Austria acerca posiciones con el programa Eurofighter

Viena abandona poco a poco la hostilidad que durante un tiempo ha mantenido con los Eurofighter por posibles irregularidades en la compra que llevó a cabo el país de quince de estas aeronaves en 2003. El actual Gobierno austriaco va a revaluar la decisión del Ejecutivo anterior de poner fin a este programa de aviones. La noticia llega unos días después de que el caso se haya cerrado en los tribunales, con la imposición de una multa de 81 millones de euros al fabricante Airbus como mera “sanción administrativa”. El pasado septiembre el Parlamento del país también zanjó la cuestión al no hallar irregularidades en la compra de los aviones.

Ahora, el ministro de Defensa, Mario Kunasek, del Partido de la Libertad, de extrema derecha, ha presentado una nueva comisión que examinará las opciones de defensa aérea para Austria. Este nuevo grupo de trabajo tendrá en cuenta los hallazgos encontrados en su momento por el predecesor de Kunasek, el socialdemócrata Han Peter Doskozil, en torno a la compra de los Eurofighter. Pero a la vez el nuevo titular de defensa ha expresado que no se siente obligado por las decisiones de Doskozil a poner fin antes de tiempo al programa Eurofighter, informa Reuters.

Austria encargó en 2003 un total de 18 aviones de combate Eurofighter por un montante inicial de 2.000 millones de euros, aunque finalmente, tras renegociar el acuerdo un nuevo Gobierno, las adquisiciones se limitaron a 15 aeronaves por 1.700 millones.

El contrato inicial, suscrito por el entonces Gobierno conservador en el poder, levantó sospechas desde el primer momento, de ahí que en 2006 se llegó a crear una comisión de investigación parlamentaria que también acabó clausurada sin llegar a nada concreto.

Posteriormente, a finales de 2012, el Ministerio de Defensa comenzó a estudiar el caso para aclarar las sospechas sobre esta venta. En aquel año Austria llegó a afirmar que si descubría prácticas corruptas podría acabar pidiendo la rescisión del contrato y la correspondiente devolución de los aviones. De acuerdo con la investigación ministerial, el perjuicio denunciado podía haber llegado a cuantificarse en 1.100 millones de euros.

El Ministerio de Defensa del país demandó en febrero de 2017 a Eurofighter Jagdflugzeug GmbH y Airbus, del que la primera es su principal accionista, por supuesto fraude en la venta de cazas de este modelo destinados a la Fuerza Aérea del país. Airbus consideró entonces que esas reclamaciones, presentadas ante el juez 16 años después de la licitación y ocho años tras la entrega de la última aeronave, parecían “disparatadas y con una motivación política”.

Fuentes de la compañía adelantaron a Infodefensa.com el mismo día de la denuncia, aquel 16 de febrero, que consideraban este asunto como una “maniobra política” en clave interna del país.
Fuente: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: