Una marinera de la Operación Atalanta golpeó a una cabo para forzar su vuelta a España

El pasado mes El Confidencial Digital publicaba la sentencia que condenaba a un sargento a dos años de prisión militar por intentar sabotear un buque de la Armada y evitar así que fuese destinado a la Operación Atalanta en aguas del Índico.

Ahora la sala militar del Tribunal Supremo ha confirmado la condena a cinco meses de prisión a una marinera por un delito de “insulto a superior” en su modalidad de maltrato de obra, penado en el artículo 99.3. Los hechos también ocurrieron en un buque comisionado a la Operación Atalanta, la fragata F-82 ‘Victoria’.

En este caso, la marinera se encontraba navegando a bordo del buque por aguas del Índico. Los hechos relatados en la sentencia judicial, que se remontan al año 2015, consideran probado que la militar esperó a una cabo en el sollado femenino de marinería, y cuando esta llegó tras terminar su turno le dijo que tenían que “hablar”.

Ambas se dirigieron a una sala de estar, donde de pronto la marinera agarró por el pelo a la cabo y la zarandeó, cayendo ambas al suelo. Los gritos alertaron a otros compañeros, que llegaron al lugar y comprobaron que ambas estaban forcejeando. La pelea continuó hasta que ambas fueron separadas.

“Me quiero ir a España”

Un compañero que se había llevado de la estancia a la marinera le preguntó que qué había ocurrido, respondiendo esta que “se me ha ido la cabeza, me quiero ir a España”. Los hechos fueron puestos en conocimiento del Comandante de la Guardia  en el Centro de Información y Combate (CIC), que acudió a interrogar a la marinera. Su respuesta fue parecida: quería volver a España y que necesitaba agredir a la cabo o “tirarse por la borda.”

Casi un mes después, la marinera fue repatriada a España en un vuelo militar desde Djibouti. Ya en España, al incoarse las diligencias previas del expediente, la marinera relató que había sido agredida previamente por la cabo durante una escala en Creta, aunque fue esta la primera vez que hizo referencia a la supuesta agresión.

Recientemente, el Tribunal Supremo ha confirmado la condena  a cinco meses de prisión, rechazando el recurso de casación interpuesto por su defensa.


Fuente: Elconfidencial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: