Francia encarga a Safran el desarrollo de robots militares

La compañía Safran Electronics and Defense se ha adjudicado un contrato de la Dirección General de Armamento francesa (DGA) para sentar las bases de la integración de robots terrestres en las fuerzas armadas del país. El proyecto, bautizado como Furious, forma parte del programa Scorpion de modernización de las fuerzas terrestres que el país ya ha emprendido.


El acuerdo de ciencia y tecnología suscrito ahora cubre un periodo de cinco años y prevé la colaboración de entidades académicas y pymes, de acuerdo con la empresa. En este trabajo Safran va a aprovechar su experiencia en drones, una actividad que guarda “lazos cercanos” con la robótica, afirma en un comunicado. De hecho, la compañía ya cuenta con experiencia en áreas claves del nuevo proyecto como la navegación, los sistemas electroópticos (optrónica) y la seguridad-crítica en la electrónica a bordo. Se trata de “componentes básicos tanto en sistemas robóticos como en drones”, añade la fuente.


El proyecto Furious de la DGA comprende el desarrollo de tres prototipos de robots de distinto tamaño y diseñados para diferentes entornos. Por ejemplo, está previsto incluir capacidades de exploración de edificios y de transporte de cargas para dar apoyo a soldados de infantería.


Estos demostradores llegarán a desplegarse con un pelotón de infantería para ensayar sus diferentes configuraciones. El mayor de ellos será el denominado eRider, un vehículo autónomo desarrollado por la empresa en colaboración con las compañías Valeo y PSA. Safran lleva desde 2013 trabajando con socios del sector civil para aprovechar sus tecnologías y adaptarlas al ámbito militar.


Safran también va a servirse de su experiencia en el desarrollo del RPAS (sistema aéreo remotamente tripulado) Patroller, en el que se ha asociado con pymes “altamente motivadas y ágiles”. Se trata de las firmas Effidence, Technical Studio, Sominex, Kompai y 4D Virtualiz.


Además ya está colaborando con laboratorios de robótica franceses de entidades del nivel del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS), del Instituto Pascal, del Irstea, de la Escuela de Ingeniería de Minas de París y del Loria. El programa también se sirve de la experiencia del proyecto de soldado aumentado del laboratorio de la Escuela Militar Especial de Saint-Cyr Coëtquidan.


Safran, que cuenta con una plantilla de 58.000 personas, generó en 2016 unas ventas de 15.800 millones de euros.


Fuente: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: