Así es el escudo español que protege de ataques de drones a los militares del Ejército en Irak

La voz de alerta se dio desde el cuartel general de la Operación Inherent Resolve, que instruye a las fuerzas de seguridad iraquíes y en la que España participa con 480 militares: El Estado Islámico está fabricando y operando drones para cometer atentados terroristas contra tropas extranjeras.

Así se confirmó posteriormente en primavera de 2017 con el hallazgo de una fábrica en Mosul, en la que el Daesh diseñaba y construía aparatos no tripulados. Los terroristas les adosaban explosivos o les acoplaban sistemas para lanzar granadas y proyectiles de mortero desde el aire.

El Ministerio de Defensa y el Mando de Operaciones se pusieron de inmediato a buscar un sistema que permitiese neutralizar esta amenaza, conscientes de que las tropas españolas en la base de Besmayah eran un posible objetivo de estas tácticas.

En aquel momento, Defensa ya tenía sobre la mesa algunas propuestas de sistemas antidrones, y uno de ellos incluso estaba en fase de pruebas en instalaciones del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).

Según explican fuentes militares a ECD, la madurez de este último proyecto -conducido por la empresa Thales- permitió que el sistema fuese desplegado en Irak. Se trató de una experiencia piloto que, tal y como admiten fuentes próximas al Mando de Operaciones, fue “muy satisfactoria”.

Detectar drones hasta a 5 kilómetros

El sistema se compone de una serie de subsistemas que permiten la detección, identificación, clasificación, neutralización y en ciertos casos captura de drones y micro drones de pequeño tamaño que supongan una amenaza.

Se compone de un radar Squire, cámaras de alta resolución térmica y diurna -capaces de ver microdrones a 2 kilómetros de distancia-, inhibidores de señales, lasers y un lanzador de redes para poder atrapar a aquellos artefactos que estén en su radio de acción -unos 200 metros-.

Todos estos subsistemas se controlan de forma centralizada por un software de gestión, de forma que todo es operado desde una misma estación de control. Casi todo el sistema funciona de forma automática.

Lásers, redes…

Además, el sistema cuenta con una serie de sensores que permiten, cumpliendo determinadas condiciones, detectar el origen de la señal que envía ordenes al dron o micro-dron, de forma que se pueda actuar contra quien está detrás de la amenaza.

Una vez la amenaza está localizada, el sistema de contramedidas permite, por ejemplo, cegar la cámara del aparato con un haz de láser, imposibilitando su correcta navegación.

En el mercado mundial apenas hay unos pocos sistemas integrales que operen como ‘escudos antidron’. La mayoría están fabricados en Estados Unidos e Israel. Las fuentes militares consultadas por ECD aseguran que es “más que probable” que este sistema, de diseño español, se generalice en muchas otras unidades e incluso en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en los próximos años.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Así es el escudo español que protege de ataques de drones a los militares del Ejército en Irak

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: