Suiza elegirá a su nuevo caza entre cinco modelos

Las autoridades suizas han revelado el nombre de los cinco fabricantes con opciones para suministrarle los 40 nuevos aviones de combate previstos del programa de modernización de defensa aérea Air 2030. El país tiene previsto invertir a 9.000 millones de francos suizos (más de 7.600 millones de euros al cambio actual) en este plan que también incluye un sistema de misiles basados en tierra.

El jefe del departamento de Defensa, Guy Parmelin, reveló el viernes una lista de requerimientos de este programa que contempla la sustitución de la anticuada flota de cazas F/A-18 y F-5 con la que ahora cuenta el país. Los aviones que se consideran para ese reemplazo son el Eurofighter, fabricado por un consorcio del mismo nombre participado por Airbus, BAE Systems y Leonardo; el Rafale, de la compañía francesa Dassault; el Gripen, de la sueca Saab, el F/A-18 Super Hornet, de Boeing, y el F-35A de Lockheed Martin.

En cuanto al armamento basado en tierra contemplado en el programa Air 2030, la lista de candidatos incluye al sistema SAMP/T del consorcio francoitaliano Eurosam, el Honda de David, desarrollado por Israel, y el sistema Patriot de la estadounidense Raytheon. Con el elegido Suiza quiere proteger un área de 15.000 kilómetros cuadrados, equivalente a un tercio del país. El arma, según sus requisitos recogidos por Defense News, deberá ser capaz de interceptar objetivos a 50 kilómetros de distancia y hasta 12 kilómetros de altura.

 

Rechazo del Gripen por Referéndum

Las autoridades suizas optaron por buscar una nueva solución a la defensa aérea del país después de que en mayo de 2014 sus ciudadanos rechazasen en referéndum la compra prevista entonces de 22 aeronaves Gripen a la sueca Saab por cerca de 3.500 millones de dólares. Con este objetivo a mediados de 2016 se encargó a un grupo de expertos la evaluación de una nueva solución para la defensa aérea del país a través de un informe de recomendaciones.

El trabajo recogió cuatro opciones, cada una de ellas basada en un distinto grado de desarrollo de los sistemas de protección del espacio aéreo, y describía sus ventajas y desventajas. La primera opción contemplaba la sustitución del inventario de aparatos actual por 55 nuevos aviones, con posibilidad de ampliar la cifra hasta los 70 por entre 15.000 y 18.000 francos suizos, y el reemplazo igualmente de toda la red de defensa por una nueva de mayor rendimiento.

La segunda, que finalmente fue la elegida, planteaba la compra de 40 cazas y la adquisición de una nueva red de defensa aérea por 9.000 millones. La tercera preveía hacerse con unas treinta aeronaves y extender la vida operativa de los F-18 Hornet hasta 2030, acompañada de una importante mejora de las capacidades de la red de defensa aérea. Todo ello por entre 8.000 y 8.500 millones.

Finalmente, la última opción propuesta consistía la compra de únicamente 20 nuevos cazas, la extensión de la vida de los F-18 y la renovación de la actual red de defensa aérea por un total de 5.000 millones de francos.

La mayoría de los expertos del panel (seis de once) mostraron su apoyo a la tercera opción, la de los 30 aviones. La opción favorita del ministerio, la segunda, únicamente consiguió el respaldo de dos expertos, igual que la primera. Mientras que la salida más barata, la cuarta, apenas logró un apoyo, como recogió el pasado junio Infodefensa.com.

En realidad, el Ministerio prefirió la primera opción. La compra de 70 aeronaves más un nuevo sistema de defensa aérea por hasta 18.000 millones de francos, sin embargo, resultaba poco realista por su alto coste. De ahí deriva en gran medida que finalmente resultase ganadora la segunda propuesta.
Fuente: Infodefensa.com
Suiza elegirá a su nuevo caza entre cinco modelos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: