Anuario de la Defensa Naval en América Latina y España 2018

El panorama naval latinoamericano prevé a futuro una significativa demanda para reemplazar fragatas y submarinos, en un marco en el que las grandes amenazas son el narcotráfico, la pesca ilegal y, también en algunos casos, históricas fricciones vecinales. Es un proceso a largo plazo, en el que se van dando pasos y analizando opciones, adaptando muchas veces los requisitos iniciales a las realidades presupuestarias y que pasa por dar ventaja a las ofertas internacionales que aseguren la mayor transferencia tecnológica, incentivar la participación de la industria local y dar carga de trabajo a los grandes astilleros nacionales de la región. En Brasil, pese a los duros recortes aplicados a los presupuestos de Defensa, el año 2018 arranca con la adquisición del que fuera el buque insignia de la Royal Navy, el HMS Ocean, que será desprogramado oficialmente en marzo de este año. La Marina Brasileña, que despedía el año 2017 firmando el contrato que da continuidad al programa del MANSUP (Misil Anti Navío Nacional de Superficie), ha publicado los criterios de la RFP (Request For Proposal) que, si nada falla en el cronograma previsto, dará paso en septiembre al anuncio del ganador para proveer las corbetas de la Clase Tamandaré, para lo que se exige un 40% de contratación local. Serán 4 buques, que deberán ser entregados en el plazo de 8 años desde el momento de la firma.Otra de las grandes marinas militares de América Latina, de la que cabría esperar importantes anuncios en 2018, es la argentina. La tragedia del submarino ARA San Juan es el revulsivo que cabe esperar para ir poniendo remedio, al fin, a la precaria situación que arrastra desde hace lustros su Armada y el Gobierno de Macri debería anunciar avances en ese sentido este año. Una crisis provocada por el establecimiento de aranceles extras en el suministro de biodiesel argentino hacia Francia, realizada por el Gobierno galo, fue inmediatamente respondido por el Presidente argentino con el congelamiento de las negociaciones que daban al astillero Naval Group como virtual ganador para proveer 4 buques del tipo OPV (Offshore Patrol Vessel). Se ha abierto así una licitación internacional para la provisión de estos navíos, dando nuevamente oportunidades a otros astilleros para presentar sus ofertas. Perú, Chile, México y la muy activa Colombia, con COTECMAR marcando la pauta, siguen dando pasos en los planes de modernización de sus plataformas y sistemas de armas que garanticen su poder naval. A este último capítulo dedicamos en estas páginas un apartado, así como a la imprescindible protección de buques e instalaciones portuarias bajo el SVAP (Sistema de Vigilancia de Aguas Próximas),  que aspira a convertirse en elemento clave de la seguridad. Al otro lado del Atlántico, en España, repasamos la actualidad del gran astillero nacional, Navantia, y de la creciente actividad exportadora de los fabricantes privados en este ámbito.Eva CerveraDirectora
Fuente: Defensa.com
Anuario de la Defensa Naval en América Latina y España 2018

A %d blogueros les gusta esto: