La muerte del acorazado y la Segunda Guerra Mundial

A lo largo de un siglo fue la esencia de las grandes armadas y objeto de deseo de las menores. Sin embargo, al comenzar la II Guerra Mundial (SGM) había datos más que suficientes para saberlo superado por tecnologías ya presentes: sólo la ceguera de los almirantazgos, aferrados a la tradición y poco proclives a aceptar la innovación, condujo a los acorazados, incluso los de nueva factura, a su augurada defunción.
Fuente: Defensa.com
La muerte del acorazado y la Segunda Guerra Mundial

A %d blogueros les gusta esto: