KAI entrega a Tailandia sus primeros aviones de entrenamiento T-50

Korea Aerospace Industries(KAI) ha anunciado el suministro de los dos primeros reactores de entrenamiento avanzado T-50 para la Real Fuerza Aérea de Tailandia. Los aparatos, que está previsto que lleguen por aire en un vuelo de doce horas, son los primeros del lote inicial de cuatro encargado por el país en 2015. Dos años después, el pasado verano, las autoridades tailandesas ordenaron otros ocho más.


Con estos doce aparatos Tailandia sustituirá a los L-39 con los que opera su fuerza aérea tras más de treinta años desde que fuesen construidos en la República Checa. El primer lote de cuatro aviones se valoró en el momento de su compra en unos 110 millones de dólares y la partida de los ocho últimos en 260 millones.


El pago de los ocho últimos deberá hacerse efectivo a lo largo de tres años. En cuanto a las cuatro aeronaves adquiridas en 2015, el contrato estableció un periodo de entregas de dos años y medio a partir de entonces, por lo que ya prácticamente ha espirado.


Además de Corea del Sur, en el concurso abierto en 2014 para elegir un nuevo entrenador para pilotos de la Fuerza Aérea Tailandesa, también compitieron opciones presentadas por China, Estados Unidos, Rusia e Italia. KAI explicó en un comunicado oficial al ganar el concurso que “Tailandia, que ha elegido países con avanzadas industrias de armamento, selecciona en esta ocasión un país asiático”.


El T-50 es un desarrollo de KAI emprendido en 2001 y durante ocho años con asistencia técnica de la empresa norteamericana Lockheed Martin y por un coste de dos billones de won (más de 1.700 millones de dólares). Desde entonces la compañía ha creado una serie de variantes acrobáticas y de combate, denominadas T-50BTA-50 y FA-50.


Al menos medio centenar de T-50 operan en la Fuerza Aérea de Corea del Sur, mientras que otros 16 fueron exportados a Indonesia en 2011. Además existe un contrato firmado en 2013 para suministrar 24 más a Irak y otro de 2014 con Filipinas para entregarle doce aparatos de la versión de combate ligero, la FA-50.


En total, por tanto, y contando los pedidos por Tailandia, KAI suma 64 unidades encargadas para su exportación. El precio conjunto de todos ellos alcanza los 2.900 millones de dólares. El Gobierno coreano también ofertó unidades de estos aparatos a Perú y en la actualidad la compañía está presionando para conseguir venderlos a Estados Unidos, Argentina y Botswana.


Source: Infodefensa.com

China ya construye su tercer portaaviones

El sueño chino de contar con una flota completa de submarinos (hasta media docena, según distintas fuentes) se está convirtiendo en realidad. El país inició el año que acaba de terminar la construcción de su tercera unidad. El nuevo buque estará equipado con un “sistema de lanzamiento de alta tecnología”, de acuerdo con fuentes del Ejército Popular de Liberación, como se denominan las Fuerzas Armadas del país.


La construcción del nuevo portaaviones será más complicada que la del anterior, que fue el primero fabricado por China en su historia. Las fuentes estiman dos años para completar el nuevo casco, mientras que la Armada continúa formando a más pilotos de combate para que puedan operar desde los nuevos portaaviones, informa el periódico local South China Morning Post.


Algunas fuentes ya adelantaron el año pasado que Pekín llevaba meses construyendo un tercer portaviones en Shanghai, y que se esperaba que fuese dotado de sistemas de catapultas, lo que confirma la información revelada ahora. Hace unos meses trascendió también que los futuros portaaviones chinos contarán con catapultas de despegue, un sistema más complejo que el ski-jump ramp con el que están dotado los actuales, y que permite acortar el espacio de despegue y liberar así hueco para incluir más aviones y facilitar el uso de aeronaves con más capacidades.


El pasado noviembre Infodefensa publicó que los ingenieros chinos ya han comenzado a ensayar incluso con catapultas electromagnéticas de despegue. Se trata de un sistema más avanzado y similar al empleado por Estados Unidos en sus nuevos portaaviones de la clase Gerald Ford, cuya primera unidad, el CVN-78 Gerald R. Ford, inició sus pruebas de mar el pasado abril.


El contralmirante de la Armada china Yin Zhuo reveló que ya se han ensayado “miles de despegues” de aviones de combate J-15 empleando la nueva catapulta electromagnética. Zhuo aseguró que el sistema desarrollado por China puede superar al empleado por Estados Unidos, conocido por las siglas Emals.


Los planes del gigante asiático, según distintos medios, pasan por la creación de una flota de entre cuatro y seis portaviones con la que incrementar su poder naval y proteger sus intereses en los mares Este de China y Sur de China. Algunos especialistas han señalado incluso que el país trata de adquirir experiencia en la construcción de este tipo de naves convencionales para en una segunda fase poder desarrollar sus propios portaviones nucleares.


De momento, la industria China ya ha botado su primer portaaviones de construcción propia. El pasado abril fue bautizado el Shandong, un buque de 50.000 toneladas de desplazamiento que comenzará a operar previsiblemente en 2020 y que el próximo febrero tiene previsto iniciar sus primeras pruebas de mar, según información no oficial recogida por el diario chino Global Times.


Esta segunda nave, del conocido como Tipo OO1A, se sumará cuando comience a operar al Liaoning, un portaaviones de 67.000 toneladas a plena carga y con 300 metros de eslora con el que Pekín ya cuenta desde 2012, tras adquirirlo a Ucrania, que contaba con él por tratarse de una unidad de la antigua clase soviética Almirante Kuznetsov.


Source: Infodefensa.com

Turquía adjudica a Eurosam la definición de un sistema antiaéreo de largo alcance

Ankara ha oficializado el acuerdo al que se comprometió previamente con la compañía europea Eurosam para el desarrollo local de un nuevo sistema de aéreo defensa antimisiles. La empresa, propiedad de MBDA y Thales, se alió el pasado verano a las compañías firmas locales Aselsan y Roketsan para afianzar este proyecto que ahora ve sus primeros frutos oficiales.


Turquía ha adjudicado a las tres (Eurosam, Aselsan y Roketsan) el contrato para el estudio de definición del futuro sistema turco antiaéreo de largo alcance. El acuerdo se ha formalizado aprovechando el encuentro que el presidente francés, Emmanuel Macron, mantuvo el viernes con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan en París.


El trabajo supone la preparación del futuro contrato de desarrollo y producción del nuevo sistema de acuerdo con los requisitos operativos de la Fuerza Aérea del país.


El futuro equipamiento antiaéreo y antimisiles turco estará basado en la experiencia que Eurosam ha acumulado tras 25 años desarrollando equipos terrestres y navales en torno al misil Aster. Se trata de un producto que lleva acumulado una inversión de 11.000 millones de euros y ya presta servicio en Francia e Italia, entre “otras muchas naciones”, de acuerdo con la Eurosam. El nuevo programa, además, “será gestionado en sinergia con las evoluciones futuras de los sistemas Eurosam en Francia e Italia”, añade la fuente.


Turquía lleva años tratando de adquirir sus primeros equipos antimisiles y de defensa aérea de largo alcance, y a la vez quiere contar con un sistema propio dentro de una década. Hace dos años trascendió que para cubrir el primer objetivo el país estaba negociando con Eurosam la adquisición de sistemas SAMP/T y misiles Aster 30. La empresa reveló entonces que estaba dispuesta tanto a la fabricación conjunta con Turquía, como a asociarse con empresas locales e incluso a transferir tecnología para hacerse con el contrato.


 Eurosam, es propiedad al 66 por ciento del consorcio europeo MBDA y al 33 por ciento de la multinacional francesa Thales. A su vez, MBDA está participada en un 37,5 por ciento por la firma británica BAE Systems, en otro tanto por Airbus y en un 25 por ciento por la italiana Leonardo.


Source: Infodefensa.com

Boeing gana en Japón el primer contrato internacional para su tanquero KC-46

Boeing ha conseguido el primer cliente de exportación de su avión de suministro de combustible en vuelo KC-46. El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha adjudicado a la compañía la construcción de una unidad de este aparato para las Fuerzas Aéreas de Autodefensa de Japón por 279 millones de dólares. El acuerdo, formalizado a través de  la fórmula de Venta Militar al Extranjero, incluye un paquete de apoyo logístico.


Esta adjudicación se esperaba desde que en 2015 Boeing quedase como único competidor para el programa japonés de aviones de suministro de combustible en vuelo tras la retirada entonces del A330 MRTT de Airbus del proceso.


El KC-46 compite en el mercado internacional con el Airbus A330 MRTT. Como baza frente a la opción europea, que ya se encuentra operativa, sus desarrolladores aducen que el norteamericano resultará un avión más barato.


La venta del modelo a Japón es la primera exportación de esta aeronave que hasta el momento contaba con un único encargo local para suministrar a la Fuerza Aérea de Estados Unidos, dentro de un programa que contempla hasta 179 aparatos (incluidos cuatro prototipos) por 40.000 millones de dólares y cuya primera entrega deberá producirse este año, tras varios retrasos.


Boeing ganó el programa KC-X de suministro al arma aérea de Estados Unidos a principios de 2011 después de que, como informó Infodefensa.com, la compañía apelase la primera adjudicación, que daba como ganador a un consorcio formado por EADS (actual Airbus) y Northrop Grumman. Si todas las opciones del acuerdo se ejecutan finalmente, la empresa norteamericana entregará a la defensa de su país los 179 aviones cisterna contemplados durante un periodo de diez años que concluirá en 2027.


El  KC-46A, que realizó su primer vuelo en  septiembre de 2015,  sustituirá a la flota estadounidense de KC-135 actualmente en servicio. La empresa los describe como un avión de fuselaje ancho, multipropósito, actualizado con las más avanzadas tecnologías y capaz de cumplir o exceder las necesidades de transporte de combustible, carga, pasajeros y pacientes de la Fuerza Aérea. El modelo incluye un panel de mando que contiene las pantallas digitales del 787 Dreamliner y una filosofía de diseño del control de vuelo que sitúa la tripulación al mando, en vez de permitir al ordenador limitar la maniobrabilidad en combate.


Source: Infodefensa.com

Arranca un ejercicio clave para la creación de la verdadera defensa europea

Comienza un año en el que está previsto que el gasto mundial en defensa llegue a su máxima cuota desde la Guerra Fría y en el que Europa se ha marcado el reto de crear un verdadero ente militar común. El compromiso suscrito a finales de 2017 por 25 países de la Unión Europea para estrechar sus lazos militares, en la llamada Estructura de Cooperación Permanente (Pesco), tomará forma este ejercicio, en el que está previsto que arranque la iniciativa en un contexto que vuelve a ser expansivo en gastos militares.


Si se cumplen las estimaciones, el planeta dedicará 1.670 millones de dólares a gastos militares durante 2018. Se trata del mayor desembolso en estas partidas desde el final de la Guerra Fría, hace casi treinta años. La cifra supera el récord alcanzado en el año 2010, cuando se registró un montante total de 1.630 millones de euros.


En 2018 comenzará a andar oficialmente la Pesco, que de momento ya cuenta con una primera lista de 17 proyectos iniciales. Sus miembros podrán desarrollar conjuntamente capacidades de defensa, invertir en proyectos compartidos o mejorar la preparación operativa y la contribución de sus fuerzas armadas. Esta iniciativa se apoyará en el Fondo Europeo de Defensa, aprobado el pasado junio. La Pesco podrá complementar a la OTAN con capacidades estratégicas y operativas a las que la Alianza Atlántica no llega. En todo caso, al igual que ocurre con la OTAN, en la Pesco se incluirán fuerzas y capacidades militares que seguirán siendo nacionales.


En Europa también destaca la negociación entre los países de la UE que comenzará este año para que puedan financiarse con 500 millones de euros entre 2019 y 2020 distintos desarrollos industriales de defensa. El desembolso se realizará a través del Fondo Europeo de Defensa que la Comisión Europea propuso crear hace algo más de un año y al que quiere dotar de 5.500 millones de euros al año a partir de 2021, tal y como recogió entonces Infodefensa.com.


El objetivo de este fondo, según el Plan de Acción Europeo de Defensa, es “apoyar la inversión en investigación conjunta y el desarrollo conjunto de equipos y tecnologías de defensa”. La propuesta incluyó dos secciones complementarias pero diferentes en cuanto a estructura legal y fuentes presupuestarias.


Además, si no hay contratiempos, en breve podrá estar listo el sistema de préstamos entre países miembros de la Agencia de Defensa Europea (EDA) con los que se pretende facilitar el lanzamiento de nuevos proyectos multinacionales de investigación y de desarrollo de capacidades. Se trata de un mecanismo de cooperación financiera (conocido como CFR por las siglas de la expresión en inglés) concebido para solventar la asimetría presupuestaria entre los países miembros que dificulta este tipo de iniciativas. Es decir, no todos cuentan con la disposición de fondos necesarios para aportar a una cooperación en el momento oportuno. Con este sistema se espera resolver el problema.


La Unión Europea también aportará por primera vez este año fondos para luchar contra la propaganda exterior. La iniciativa, dotada con 800.000 euros, tiene como objetivo directo contrarrestar las informaciones que publica Moscú sobre la UE, a las que considera sesgadas. A este cometido dedican desde ahora su labor un grupo de hasta una decena de expertos, entre los que figuran algunos con un dominio amplio del ruso. Su trabajo consiste en seguir medios rusos y redes sociales con ese mismo origen para tratar de contrarrestar las que califican como campañas de desinformación de Moscú y su prensa afín.


Entre tanto, el viejo continente seguirá aumentando sus gastos previstos en defensa, acercándose al 2 por ciento del PIB comprometido con la OTAN. Este año espera entrar en ese club de miembros que emplean esa cantidad en su seguridad Lituania. El salto es muy notable, ya que en 2014 ese país ni tan siquiera empleaba el 0,9 por ciento de su economía en defensa. En total supone aproximarse a los 900 millones de euros en gastos militares. Junto con Lituania también está previsto que alcance esa cuota Letonia. El resto de países de la Alianza Atlántica que ya llegan al 2 por ciento del valor de sus productos interiores brutos a gastos militares son Estados Unidos, Estonia, Grecia, Polonia, Reino Unido y Rumanía, que según sus autoridades ya alcanzó esa cifra en el pasado ejercicio.


Más allá de Europa destaca en este ámbito que este es el primer año con una Defensa de Estados Unidos presupuestada por la nueva administración Trump. En total los gastos militares del país suben más de un 11 por ciento respecto al ejercicio precedente. La cifra resulta tan notable en gran parte por las significativas bajadas de los años anteriores.


Con estos incrementos el nuevo ejercicio depara una serie de movimientos cruciales en el sector de la defensa internacional.


Contratos en el Aire


Varios importantes concursos en el sector aeronáutico militar esperan conocer ganador este año. Bélgica, que prevé la adquisición de 34 aviones de combate para sustituir a su actual flota de 54 F-16, dará a conocer el nombre del modelo elegido a mediados del ejercicio, si no hay contratiempos. Los candidatos para hacerse con el contrato belga, estimado en 3.700 millones de euros, son la compañía norteamericana Lockheed Martin, que opta con su F-35A Lightning II, la francesa Dassault Aviation, que ofrece  su Rafale; y  Eurofighter, desarrollado por el consorcio del mismo nombre y financiado por Reino Unido, Alemania, Italia y España.


Finlandia, por su parte, continúa adelante con su programa HX para dotarse de un nuevo caza que a partir de 2025  sustituya sus actuales 62 aviones de combate F/A-18 Hornet. Se trata de un proyecto valorado en entre 7.000 y 10.000 millones de euros del que en la próxima primavera lanzará previsiblemente su correspondiente RFQ (siglas en inglés con las que se indica la fórmula de solicitud de ofertas) a los cinco fabricantes que ya respondieron a una previa RFI (solicitud de información).


Las compañías con opciones en este caso son la británica BAE Systems, que representa al modelo Eurofighter, fabricado por la empresa conjunta del mismo nombre que forma con la europea Airbus y la italiana Leonardo; la francesa Dassault Aviation, que oferta su avión Rafale; la sueca Saab, constructora del caza  Gripen, y las estadounidenses Boeing, que opta con su  F/A-18 Super Hornet, y Lockheed Martin, contratista principal del F-35.


Este año puede suponer para Francia un nuevo ejercicio de ventas al exterior de su caza Rafale. El CEO (consejero delegado) de la compañía francesa Dassault AviationEric Trappier, anunció el pasado mayo que se encuentra en negociaciones para suscribir un nuevo acuerdo de exportación de este avión de combate. El nuevo contrato estará previsiblemente listo para ser firmado este 2018. De cuajar, la nueva venta internacional se sumará a las que ya ha suscrito con Egipto para el suministro de 24 unidades de este caza, Catar, al que proveerá de otros 24 aparatos y La India, con quien formalizó la entrega de 36 aviones. Estas tres operaciones fueron anunciadas en 2015.


Al otro lado del Atlántico, Boeing comenzará este ejercicio la fabricación del aparato para pruebas de la nueva generación del helicóptero H-47 Chinook. De esta forma el modelo se afianza como el helicóptero más longevo de la historia. El primer aparato fue introducido en 1962, hace más de medio siglo, y se prevé que alcance un siglo completo operativo. La clave está en la modernización de esta aeronave pesada que, entre otros, opera para los ejércitos de Estados Unidos, Reino Unido, Japón, España, Australia y Países Bajos.


El Pentágono adjudicó el pasado verano a Boeing un contrato de casi 277 millones de dólares para el desarrollo y construcción del nuevo CH-47F Block II. Se trata de la última versión mejorada de la aeronave, que contará con una mayor capacidad de carga útil y más agilidad en el campo de batalla, a la vez que se prepara al Chinook para obtener mayores ganancias de comportamiento en el futuro.


En un similar nivel de importancia también puede resultar que el mayor programa militar de la historia, el del avión de combate F-35, espera alcanzar este año un importante hito en su ratio de producción. El fabricante principal, Lockheed Martiin, prevé llegar a una velocidad de 130 unidades producidas al año a finales de este ejercicio. De conseguirlo el acelerón del proyecto será notable, ya que en 2016 apenas logró entregar 46 aparatos.


Volviendo a Europa destaca que ell Ministerio de Defensa de Alemania, que pospuso el año pasado la formalización del contrato previsto con MBDA para la adquisición del sistema de defensa aérea y antimisiles MEADS, firmará previsiblemente el acuerdo esta primavera. El retraso vino motivado por las elecciones federales que fueron convocadas para el pasado septiembre.


La Fuerza Aérea alemana eligió en junio de 2015 el MEADS como base del sistema de la red de defensa antiaérea y antimisiles de próxima generación TLVS, que sustituirá la protección proporcionada desde los años 1980 por las antiguas baterías de misiles Patriot. El desarrollo del TLVS será realizado por MBDA Alemania y la norteamericana Lockheed Martin, socios del MEADS a través de la empresa conjunta MEADS International.


Alemania también tiene previsto emitir a lo largo del segundo trimestre del nuevo año una solicitud de información sobres sus ofertas a los fabricantes candidatos a dotarle de entre 45 y 60 nuevos helicópteros pesados. Se trata de un contrato valorado en 4.000 millones de euros al que concurrirán las compañías norteamericanas Lockheed Martin –propietaria desde 2015 del fabricante Sikorsky– y Boeing. La primera ofrece su aeronave CH-53K y la segunda el CH-47. El objetivo es reemplazar a la actual flota de helicópteros CH-53G del Ejército alemán (Bundeswehr).


En helicópteros también es importante el anuncio realizado a finales de 2017 por el secretario de Estado del Ministerio de Defensa polacoBartosz Kownacki, de que la licitación de helicópteros para las fuerzas armadas del país podría iniciarse a principios de 2018. El político detalló que la fecha concreta depende de las compañías ofertantes, que solicitaron más tiempo para poder formalizar sus propuestas. Airbus, Sikorsky y Leonardo, se encuentran entre las compañías con opciones.


Por otra parte, la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF), prevé comenzar a recibir su nuevo avión de suministro de combustible KC-46 este año, después de los atrasos que han afectado al programa durante los últimos meses, de los que Infodefensa.com ha venido informando. Los KC-46 sustituirán a la flota estadounidense de KC-135 actualmente en servicio. El fabricante los describe como aviones de fuselaje ancho, multipropósito, actualizados con las más avanzadas tecnologías y capaces de cumplir o exceder las necesidades de transporte de combustible, carga, pasajeros y pacientes de la Fuerza Aérea.


También la USAF tiene previsto sustituir sus veteranos Bell UH-1N Huey, que adquirieron fama en la Guerra de Vietnam, por 82 nuevos helicópteros en virtud de un contrato que se espera firmar este año. A este acuerdo aspira Boeing con su helicóptero MH-139, un aparato basado en el AW139 de Leonardo.


Francia recibirá este año su primer avión de reabastecimiento en vuelo A330 MRTT, un aparato clave para el futuro de Airbus Defence and Space que ya presta servicio en Reino Unido y que ha sido encargado por Países Bajos, Luxemburgo, Alemania y Noruega para equipar la futura flota multinacional de aviones tanqueros MMF de la OTAN.


Dentro del gigante aeroespacial y de defensa europeo destaca que Airbus Helicopters espera conseguir este año la calificación de su novedoso sistema de armas HForce para el helicóptero H145M. Se trata de un equipo concebido para transformar aeronaves convencionales en aparatos de ataque ligeros capaces de equipar multitud de armas, como misiles, cohetes guiados o no por láser, cañones y ametralladoras.


En esta misma empresa resulta también importante que su actual consejero delegado (CEO), Guillaume Faury, dejará su puesto en febrero para pasar a presidir Airbus Commercial Aircraft. El cambio se produce como consecuencia de la salida del actual jefe de operaciones (COO) del gigante europeo aeroespacial y de defensa, Airbus, Fabrice Brégier.


Por último, este año destaca en Rusia por ser el de la previsible entrada en servicio este de su nuevo MiG 35, su caza “con mayor potencial para exportar”. Así lo definió el director general de MiG, el fabricante, Iliá Tarasenko, a Infodefensa.com en una entrevista exclusiva el pasado febrero, tras la presentación de la aeronave. De momento ya se ha cerrado un contrato con las Fuerzas Aeroespaciales rusas sobre el suministro en serie de más de 35 de estos aviones de combate.


Nuevos vehículos por Tierra


Sin salir de Rusia, éste prevé ser el año del inicio de la fabricación en serie del nuevo carro de combate ruso T-14 Armata, según las estimaciones del director general de la compañía rusa Uralvagonzavod (UVZ), Oleg Siyenko. Las Fuerzas Armadas de Rusia ya recibieron en 2016 las primeras unidades de esta arma para iniciar los correspondientes ensayos, como informó Infodefensa.com. Las autoridades militares de Moscú tienen firmado un acuerdo con el consorcio  UVZ por el que se prevé el suministro de más de cien tanques de este modelo.


El T-14 Armata fue mostrado por primera vez en público, en las calles de Moscú, en 2015 , durante el 70 aniversario de la victoria sobre Alemania en la Segunda Guerra Mundial. El diario alemán Bild llegó a publicar que los tanques de la misma entidad en servicio en los países de la OTAN, como el alemán Leopard 2 y el estadounidense Abrams, no tendrían posibilidades de sobrevivir frente al nuevo carro de combate ruso durante un hipotético combate. Se trata, añadió la fuente, del “único tanque en el mundo que puede protegerse de ataques provenientes de cualquier lado, además de ser una amenaza tanto para otros tanques, como para aviones y helicópteros a baja altura”.


Más hacia occidente, resulta notable que el Ejército de Dinamarca comenzará a recibir los más de 300 blindados 8×8 Piraña 5 encargados a General Dynamics European Land Systems (GDELS). Las primeras unidades ya fueron entregadas por el fabricante el año pasado al organismo danés de adquisiciones (conocido por las siglas DALO). El contrato para la adquisición de 309 Piraña 5 APC (siglas en inglés de blindado de transporte de personal) por parte de Dinamarca incluye seis variantes distintas del vehículo. Una para su uso como transporte de infantería, otra para mando, otra como ambulancia, otra más para ingenieros, una quinta como plataforma de mortero y una última para reparaciones. Las entregas deberán estar concluidas en 2023.


Este año también está previsto que Austria comience a recibir su nuevo lote de 34 blindados Pandur 6×6 adquiridos a GDELS el año pasado, y que se sumarán a los 71 vehículos de este modelo con los que ya cuentan sus fuerzas terrestres.


Un nuevo gigante Naval


Este 2018 es clave en el proyecto de las constructoras navales  Fincantieri (Italia) y Naval Group (Francia) para crear el ansiado ‘Airbus Naval’. El sueño de unir a los principales astilleros europeos bajo el paraguas de una gran firma común es un clásico que va tomando forma. El próximo junio deberá estar definida una hoja de ruta detallada con los principios de la alianza. El consejero delegado de Fincantieri,  ya alentó en 2016 la creación de lo que denominó como un “Airbus naval” en Europa para mejorar la competitividad de esta industria del viejo continente frente al resto del mundo.


En aquellas declaraciones Bono se refirió a un acuerdo mucho más ambicioso, en el que en primer lugar exhortaba a la francesa DCNS (actual Naval Group) a emprender esta unión que ahora se ha acordado, pero también apelaba a los otros cuatro grandes astilleros con capacidad de construcción militar del continente: BAE Systems (Reino Unido), ThyssenKrupp Marine Systems (Alemania), Navantia (España) y Damen (Países Bajos).


Entre tanto, la parte italiana de esta alianza, Fincantieri, comenzará este año la fabricación de siete buques militares para la fuerza naval de Catar valorados en 5.000 millones de euros. Se trata del mayor encargo de la historia de esta empresa pública italiana. El encargo consiste en un buque de transporte anfibio (LPD, por las siglas de Landing Platform Dock), dos buques de patrulla oceánica (OPV, por las siglas de Offshore Patrol Vessel), cuatro corbetas de más de 100 metros de eslora y servicios asociados a su mantenimiento durante quince años después de las entregas. Los trabajos tendrán lugar íntegramente en Italia.


Resulta singular que Bélgica y Países Bajos lanzarán el próximo abril una licitación europea para dotarse de una nueva flota de nuevos cazaminas. Ese mes está previsto que Bruselas emita su solicitud de propuesta a los fabricantes para este proyecto en el que se espera contar con el primer buque en 2023.


En Asia destaca que la India prevé comenzar a operar su primer portaaviones de fabricación nacional, el INS Vikrat, este mismo ejercicio. El barco, de 40.000 toneladas y propulsión diésel, fue botado en 2013 y ha sido diseñado para operar con cazas MiG-29K, entre otros aviones y helicópteros.


Otro portaaviones, el británico HMS Queen Elizabeth, que fue entregado a finales de 2017, continuará este nuevo ejercicio acumulando hitos claves antes de que alcance su plena operatividad dentro de la Royal Navy (Armada Real británica). El próximo octubre comenzarán, si no hay contratiempos, una serie de pruebas en EEUU y también está previsto que los primeros aviones F-35B comiencen a volar desde el buque. El HMS Queen Elizabeth, como ocurre con su gemelo en construcción, el HMS Prince of Wales, fue encargado a BAE Systems para ser ensamblado en Babcock Marine. Se trata de un buque de 280 metros de eslora y 65.000 toneladas de desplazamiento.


Source: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: