La estrategia secreta de Pablo Iglesias para convertir a Julio Rodríguez en alcalde de Madrid

Aún queda por hacerlo oficial, en Podemos ya dan por hecho que Manuela Carmena aceptará el reto de presentarse como candidata al Ayuntamiento de Madrid en las elecciones municipales de 2019.

La dirección del partido, con Pablo Iglesias a la cabeza, lleva meses dialogando con la alcaldesa, que mostraba dudas sobre optar a la reelección, principalmente por su edad. Tiene 74 años y, de presentarse y ganar, finalizaría mandato al borde de los 80 años. Pero el ‘no’ que daba la alcaldesa cuando se le preguntaba si pensaba optar a una segunda legislatura se ha suavizado decisivamente.

Un mandato corto

Según ha podido saber El Confidencial Digital, de fuentes bien situadas en Podemos, Pablo Iglesias ha planteado a Carmena un mandato corto, de dos años. Con ello, aprovecharía su tirón actual para ganar las elecciones y después preparar su relevo desde dentro del ayuntamiento, aplicado a mitad del mandato.

Esa estrategia la llaman en Podemos ‘hacer un Gallardón’, porque recuerda lo que ocurrió con él cuando era alcalde de Madrid: Rajoy le llamó para ocuparse del Ministerio de Justicia, y tomó el mando del consistorio la número dos de la lista, Ana Botella.

El plan se centra en repetir lo mismo. Por eso, tan importante es para la dirección de Podemos la elección de la número uno como la del número dos. Quien ocupe ese puesto, destinado a convertirse en alcalde de Madrid, debe ser de la total confianza de Pablo Iglesias.

El ex JEMAD Julio Rodríguez

Pablo Iglesias lo tiene claro: el número dos de la lista por Madrid debe ser Julio Rodríguez. El ex JEMAD es una apuesta personal del líder de Podemos, que no ha tirado la toalla pese a los fuertes reveses cosechados como candidato por Zaragoza y Almería.

Rodríguez no fue capaz de obtener un puesto para el Congreso en Zaragoza, donde concurrió en el número dos. Lo intentó posteriormente por Almería, tras un amago de dejar la política que contó ECD, y tampoco lo consiguió: Podemos esperaba sacar dos escaños en esa provincia y se quedó en cero.

El caso de Julio Rodríguez en Almería fue ampliamente estudiado y reflexionado por la cúpula de Podemos y por Pablo Iglesias. Tal como contó ECD, se achacó el fracaso al “boicot” al candidato protagonizado por los sectores más críticos de Izquierda Unida.

La lección de Almería

Los críticos consideraban que el ex JEMAD, no sólo que era un paracaidista, alguien sin arraigo alguno en la provincia, sino que también le castigó su fama de “general de la OTAN”, en una circunscripción de gran tradición antimilitarista. De nada sirvió el apoyo explicito de una figura como Julio Anguita.

La conclusión final y la moraleja extraída de este ha marcado la estrategia actual que la dirección de Podemos ha marcado a Julio Rodríguez en Madrid: tiene ganarse a los sectores críticos de forma discreta y antes de ‘ser alguien’. Y más en concreto antes de figurar en unas listas.

Ganarse fama de conciliador

Según desvelan las fuentes de Podemos consultadas, Iglesias y Rodríguez han trazado un plan para que el ex JEMAD gane una fama de “conciliador y dialogante” en sectores como los anticapitalistas, cada vez más alejados de la línea vertebral de la formación morada.

Rodríguez se ha reunido ya, discretamente, con todos los concejales de Ahora Madrid. Con todos los críticos también. Tiene plenos poderes por parte de la dirección de Podemos para realizar concesiones a los frentes opositores y obtener así su apoyo. De esta manera, Pablo Iglesias quiere garantizar que su presencia en las listas municipales no irá acompañada de críticas de esos sectores.

También ha mantenido contactos con los ‘amigos’. Entre enero y febrero, Julio Rodríguez se ha reunido con cuatro círculos de Podemos de la capital, con la promesa de recoger ideas y propuestas que presentará, en nombre de las bases, para la elaboración del programa político municipal de cara a las elecciones de 2019.

“Hugo Chávez también era militar”

Uno de los apoyos que no ha perdido el ex JEMAD es el del antiguo líder de Izquierda Unida Julio Anguita.

El ex dirigente comunista compartió con Rodríguez un acto sobre militares progresistas, en el que le definió como un militar de “brillante hoja de servicio” y dijo cosas como que Hugo Chávez “también era militar”. Un comentario que ha sido muy criticado en algunos sectores de Podemos.


Fuente: Elconfidencial

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: