Un mal ajuste del piloto automático hizo caer a un Tigre alemán

El helicóptero de ataque Tigre alemán que el pasado verano se estrelló en Malí tenía mal configurado su piloto automático. El accidente llevó a las fuerzas armadas germanas (Bundeswehr) a suspender preventivamente los vuelos de estos aparatos. La medida también fue tomada en España mientras avanzaban la investigación para esclarecer el origen del suceso que acabó con la vida de dos tripulantes alemanes.

El aparato se estrelló a finales de julio durante un vuelo dentro de la Misión de Estabilización de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí (Minusma), en la que participa Berlín. Los investigadores no encontraron indicios de que el helicóptero hubiese caído por una acción enemiga, lo que llevó a las drásticas medidas preventivas mencionadas ante la posibilidad de que hubiese sufrido un fallo técnico susceptible de afectar a otras unidades.

Finalmente, el Ministerio de Defensa alemán informó este martes a la comisión parlamentaria de defensa de que el accidente estuvo originado en unos ajustes incorrectos del piloto automático, informa la versión online del medio local Der Spiegel, el mayor semanario de Europa.

La información revela que la configuración errónea en el software del piloto automático únicamente afectó al aparato estrellado. En ninguna otra unidad se ha hallado un fallo similar, del que por otra parte aún no se ha señalado ningún responsable. Como consecuencia del ajuste equivocado, el piloto automático voló el helicóptero siniestrado bruscamente hacia abajo, sin dar tiempo a los pilotos a un ascenso manual. De este modo se explica también por qué los tripulantes no informaron previamente de ninguna anomalía ni enviaron ninguna llamada de socorro.

Una fuente del Ministerio de Defensa alemán consultada por Reuters ha confirmado la presentación de un informe sobre este suceso en sede parlamentaria el pasado martes, aunque no ha comentado nada sobre las causas esgrimidas del accidente.

Los Tigre desplegados por Alemania fueron previamente modificados según las pautas del programa de Despliegue Rápido del Ejército Alemán para la Estabilización de Afganistán (ASGARD). Las mejoras incluyen un aumento del rendimiento de los motores para que puedan operar en ambientes de altas temperaturas, la instalación de filtros de arena, una mayor protección balística, un equipamiento de armamento defensivo adicional, sistemas de registro de datos de misión más apropiados y equipos de comunicaciones preparados para operaciones multinacionales.

Antes del accidente de julio, Alemania ya suspendió temporalmente el vuelo de helicópteros Tigre de sus Fuerzas Armadas en 2013, después de que otra unidad se estrellase durante unas maniobras de entrenamiento en los Alpes en el Estado de Baviera. En aquel caso, los tripulantes de la aeronave, que quedó completamente destruida, lograron abandonarla por su propio pie y sin heridas de consideración.
Fuente: Infodefensa.com
Un mal ajuste del piloto automático hizo caer a un Tigre alemán

A %d blogueros les gusta esto: