La actividad militar de Airbus se redujo un 11 en 2017

El negocio de defensa del grupo Airbus durante 2017 sigue sin ofrecer un balance positivo. La división que engloba las actividades en los sectores de defensa y espacio de la multinacional, Airbus Defence and Space, alcanzó una facturación de 9.892 millones de euros en 2017. El dato supone un 11% menos de los por encima de 11.000 millones de euros que sumó el ejercicio anterior.  

Si miramos a los nuevos pedidos de la compañía durante el año pasado, el dato no mejora. Así, según las cuentas presentadas por la multinacional este jueves en Toulouse, los nuevos pedidos se situaron en 8.893 millones de euros, muy lejos de los 15.393 millones de euros del ejercicio anterior, en concreto un 42% menos. Asimismo, la cartera acumulada se redujo un 10% hasta los 37.407 millones de euros frente a los 41.499 millones de euros del ejercicio previo.

Entre las nuevas órdenes destacaron 22 aviones de transporte medio y ligero, cinco aviones transporte/cisterna multipropósito A330 MRTT y el acuerdo con Kuwait para la venta de aviones Eurofighter.

Respecto a los ingresos, Defence and Space, alcanzaron los 10.804 millones de euros, un 9% menos que el año anterior mientras que el EBIT Ajustado a  ascendió a los 872 millones de euros, frente a los 1.002 millones de 2016, en reflejos de cambio de permímetro pero se mantuvo estable en general. 

Los Super Puma tiran de Helicopters 

 

En Helicopters, donde se concentra tanto la actividad civil como militar en este tipo de aeronaves, Airbus experimentó en cambio un aumento en los nuevos pedidos, gracias en parte a los pedidos de Super Puma. En este sentido, los nuevas órdenes se situaron en 6.544 millones de euros, un 8% más que en el año anterior cuando se situaron en 6.057 millones de euros.  

De hecho, pese a descender el número de unidades, 335 en 2017 frente a las 353 de 2016, en valor mejoraron las cuentas de la compañía gracias a los 48 Super Puma y los 17 H175s. Por otro lado, la cartera acumulada en este segmento se situó en 11.201 millones de euros, un 1% menos que en 2016, cuando se situó en 11.269 millones de euros.

En este sentido, desde la compañia aseguran los cambios de perímetro en este segmento tuvieron un efecto negativo de 1.900 millones de euros en la cartera de pedidos y de 1.500 millones de euros en los pedidos recibidos. 

Los ingresos de este segmento se redujeron un 3% hasta los 6.450 millones de euros mientras que EBIT Ajustado lo hizo un 4%, 337 millones de euros, frente alos 350 millones de 2016.

Programa A400 M

En sus cuentas anuales, la compañía dedica una especial mención a la revisión detallada del programa a los aviones de transporte A400M que se ensamblan en Sevilla. En este sentido, cifra en 1.299 millones de euros la actualización para la provisión de los contratos. Desde la compañía señalan que se entregaron 19 aviones frente a los 17 de 2016 y subrayan la nueva hoja de ruta tras las conversaciones con la OCCAR y las naciones clientes que dieron lugar a la firma de una declaración de intenciones (Dol) en febrero.

Aumenta el beneficio global de la compañía

En términos globales, los ingresos de la compañía se mantuvieron estables en 66.800 millones de euros, frente a los 66.600 millones de euros del ejercicio anterior. 
Fuente: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: