KAI entrega a Tailandia sus primeros aviones de entrenamiento T-50

Korea Aerospace Industries(KAI) ha anunciado el suministro de los dos primeros reactores de entrenamiento avanzado T-50 para la Real Fuerza Aérea de Tailandia. Los aparatos, que está previsto que lleguen por aire en un vuelo de doce horas, son los primeros del lote inicial de cuatro encargado por el país en 2015. Dos años después, el pasado verano, las autoridades tailandesas ordenaron otros ocho más.


Con estos doce aparatos Tailandia sustituirá a los L-39 con los que opera su fuerza aérea tras más de treinta años desde que fuesen construidos en la República Checa. El primer lote de cuatro aviones se valoró en el momento de su compra en unos 110 millones de dólares y la partida de los ocho últimos en 260 millones.


El pago de los ocho últimos deberá hacerse efectivo a lo largo de tres años. En cuanto a las cuatro aeronaves adquiridas en 2015, el contrato estableció un periodo de entregas de dos años y medio a partir de entonces, por lo que ya prácticamente ha espirado.


Además de Corea del Sur, en el concurso abierto en 2014 para elegir un nuevo entrenador para pilotos de la Fuerza Aérea Tailandesa, también compitieron opciones presentadas por China, Estados Unidos, Rusia e Italia. KAI explicó en un comunicado oficial al ganar el concurso que “Tailandia, que ha elegido países con avanzadas industrias de armamento, selecciona en esta ocasión un país asiático”.


El T-50 es un desarrollo de KAI emprendido en 2001 y durante ocho años con asistencia técnica de la empresa norteamericana Lockheed Martin y por un coste de dos billones de won (más de 1.700 millones de dólares). Desde entonces la compañía ha creado una serie de variantes acrobáticas y de combate, denominadas T-50BTA-50 y FA-50.


Al menos medio centenar de T-50 operan en la Fuerza Aérea de Corea del Sur, mientras que otros 16 fueron exportados a Indonesia en 2011. Además existe un contrato firmado en 2013 para suministrar 24 más a Irak y otro de 2014 con Filipinas para entregarle doce aparatos de la versión de combate ligero, la FA-50.


En total, por tanto, y contando los pedidos por Tailandia, KAI suma 64 unidades encargadas para su exportación. El precio conjunto de todos ellos alcanza los 2.900 millones de dólares. El Gobierno coreano también ofertó unidades de estos aparatos a Perú y en la actualidad la compañía está presionando para conseguir venderlos a Estados Unidos, Argentina y Botswana.


Source: Infodefensa.com

Polonia prevé anunciar este mes el constructor de sus futuros submarinos

Polonia va a anunciar qué socio estratégico elige para desarrollar sus futuros submarinos. Las compañías europeas Naval Group (francesa), ThyssenKrupp Marines Systems (empresa alemana conocida por las siglas TKMS) y Saab Kockums (noruega), son las tres firmas con opciones en el conocido como programa Orka.


La capacidad submarina de la Armada polaca quedó comprometida especialmente desde hace algo más de dos meses, tras un incendio declarado en su sumergible Orzel, que data de la época soviética. Este percance, como informó  en noviembre Infodefensa.com, ha dejado al país con cuatro naves de este tipo que “no tienen ningún valor militar”, según la prensa local. El periódico Wyborcza, que es el segundo más leído del país, ha llegado a poner en duda que el país conserve capacidad de guerra submarina tras el suceso del Orzel.


El Ministerio de Defensa del país ha revelado ahora sus intenciones de dar a conocer la identidad del ganador este mismo mes. El objetivo es la fabricación de tres nuevos submarinos equipados con misiles de crucero, más la opción una nave más.


En menos de dos meses se van a cumplir tres años desde que la defensa polaca ofreciese los primeros detalles de su futuro proyecto de submarinos. De acuerdo con aquel anuncio el objetivo inicial pasa por que los futuros buques estén armados con misiles de crucero y esto no debía modificar la recepción prevista de los dos primeros submarinos en 2022 (el siguiente debería estar listo en 2030).


Sin embargo, la estimación actual marca el periodo 2024-2026 como el previsto para la entrega de la primera nave, informa Jane´s. Hace tres años también se conoció que se creará un nuevo centro para el mantenimiento de estos nuevos buques, y que las embarcaciones también deberán ser capaces de transportar tropas ajenas a sus tripulaciones, entre otras novedades.


El coste de los tres futuros submarinos se estima en una horquilla que va de los 7.000 millones a los 10.000 millones de zlotys (en torno a los 1.800 y los 2.400 millones de euros al cambio actual).


De acuerdo con fuentes de la industria militar europea, resulta difícil pensar que Polonia acabe optando por un fabricante de sus nuevos submarinos distinto a Alemania, aunque en su momento las autoridades polacas llegaron a asegurar que los sumergibles germanos de la clase 212A que se preveía que iban a optar a este proceso no cumplían con los requisitos iniciales.


La propuesta presentada finalmente por la firma alemana TKMS es la de su buque 212CD, Naval Group opta con el Scorpene y Saab Kockums concursa con el modelo de submarino A26.


Source: Infodefensa.com

TKMS y Kongsberg crean una firma conjunta para el futuro submarino germano-noruego

Alemania y Noruega han dado un paso más en el desarrollo de un submarino conjunto. La compañía alemana Thyssenkrupp Marine Systems (TKMS), su filial Atlas Elektronik y la firma semipública noruega Kongsberg han creado una empresa conjunta para el desarrollo de sistemas de combate para submarinos convencionales. La nueva compañía, que ha sido bautizada como Kta Naval Systems, será la proveedora exclusiva de estos elementos para los sumergibles de TKMS.


Este acuerdo se produce en el marco de la alianza establecida entre Berlín y Oslo el pasado verano para colaborar en el desarrollo de nuevos submarinos y misiles navales, de la que Infodefensa.com informó entonces. Previamente, el pasado9 de marzo, ya acordaron la creación de esta firma conjunta después de que TKMS fuese elegida por Oslo para formar una sociedad estratégica encaminada al desarrollo de la futura flota de submarinos del país.


El diseño de los nuevos buques estará basado en sus U-212A y serán denominados 212CD. En ellos se pretende combinar la escasa firma en el mar de la que son capaces los 212A con una mayor autonomía, velocidad y resistencia, lo que les permitirá desarrollar operaciones en todo el mundo, según sus responsables.


En palabras del consejero delegado de TKMS, Rolf Wirtz, “la cooperación va más allá de la producción de submarinos para Noruega y Alemania”. Se trata, ha añadido, del “punto de partida para una cooperación más amplia entre los estados europeos en la adquisición de submarinos”.


“Con la nueva empresa conjunta y después de nuestra adquisición de Atlas Elektronik”, ha añadido Wirtz, “ahora estamos en una posición única para ofrecer el catálogo completo de servicios para submarinos convencionales, incluido el diseño, desarrollo, fabricación y ahora también la pieza central: los sistemas de combate “.


De acuerdo con la información adelantada hace unos meses por el Ministerio de Defensa noruego, “una parte importante de la cooperación [suscrita el pasado verano por ambos países] será el proyecto común para nuevos submarinos”. Se trata, añadió en un comunicado, de “la adquisición de submarinos idénticos [para ambos países] y la cooperación en la formación, los ejercicios, las piezas de repuesto, el mantenimiento y la gestión del ciclo de vida de los nuevos submarinos, además de la cooperación industrial entre Alemania y Noruega en la industria de Defensa”.


La nueva firma cuenta con la experiencia de TKMS en la producción de submarinos (lleva fabricados más de 160 en los últimos 60 años), la de Kongsberg en la entrega de sistemas de combate, y la experiencia que atesora Atlas Elektronik en sónares, sistemas de control de armas y otros componentes clave para sistemas de combate submarinos.


El calendario previsto contempla la formalización de un contrato común sobre los nuevos submarinos (en principio cuatro para Noruega y dos para Alemania) en 2019. De este modo será posible entregarlos entre mediados de la década de 2020 y 2030. Entre tanto, continuarán prestando servicios los submarinos Ula noruegos, que comenzaron a operar entre 1989 y 1992 y cuentan a priori con una vida útil de treinta años.


Los submarinos del tipo U-212 , en los que está previsto que se base el futuro desarrollo, desplazan 1.830 toneladas de inmersión y cuentan con una eslora de 56 metros. En su interior destaca su sistema de propulsión independiente de aire (AIP), que le permite permanecer bajo el agua durante largos periodos de tiempo. Estas naves ya prestan servicio en las armadas de Alemania e Italia.


La compañía Kta Naval Systems que nace ahora para impulsar estos planes, es propiedad en un 50 por ciento de Kongsberg y en otro tanto de Thyssenkrupp junto con su filial Atlas Elektronik. La nueva empresa de desarrollo, producción y mantenimiento de sistemas de combate operará desde la sede de la primera en Noruega y contará con una sucursal en la ciudad alemana de Bremen.


Source: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: