Las fragatas F-110, en la lupa del Gobierno para evitar otro susto como el del S-80

Así lo admiten fuentes próximas al Gobierno: Los sobrecostes del S-80 son intolerables, pero no hay nada que hacer. Tal y como adelantó el diario El País, Defensa y Navantia ya han pactado aumentar el techo de gasto del proyecto hasta alcanzar los 3.685 millones, partiendo de los 2.135 millones de euros actuales.

El acuerdo deberá ser ratificado en el Consejo de Ministros por un ejecutivo que, según aseguran estas fuentes, ve con preocupación cómo se ha desarrollado la negociación con la firma naval. Pero tal y como indican, no hay salida posible que no sea la de aumentar el techo de gasto. O eso o cancelar el proyecto definitivamente.

Sin embargo, según ha sabido ECD, el ejecutivo de Mariano Rajoy se ha tomado el asunto como un “aprendizajede cara al futuro. Concretamente, de cara a la firma de la compra de las cinco fragatas F-110.

Falta el presupuesto

Actualmente, explican fuentes bien situadas del sector, la fase de diseño de las F-110 ya ha concluido y tan sólo falta que Navantia presente a Defensa el presupuesto final, paso previo a la firma de la Orden de Ejecución para la Construcción. Se calcula que su coste estará entre los 800 y los 1.000 millones la unidad, incluyendo el sometimiento del clico de vida. Es decir, unos 5.000 millones de euros en total.

Los trámites para elaborar el presupuesto, aseguran estas voces, avanzan más lentamente de lo esperado: el Gobierno ha exigido a Navantia que midan al milímetro el coste que tendrá el proyecto para que esté lo más ajustado posible a la factura final del programa, a diferencia del S-80 que pasó de lo presupuestado en 2004 , 1.755 millones, a lo que pagará finalmente el Estado, 3.685 millones.

El Gobierno pide compromiso a Navantia

El Gobierno busca que Navantia –cabeza de la UTE Protec 110 que construirá los buques- se comprometa a cumplir dicho presupuesto, dejando un margen de ajuste que como reconocen en el ejecutivo es habitual en proyectos de alto contenido en desarrollo tecnológico. Y el de la F-110 lo es. Pero hasta cierto punto.

Reconocen estas fuentes que lo que plantea el Gobierno y Defensa a Navantia es “muy delicado”, ya que supondría que los astilleros se comprometerían a respetar el techo de gasto. Algo que sería determinante si en el futuro tocase aumentar el coste de forma significativa, ya que el Estado podría negarse a hacerlo y pedir a Navantia que sea ella quien asuma la responsabilidad el sobrecoste no pactado, aseguran.

Se espera que una vez negociado y pactado el presupuesto entre Defensa y Navantia se oficialice el contrato, previo paso por el Consejo de Ministros. En el sector se calcula que podría ocurrir o justo antes del parón veraniego o justo tras el inicio del curso político en septiembre.


Fuente: Elconfidencial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: