIP (que son más resistentes), ni llevan los brazos y las piernas protegidos con coderas, rodilleras, espinilleras y otros elementos rígidos en las extremidades.

“No cobran lo mismo ni tienen las mismas competencias que las UIP”, explican fuentes de los antidisturbios sobre los miembros de las UPR, “tampoco son unidad especial como nosotros. Pero la verdad es que cada vez asumen más funciones”, como intervenciones en altercados y problemas de orden público en los que son objeto de agresiones. De ahí que el nuevo material sea más resistente.

Entre las patrullas y los antidisturbios

Se puede decir que las Unidades de Prevención y Reacción son un punto medio entre las Brigadas de Seguridad Ciudadana, los policías nacionales que patrullan habitualmente por las calles de las ciudades, y los antidisturbios de las Unidades de Intervención Policial.

La Policía Nacional las define en su web como “unidades destinadas a la prevención, mantenimiento y, en su caso, restablecimiento del orden y la seguridad ciudadana”.

Se desplegaron “con la finalidad de mejorar los servicios que la Policía ofrece a la sociedad y el objetivo de potenciar la capacidad operativa de las Brigadas de Seguridad Ciudadana que por su problemática policial lo requieren”.

Su misión es “la prevención de la delincuencia en situaciones determinadas, así como el mantenimiento y, en su caso, restablecimiento del orden y la seguridad ciudadana”, y como funciones concretas se citan los dispositivos especiales de prevención de la delincuencia; el mantenimiento del orden público y la seguridad ciudadana; el apoyo a otras unidades, servicios o instituciones, en dispositivos puntuales; y la reacción e intervención ante cualquier situación que requiera una actuación inmediata.
Fuente: elconfidencialdigital.com
La Policía amplía el uso de medios antidisturbios: porras más rígidas, escudos más resistentes

Defensa retrasa tres meses la incorporación de los nuevos militares de Tropa

El cierre de los centros docentes militares de formación y la paralización de las oposiciones de ingreso para las Escalas de Tropa y Marinería han obligado al Ministerio de Defensa a reprogramar el calendario de incorporación de los nuevos soldados y marinero.

La Subsecretaría de Defensa ha modificado la resolución del mes de febrero que regulaba el proceso de selección para el ingreso en los centros docentes militares de formación (en Cáceres y en San Fernando, Cádiz) para incorporarse a las escalas de tropa y marinería.

En resumen, la nueva resolución viene a aplazar en tres meses todas las fechas y los plazos de ese proceso de incorporación.

Por ejemplo, el ingreso en el Centro de Formación para los alumnos del primer ciclo de selección estaba previsto para el 25 de mayo, y el de los integrantes del segundo ciclo se había fijado para el 9 de noviembre.

Ahora, los alumnos del primer ciclo entrarán en los Centros de Formación de Tropa (CEFOT) el 24 de agosto, y los del segundo no lo harán tampoco el 9 de noviembre, sino ya el 11 de enero de 2021.

Este cambio arrastrará un movimiento sucesivo de fechas. El período de orientación y adaptación de los futuros soldados que iban a ingresar el 25 de mayo terminaba, en teoría, el 7 de junio, y el 8 empezaban la fase de formación militar general.

Ahora Defensa ha fijado que al ingresar el 24 de agosto, finalicen la fase de orientación y adaptación el 6 de septiembre y el 7 comiencen la fase de formación militar general.

De igual forma, los aspirantes a integrarse en las Fuerzas Armadas que empiecen en los centros de formación el 11 de enero de 2021 (y no el 9 de noviembre) acabarán el período de orientación y adaptación el 24 de enero de 2021, y al día siguiente empezarán la fase de formación militar general.

Además, las fechas de antigüedad en la incorporación a las Escalas de Tropa y Marinería que quedarán registradas también se atrasan: del 31 de julio al 30 de octubre para el primer ciclo, y del 31 de enero de 2021 al 19 de marzo de 2021 para el segundo ciclo.

Para que no haya perjuicios para los aspirantes, estos cambios no van a dejar fuera a quienes estén en el límite de edad. Para ingresar como soldado o marinero en las Fuerzas Armadas no pueden haber cumplido los 29 años el día de su incorporación al centro militar de formación.

Al retrasar las fechas de ingreso, Defensa congelará ese requisito, de forma que “el límite de edad establecido en la base 3.1.b) del anexo I, relativo a no haber cumplido los 29 años el día de incorporación al centro militar de formación, queda establecido en el 9 de noviembre de 2020”.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Defensa retrasa tres meses la incorporación de los nuevos militares de Tropa

Quejas de veteranos de la Legión: no podrán asistir a la entrega de la medalla de la Policía de Madrid

La Policía Municipal de Madrid entrega este miércoles 24 de junio sus medallas con motivo de la celebración de su patrón, San Juan. En el acto solemne que celebrarán en el Parque de El Retiro condecorarán, entre otras entidades y personas, a la Legión con ocasión del centenario de la fundación de esta unidad militar, que se celebra este 2020.

El acto estará presidido por el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y el premio a la Legión lo recogerá el jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), el general de Ejército Francisco Javier Varela Salas, quien pasó en su carrera militar por la Bandera de Operaciones Especiales de la Legión y fue general jefe de la Brigada de la Legión “Rey Alfonso XIII” entre 2009 y 2011.

Al acto querían asistir algunos veteranos de la Legión. La Plataforma Millán Astray, creada principalmente para oponerse a la retirada de las calles dedicadas al fundador de la Legión, solicitó al Ayuntamiento de Madrid que una representación suya pudiera asistir al acto.

Incluso indicaron que serían un grupo reducido, de 10 ó 20 personas, que irían con mascarilla y guardarían la distancia de seguridad, como medidas frente al contagio de coronavirus.

Pese a todo, la respuesta ha sido negativa, lo que ha provocado la indignación de los veteranos de la Legión que se agrupan en la Plataforma Millán Astray.

“No es posible cursarles invitación ya que como consecuencia de la pandemia de Covid-19 las instrucciones de la Comunidad de Madrid en el ámbito de sus competencias son limitar al máximo el aforo de las celebraciones”, explican desde el gabinete del Área de Gobierno de Portavoz, Seguridad y Emergencias, que dirige la concejal del PP Inmaculada Sanz.

Añaden que por esas medidas contra el coronavirus “sólo y estrictamente se ha cursado invitación a las personas galardonadas”.

Desde la Plataforma Millán Astray lamentan que a la entrega de la medalla sólo vaya a asistir un alto mando, como es el JEME, y no puedan estar presentes otros veteranos de la Legión: “La Legión también somos nosotros”, subrayan.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Quejas de veteranos de la Legión: no podrán asistir a la entrega de la medalla de la Policía de Madrid

Se retrasa la concesión de medallas militares por el aniversario de la proclamación del rey

Felipe VI cumplió este viernes 19 de junio seis años desde que juró como nuevo rey de España ante las Cortes Generales reunidas en sesión conjunta. Desde esta sucesión en la Corona del año 2014, la concesión de medallas militares que se vinculaba al santo del anterior rey se movió unos días de fecha.

Con Juan Carlos I, había dos concesiones: una en los primeros días de enero, antes de la Pascua Militar (6 de enero), y otra en junio, en San Juan (24 de junio) o en los días previos.

Con Felipe VI la concesión de junio se adelantó unos días, bien al mismo 19 de junio o a los días previos, 17 ó 18.

Sin embargo, el pasado viernes 19 el Boletín Oficial del Ministerio de Defensa (BOD) no incluyó la resolución. Tampoco en días anteriores aparecieron las medallas concedidas tradicionalmente en el aniversario de la proclamación del rey.

Durante la semana muchos militares que esperaban ver las recompensas (cruces al mérito militar, por ejemplo) publicadas revisaron día a día el Boletín Oficial de Defensa, y al ver que tampoco el 19 se recogía, se alarmaron.

La ausencia, sin explicación oficial, suscitó preguntas, consultas, interpretaciones, según las fuentes consultadas por ECD. La extrañeza por el retraso en la concesión de las medallas se extendió por las Fuerzas Armadas.

El teniente general retirado Pedro Pitarch se refirió a este asunto en una entrada en su blog este domingo:

— “Desde 1.964, año de mi ingreso en la Academia General Militar, ésta es la primera vez que no se ha publicado, en la fecha prevista, la concesión, de mitad de año, de cruces blancas al mérito militar. Dudoso récord que se añade al currículo de la ministra de defensa, Margarita Robles. Tras el fallecimiento del dictador, esa fecha fue el 24 de junio (onomástica del Rey Juan Carlos I). Y, tras  la abdicación de éste, pasó al 19 de junio (proclamación de Felipe VI). Como las correspondientes propuestas entraron en Defensa hace ya varios meses, ignoro qué milonga contarán allí ahora (estado de alarma, otro tipo de recompensas por la operación Balmis …) para justificarlo. Lo más cierto es que esta insólita omisión atenta contra la vinculación constitucional entre las FAS y su Mando Supremo. Otro hecho a añadir al abultado inventario de marranadas de este Gobierno hacia don Felipe. Y, colateralmente, a las FAS”.

No “conveniente” durante el estado de alarma

Ante la inquietud entre muchos militares, la respuesta oficiosa fue que no se consideraba “conveniente” publicar recompensas militares durante el estado de alarma por la epidemia de coronavirus, que además ha movilizado a las Fuerzas Armadas en la ‘Operación Balmis’.

Hay que recordar que el estado de alarma decayó en la medianoche del sábado 20 al domingo 21, es decir, a las 00:00 del domingo 21 de junio.

De ahí que algunas fuentes apuntaran ya durante el fin de semana la posibilidad de que la concesión de medallas se recoja en el Boletín Oficial de Defensa este lunes 22 de junio. El malestar de estos días podrían haber provocado que se dieran al final instrucciones para acelerar la publicación de las recompensas, según altos mandos consultados.

De publicarse este lunes o en próximos días, en todo caso, se habrá publicado después del 19 de junio, lo que provocó nervios y enfado entre militares.

En su blog, el teniente general retirado Pitarch señalaba que “esta insólita omisión atenta contra la vinculación constitucional entre las FAS y su Mando Supremo. Otro hecho a añadir al abultado inventario de marranadas de este Gobierno hacia don Felipe. Y, colateralmente, a las FAS”.

Otras fuentes abundan en esta idea: entre las quejas de estos días, y los motivos con los que algunos militares han especulado, se ha interpretado que no se publicaron las medallas el 19 de junio como un gesto para desvincular las medallas a miembros de las Fuerzas Armadas de la figura del rey, como parte de una corriente de desafección desde parte del Gobierno hacia la monarquía y hacia Felipe VI. En todo caso, como ya se señalaba, podrían hacerse públicas esas medallas este lunes 22 de junio o en días próximos: sería cerca del 19 de junio, pero ya levantado el estado de alarma.

Sí ha habido medallas durante la alarma

En 2019, por ejemplo, fue el mismo 19 de junio del aniversario de la proclamación del rey cuando el BOD publicó la resolución con el listado de cruces al mérito militar. Otros años anteriores se hizo pública el día 17, o el 18, pero siempre como tarde el 19.

Sobre la explicación de que se habría preferido no publicar la concesión durante el estado de alarma, que es la razón oficiosa que recibieron algunos militares que consultaron discretamente por este retraso, otras fuentes consultadas por ECD señalan que en los tres meses que se ha extendido esta situación excepcional por el coronavirus sí se han publicado otras condecoraciones militares.

Por ejemplo, el Boletín Oficial de Defensa del 20 de marzo -en la semana posterior a la declaración del estado de alarma- incluyó la Orden 431/04682/20 que concedía una condecoración por “circunstancias especiales de oportunidad” (este tipo de condecoraciones ya venía generando cierta controversia).

Ya en mayo, la directora general de la Guardia Civil aprobó la Orden 160/07011/20 (BOD de 13 de mayo) con una extensa relación de miembros del Instituto Armado a los cuales se les conceden diversas condecoraciones.

El 22 de mayo el BOD publicó la Resolución 431/07330/20 del Subsecretario de Defensa que concedía autorización para convalidar una condecoración  extranjera y poder lucirla en el uniforme. Es decir, que pese al estado de alarma y a la ‘Operación Balmis’, se han seguido tramitando con normalidad distinciones militares.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Se retrasa la concesión de medallas militares por el aniversario de la proclamación del rey

Cámaras de identificación facial y lectores de matrículas en Navantia para blindar la seguridad

En el astillero de Cartagena desarrolla los submarinos S-80; en San Fernando (Cádiz) construye corbetas para la marina de Arabia Saudí; en Ferrol levantará las fragatas F-110 para la Armada española…

Confidencial Digital ha podido saber que Navantia está sondeando entre empresas de seguridad para contratar a una que se encargue de instalarle un nuevo “Sistema de Control de Accesos” que encaje con el Plan Director de Seguridad Industrial de la empresa naval pública.

Lo ha hecho lanzando una consulta preliminar del mercado con la que busca que las empresas interesadas propongan las soluciones y capacidades que podrían aportar a las necesidades de Navantia, para así definir mejor las especificaciones técnicas “del eventual proyecto a licitar”.

Hay que mejorar los sistemas de seguridad

Todo surge del Plan Director de Seguridad Industrial que Navantia ha puesto en marcha “como consecuencia de la evolución tecnológica y los nuevos retos industriales orientados hacia la consecución de la transformación digital”, en conexión con el proyecto Astillero 4.0.

En el contexto de ese plan, Navantia ha detectado “que los sistemas de seguridad actuales necesitan una mejora y actualización para adaptarlos a las nuevas exigencias y que permita su interoperabilidad con los futuros sistemas, especialmente con la Plataforma Digital de Navantia”.

Ferrol, Cádiz, Cartagena y Madrid

La documentación de la consulta preliminar al mercado describe la situación actual y la tecnología con la que Navantia controla el acceso a todos sus centros operativos, situados en la Ría de Ferrol, en la Bahía de Cádiz (San Fernando y Puerto Real), en la Dársena de Cartagena (sus tres astilleros) y en Madrid (la sede central).

En todas estas instalaciones se pretende mejorar el sistema de control de accesos.

Un portavoz oficial de Navantia señala que estos planes obedecen a “un reemplazo normal por obsolescencia”.

Pero cabe señalar que la información de la consulta preliminar del mercado señala algunas novedades que se instalarían de aprobarse este proyecto, y que ahora mismo no están disponibles en la red de seguridad de Navantia.

Sensores biométricos que ahora no hay

Actualmente la empresa naval pública -controlada por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, adscrita al Ministerio de Hacienda- cuenta con un sistema completo de control de accesos y presencia.

Se define como “un sistema centralizado, con un servidor central y terminales distribuidos por todas las instalaciones conectados a través de la VLAN exclusiva e independiente de Seguridad Industrial”, con un software de gestión SpecManager.

Entre otros elementos, incluye “impedimentos físicos de paso como molinetes, tornos, portillones y ventosas magnéticas y cerraduras electrónicas en puertas para personas; y barreras para vehículos”.

Sin embargo, presenta unas carencias que se van a resolver. Se indica, por ejemplo, que por ahora los sistemas de seguridad de las instalaciones de Navantia no disponen de lectores ni sensores biométricos para personas.

Tampoco tiene lectores de matrícula (para vehículos), arcos de control de mercancías en camiones ni control y vigilancia de los aparcamientos.

Eso sí, se indica que en cuanto al sistema de CCTV (videocámaras), “existe actualmente un proyecto de actualización y mejora del sistema de CCTV para adecuarlo a los requerimientos de interoperabilidad con el resto de los sistemas de seguridad a través de la Plataforma Digital. Incluye dar cobertura de vídeo a todos los controles de acceso con un IVA avanzado de lectura de matrículas y reconocimiento facial entre otras funcionalidades”.

Quién, cuándo, cómo y por dónde se puede entrar

En su objetivo de mejorar el control de accesos existente con tecnología actualizada y con mayores prestaciones, Navantia busca un sistema que cumpla varios objetivos, como son:

— Gestionar la apertura de puertas y de mecanismos de cierre dotados de sensores.

— Importar perfiles de acceso gestionados por la Plataforma que determinan quién, cuándo, cómo y por dónde puede entrar o salir de una zona.

— Controlar la presencia de las personas y el aforo de los locales.

— Registrar la entrada y salida de vehículos.

— Implantar un Sistema Antipassback para las zonas que lo requieran: un sistema Antipassback impide que una acreditación de identificación pueda usarse en más de una ocasión para acceder a un recinto sin haber informado previamente de la salida. Evita que, por ejemplo, entregando desde dentro la tarjeta identificativa a otra persona que se encuentra fuera, ésta pueda entrar sin ningún control.

Por tanto, Navantia se plantea encargar a una empresa que actúe sobre los sistemas de control de acceso en sus instalaciones de Ferrol, Cádiz, Cartagena y Madrid para establecer, entre otras cosas, “parámetros globales de personas, empresas y marcajes” y otros métodos de control de acceso, permisos y vigilancias en los aparcamientos.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Cámaras de identificación facial y lectores de matrículas en Navantia para blindar la seguridad

El Gobierno cerró la Agrupación de Hospital de Campaña porque su renovación costaba 3 millones

En la respuesta de la Sanidad Militar a la crisis del coronavirus le faltó un elemento que algunos mandos lamentaron haber perdido: la Agrupación de Hospital de Campaña, que había sido disuelta en junio de 2019.

El diario La Información.com publicó el 13 de marzo, en vísperas de la declaración del estado de alarma, que algunos militares destacaban entonces que de no haberse disuelto esa unidad, podría haber montado en poco tiempo un hospital de campaña para descongestionar el sistema sanitario en las zonas en las que por entonces tenía más incidencia el coronavirus: Madrid, La Rioja, Álava…

Como reacción a esa noticia, varios diputados de Vox registraron en el Congreso preguntas parlamentarias sobre el cierre de la Agrupación de Hospital de Campaña:

— ¿Puede ofrecer el Gobierno datos sobre si el hecho de que estuviera prevista como ámbito de interés de especial importancia para la Seguridad Nacional la seguridad sanitaria es compatible con el cierre de la Agrupación Hospital de Campaña, Agruhoc?

–¿Puede explicarnos el Gobierno en términos de seguridad nacional qué factores se tuvieron en cuenta para justificar dicho cierre? o, dicho en otras palabras, ¿tuvo en cuenta las consecuencias que podría tener en la Seguridad Nacional eliminar una unidad con esas capacidades?

Como el material y el personal de la Agrupación de Hospital de Campaña se repartió entre las Agrupaciones de Apoyo Logístico 1 y 3, Vox preguntó también:

–¿Disponen las citadas unidades de los medios necesarios para activar y desplegar Hospitales de campaña Role 3?

— De no ser así, ¿prevé el Gobierno financiar la obtención de los recursos de material necesarios, dada la situación de emergencia sanitaria que atraviesa la Nación?

Tres millones de euros y otros 750.000 al año

Tras dar respuesta a algunas preguntas, el Gobierno de España ha ampliado recientemente su contestación sobre este asunto, según ha podido comprobar Confidencial Digital.

A los diputados de Vox Julio Utrilla Cano y Carlos Hugo Fernández-Roca Suárez, el Ejecutivo de Pedro Sánchez les ha explicado los motivos que justificaron el cierre y les ha aportado datos del coste económico que suponía la Agrupación de Hospital de Campaña.

El Gobierno señala que “en relación con los factores que se tuvieron en cuenta para su cierre, se indica que el material de electromedicina del Hospital de Campaña (HOC) entró en servicio entre los años 2008-2010. Debido a los importantes avances tecnológicos en este campo, era necesario abordar un plan de renovación y adaptación tecnológica de los componentes de electromedicina del HOC”.

Dicho plan de renovación y adaptación tecnológica del Hospital de Campaña de la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra costaba, según se calculó, 3.178.100 euros.

No era el único gasto importante: a esos tres millones de euros “había que añadirle el mantenimiento anual del material sanitario del HOC para resolver su obsolescencia, lo que suponía 750.000 euros/año”.

Tardaba 45 días en levantarse

Junto al gasto económico, el Gobierno aporta otros motivos que le llevaron a desmantelar la Agrupación de Hospital de Campaña.

Por ejemplo, frente a lo que aseguran veteranos de la Sanidad Militar sobre lo rápido que se podría haber montado ese hospital para atender a enfermos de coronavirus, según el Ejecutivo “el periodo de tiempo necesario para el despliegue y alcanzar la operatividad del HOC se estimaba en un mínimo de 45 días, debido a diversas necesidades previas al montaje del HOC, explanación y nivelación de terrenos, instalaciones de saneamiento, planta de energías, revisión de maquinaría, entre otras necesidades”.

También explica ahora el Gobierno -se entiende que el Ministerio de Defensa, concretamente- “dado que las capacidades del Hospital de Campaña estaban contempladas para su empleo en operaciones militares y en zonas donde no existían infraestructuras previas y que la experiencia adquirida aconsejaba apoyarse en instalaciones permanentes o semipermanentes ya existentes en Territorio Nacional, para la instalación de este tipo de infraestructura sanitaria, como se ha demostrado con la instalación del hospital de campaña en IFEMA y otros, se decidió suprimir esta capacidad que no era necesaria en el contexto de las operaciones militares en las que España podría desplegar”.

Frente a un gran hospital de campaña, Defensa “consideró entonces que sería más adecuado disponer de una estructura flexible y modular que permitiera ir aumentando la capacidad de una Formación Sanitaria de Tratamiento (FST) de forma paulatina, lo que en cualquier caso supondría un rediseño completo del HOC y la necesidad de fuertes inversiones”.

Sobre esa incidencia en la Seguridad Nacional, el Gobierno se justifica indicando que “entre las líneas de acción de la seguridad frente a pandemias y epidemias de la Estrategia de Seguridad Nacional 2017, en lo que se refiere a la mejora de las capacidades y mecanismos de actuación, se encuentra el establecimiento de los mecanismos necesarios para la coordinación de las Fuerzas Armadas con el resto de actores del Estado ante este tipo de situaciones, para dar una respuesta eficaz ante ataques intencionados con agentes infecciosos”.

Todas estas razones le llevaron a suprimir la Agrupación de Hospital de Campaña, “distribuyendo el material sanitario entre las otras unidades sanitarias del Ejército de Tierra (ET) (Agrupaciones de Sanidad) encargadas de generar Formación Sanitaria de Tratamiento (FST) en operaciones de entidad escalables”.

El Ejército, sin capacidad ROLE 3

En otra respuesta, el Gobierno de Sánchez termina admitiendo que aunque se repartieran los integrantes y el material, la Sanidad Militar no dispone de las mismas capacidades que con esa agrupación:

— “Tras la disolución de la Agrupación de Hospital de Campaña, el Ejército de Tierra no dispone de capacidad para activar y desplegar formaciones sanitarias de tratamiento ROLE 3”.

Una formación sanitaria ROLE 3 permite obtener las capacidades de un ROLE 4, es decir de un hospital general (como el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla), “pero sobre el terreno, sin necesidad que el paciente sea evacuado de la zona de operaciones, dado que puede ser intervenido, tratado, medicado y pasar la convalecencia en él sin necesidad de evacuación a un escalón superior”, según información del Ejército de Tierra sobre el extinto Hospital de Campaña.

La Agrupación de Hospital de Campaña (AGRUHOC), se explica, “era una Unidad de encuadramiento y generación de la formación sanitaria Hospital de Campaña, constituido, adiestrado y equipado para ser empleado como órgano de carácter logísticosanitario de mayor nivel en las operaciones militares”.

Una vez suprimida la agrupación, “en la actualidad, el Ejército de Tierra cuenta con capacidad, dentro de la Brigada de Sanidad, de generar dos formaciones sanitarias de tratamiento de entidad ROLE (nivel de apoyo sanitario) 2E, una por cada Agrupación de Sanidad (1 y 3), todo ello de acuerdo con el nivel de ambición de nuestras Fuerzas Armadas para el despliegue de Fuerzas Terrestres en operaciones en el exterior, y a la capacidad de sostenimiento y de cobertura, en particular, de personal especializado”.
Fuente: elconfidencialdigital.com
El Gobierno cerró la Agrupación de Hospital de Campaña porque su renovación costaba 3 millones

El Arma de Caballería alerta de la vulnerabilidad de los 8×8 y reclama mayor protección

El programa del 8×8 ya tiene cuatro empresas a las que el Ministerio de Defensa ha impulsado a que formen una sociedad que se encargará de fabricar los 348 Vehículos de Combate sobre Ruedas (VCR), vitales para el Ejército de Tierra.

Este proyecto tecnológico ha estado salpicado de polémicas, retrasos, obstáculos… hasta el punto de que el Ejército de Tierra ya hace tiempo que dejó de contar, como estaba previsto, con recibir las primeras unidades en 2020.

Entre las unidades de Tierra que recibirán los 8×8 se encuentran regimientos de Caballería. Confidencial Digital ha podido comprobar que entre el Arma de Caballería hay quien le ve ciertas carencias, concretamente de vulnerabilidad y defensa frente a ataques, al 8×8 tal y como está actualmente planteado.

Un análisis del Arma de Caballería

Esas objeciones se recogen en un  artículo del ‘Memorial de Caballería’, la publicación oficial del Arma de Caballería. Dirige la revista el coronel director de la Academia de Caballería de Valladolid, y su consejo de redacción lo forman miembros de la academia y oficiales de los regimientos de Caballería del Ejército de Tierra (‘Farnesio’ 12, ‘España’ 11, ‘Alcántara’ 10, ‘Montesa’ 3, ‘Lusitania’ 8, ‘Pavía’ 4).

En el número del mes de junio de 2020 se incluye un artículo con el título “El sistema de protección activa del futuro VCR 8×8 ‘Dragón’”, que no firma un oficial concreto de Caballería, sino que se atribuye al Departamento de Técnica Militar de la Academia de Caballería.

El artículo, por tanto, se centra no en la capacidad ofensiva del 8×8, en su capacidad interna, en la maniobrabilidad… sino en su defensa, en los sistemas que tendrá el 8×8, y sobre todo, en los que a su juicio debería tener, aunque no se estén considerando.

Echa de menos la “protección activa”

El Arma de Caballería se centra en los llamados “sistemas de protección activa”: es decir, no simplemente el blindaje del vehículo, sino sistemas que se basan en evitar el impacto de armas contra el vehículo que lo porta mediante la detección temprana de las amenazas y la reducción de la efectividad del arma.

El reproche que fundamenta todo este análisis es que este es “un aspecto no recogido en el programa tecnológico «PT-1: Incremento de la seguridad»”, uno de los seis programas que puso en marcha el Ejército de Tierra para diseñar el 8×8 en base a las necesidades operativas que necesitaba satisfacer.

En el ‘Memorial de Caballería’ se destaca que “el Ejército de Tierra quería recoger en este programa los avances técnicos disponibles en este ámbito en el mercado”, y por eso “inicialmente los sistemas de protección activa se estaban considerando para incluirlos en este programa”.

Sin embargo, “parece que finalmente no se han considerado, aunque se realizaron algunos estudios sobre su viabilidad. Sin embargo, la tendencia de los países de nuestro entorno es apostar firmemente por estos sistemas”, añaden desde el Departamento de Técnica Militar de la Academia de Caballería.

Poca tolerancia social a las bajas en combate

En el artículo se explica que “hace más de 20 años el Ejército observó una carencia fundamental: la escasa protección de los vehículos ante la amenaza de medios explosivos improvisados (IED) y de lanzagranadas (RPG)”.

Estos riegos para los vehículos “son cada vez más frecuentes en los escenarios donde las Fuerzas Armadas españolas despliegan”, de ahí que para solventar esta carencia en 2008 el Ejército de Tierra compró 346 vehículos Iveco LMV Lince y 150 RG-31 Mk5E Nyala “buscando disminuir el riesgo frente IED en misiones en el exterior”. “Después de más de 20 años”, afirma el artículo, “es el momento de trasladar esta tecnología a los vehículos de combate y poder hacer frente a otras amenazas”.

Reflexionan también sobre el hecho de que “la sociedad occidental tiene escasa tolerancia a sufrir bajas en combate y parte de ella no acepta que haya conciudadanos que pierdan su vida fuera de sus fronteras. Este cambio de mentalidad ha propiciado que la industria armamentística busque sistemas para proteger las tripulaciones, más allá del blindaje”.

De ahí que industrias militares y ejércitos de todo el mundo estén tratando de aumentar la protección sin aumentar el blindaje, mediante la instalación de sistemas de protección activa.

Los miembros de la Academia de Caballería repasan en su estudio una larga serie de sistemas de protección activa que existen en el mercado y que distintas empresas ofrecen: sensores y alertadores láser, perturbadores infrarrojos que desvían el proyectil, granadas de humo que ocultan el vehículo, misiles anti-misiles, explosivos que detonan el proyectil a una distancia que no dañe el vehículo…

Mejor contemplarlo ya que instalarlo después

Tras citar muchas de los posibles sistemas de protección activa que se podrían instalar en los futuros 8×8, el artículo del ‘Memorial de Caballería’ concluyen que “hay sistemas de protección que deberían ser tenidos en cuenta, como «los sistemas de protección activa» que acabamos de ver”.

Partiendo de esa propuesta de que Defensa debería contemplar estos sistemas que no se recogen en el programa tecnológico “Incremento de la seguridad” para los Vehículos de Combate sobre Ruedas, los autores del artículo argumentan que aunque a posteriori se podrían acoplar, “lo ideal sería que vinieran de serie o al menos los vehículos estuviesen preparados para integrar medidas defensivas complementarias a medida que vayan entrando en servicio: sistemas de defensa activa y cualquier otro tipo de contramedidas”.

Subrayan que lo más sencillo es contemplarlo desde los inicios, antes de fabricar los vehículos, ya que “si en esta fase no se tiene en cuenta, integrarlo en el futuro será problemático. Solo tenemos que recordar las dificultades encontradas con los inhibidores de frecuencia en las misiones en el exterior para ver lo difícil que es integrar un nuevo sistema en un vehículo de combate. Además, todos sabemos lo difícil que es introducir un nuevo componente en las ya abarrotadas torres de los vehículos de combate, llámese cámara térmica, BMS…”.

El modelo de la israelí Rafael

Proponen un modelo concreto: el Trophy, creado por Rafael Advanced Defense Systems Ltd. Esta empresa israelí iba a participar en el programa 8×8 con una de las torres de armas, pero finalmente Defensa ha optado por la española Escribano.

Según los autores, el Trophy es el referente de los sistemas de protección activa «hard-kill», es decir, que destruyen la amenaza. Consiste en unos radares que detectan misiles anticarro, municiones de artillería, granadas propulsadas por cohete o proyectiles disparados por cañones sin retroceso.

Entonces unos lanzadores apuntan al objetivo y disparan una andanada de pequeños proyectiles formados a partir de planchas de acero recubiertas de explosivo, que impactan contra la amenaza a la distancia adecuada para golpearla de forma que su cabeza de guerra no se inicie.

“Si montáramos el Trophy en el VCR 8×8 quedaría distribuido exteriormente de una forma similar al LAV-III de la fotografía 9. En la zona central se ubicarían los equipos lanzadores contramedida, uno a cada lado, atornillados sobre un bastidor al techo de la barcaza. Los cuatro equipos radar de detección de señal quedarían ubicados de manera que cubrieran los 360º. Además el procesador central y la caja de mando deberían estar integrada en el interior de barcaza. También se debería añadir una unidad de potencia si el vehículo se ve afectado con la instalación de este nuevo sistema”, teorizan, aunque vuelven a insistir en que “lo ideal es desarrollar el vehículo desde las primeras fases del desarrollo para que no sea un sistema superpuesto sino integrado en él”.
Fuente: elconfidencialdigital.com
El Arma de Caballería alerta de la vulnerabilidad de los 8×8 y reclama mayor protección

A %d blogueros les gusta esto: