Alerta en Defensa por un brote de legionella en la base de Rota y en otros tres acuartelamientos

La Legionella es la bacteria causante de la legionelosis. Se trata de una enfermedad que afecta al aparato respiratorio y digestivo, que se desarrolla en aguas estancadas a temperaturas de 35 grados. Esto provoca que sea habitual detectar brotes en baños públicos con un mantenimiento inadecuado, como sucede ahora en bases militares

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes directamente de los afectados, los casos se concentran en tres bases andaluzas.

Cierre de vestuarios y de duchas

La primera alerta saltó en la Base Naval de Rota, en Cádiz, donde han tenido que cerrar los vestuarios por un brote de Legionella.

En la provincia de Sevilla, también se han detectado problemas con la bacteria en el Acuartelamiento Aéreo de Tablada. En esta base se han decidido cerrar las duchas del pabellón uno de la tropa porque, según militares destinados allí consultados por ECD, “el agua se encuentra infectada”.

Mensaje: no beber agua del grifo

Por si esto fuera poco, la Oficina de Apoyo al Personal ha hecho llegar a los soldados del Acuartelamiento Capitán Sevillano (Madrid) el siguiente mensaje: “Nos acaban de comunicar que, por posible legionelosis, no beber agua de los grifos hasta nuevo aviso. Se pueden duchar pero no consumirla. Máxima difusión”.

También el norte de España, soldados de la Base de San Jorge (Zaragoza) también están denunciando la aparición de esta bacteria. En concreto, la tropa asegura a ECD que en la zona A “hay un brote de Legionella que no se va nunca” y que “han dicho que el riesgo es bajo, pero ahí está”.

Confidencial Digital se ha puesto en contacto, en varias ocasiones, con el Ministerio de Defensa para intentar recabar una información oficial sobre lo que está sucediendo en las bases mencionadas. Al cierre de esta edición, no se ha obtenido respuesta.

Baños averiados y sin agua caliente

Fuentes militares explican a ECD que el estado de los sanitarios y los sistemas de saneamiento de las bases son el principal causante de la aparición de la bacteria si no se lleva a cabo un buen mantenimiento.

En el acuartelamiento de San Jorge, en Zaragoza, no solo denuncian ese brote de legionella “que no se va nunca”. También critican que “las calderas revientan en invierno” por lo que solo suelen disponer de agua caliente en verano.

Algo parecido sucede en los vestuarios de la Base Naval de Rota: “Estamos sin agua caliente desde hace tiempo”, según protestan soldados de la base.

El Regimiento de Especialidades de Ingenieros 11, ubicado en Salamanca, denuncia que desde el pasado mes de mayo no disponen de agua caliente en los vestuarios tanto de tropa como de mandos. Por el momento, aseguran que no sufren ningún brote declarado de la bacteria.

Legionella y legionelosis

La legionella y la legionelosis son términos que se confunden habitualmente. El primero es el nombre de la bacteria que, en concreto, se llama legionella pneumophila. El segundo es el de la enfermedad que provoca su proceso de incubación en el cuerpo humano.

Suele encontrarse en las superficies de lagos, ríos o estanques. Su medio natural es entre los 20 y los 45 grados. En ese tramo se multiplica con mucha rapidez. Por ello, pueden aparecer en los sistemas de abastecimiento y distribución de agua, tuberías o aguas climatizadas, tanto calientes como frías.

La forma más común de transmisión es por inhalación, aunque también puede ingerirse bebiendo agua contaminada. El periodo de incubación, cuya gravedad puede variar en gran medida de un caso a otro, es de dos a diez días. Sus síntomas van desde el malestar general, hasta el dolor de cabeza, la tos, fiebre y problemas en el aparato respiratorio.

Si no se trata a tiempo, la bacteria puede llegar a provocar daños cerebrales, o incluso causar la muerte.
Fuente: elconfidencialdigital.com
Alerta en Defensa por un brote de legionella en la base de Rota y en otros tres acuartelamientos

A %d blogueros les gusta esto: