Fincantieri pone la quilla del futuro buque anfibio LHD italiano

Fincantieri pone la quilla del futuro buque anfibio LHD italiano

El mayor buque militar del programa italiano de renovación de su flota ya tiene su primer módulo montado. Su constructor, Fincantieri, ha anunciado la puesta de quilla de esta unidad anfibia multipropósito (LHD) de más de 200 metros de eslora desde la que se desplegarán helicópteros y lanchas de desembarco, entre otras plataformas.

El barco se ensamblan en el astillero que la compañía tiene en Castellammare di Stabia, en Nápoles. Se trata de una nave similar a los buques de asalto anfibio Juan Carlos I, de España, y Mistral, de Francia, que será capaz de moverse a una velocidad máxima de 25 nudos gracias a una planta combinada de turbina de diesel y gas (CODOG). En su interior podrá dar cabida a un millar de personas, de las que 700 serán transportadas para sus misiones anfibias.

El buque, además de operar con helicópteros, estará preparado para poder desembarcar distintos equipos y vehículos a través de embarcaciones como cuatro lanchas de desembarco LCM con capacidad de hasta 60 toneladas que irán alojadas en un dique inundable situado a la popa de la nave. Entre otros recursos, también dispondrá de un hospital capaz de alojar hasta 28 pacientes de gravedad

La construcción del futuro LHD italiano, que tendrá 215 metros de eslora, se enmarca en el programa de mejora de capacidades de la fuerza naval italiana anunciado en 2015 y que también incluye la puesta a flote de al menos otros siete grandes barcos. Uno de ellos es un buque de apoyo logístico (LSS, por sus siglas en inglés) de 165 metros de eslora, cuya primera sección, de en torno a 7.000 toneladas y 86 metros de longitud, comenzó a construirse hace ahora dos años.

El plan se completa con seis patrulleros multipropósito (PPA) de 132 metros y la opción de construir cuatro más. La quilla de la primera de estas unidades fue colocada el año pasado. El proyecto al completo supone una inversión aproximada de 5.400 millones de euros.

Fincantieri creó en octubre de 2015 una unión temporal de empresas (RTI, por sus siglas en italiano) junto a la multinacional tecnológica Finmeccanica (actual Leonardo) para la fabricación de las naves.

Dejando a un lado el LHD, los buques del programa están valorados en casi 3.500 millones de euros, de los que unos 2.300 millones serán pagados a Fincantieri y otros 1.200 millones irán a parar a Leonardo.

El acuerdo fue suscrito con la Organización Conjunta de Cooperación en materia de Armamento (OCCAR) –entidad intergubernamental de la que forman parte Alemania, Bélgica, España, Francia, Italia y Reino Unido–.
Fuente: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: