Airbus, multada con 81,25 millones por los Eurofighter austriacos

La fiscalía de Múnich I ha impuesto a la compañía Airbus Defence and Space una multa de 81,25 millones de euros como “sanción administrativa” por “incumplimiento no doloso de las obligaciones de supervisión” en el caso de la venta de 15 aviones Eurofighter a Austria en 2003. La empresa ha aceptado la decisión y hará frente al pago impuesto.


La fiscalía sostiene que “miembros no identificados de una anterior administración de Airbus Defence and Space GmbH” omitió, negligentemente procurar los mecanismos de control interno adecuados “que hubiesen impedido a empleados de la compañía hacer pagos a socios comerciales sin una prestación probada y documentada”


Por otra parte, la decisión reconoce expresamente “los considerables esfuerzos efectuados por Airbus y su administración desde 2012, en orden a mejorar su organización ética y de compliance estableciendo para ello un sistema a los mejores estándares”, de acuerdo con la empresa.


Austria encargó en 2003 un total de 18 aviones de combate Eurofighter por un montante inicial de 2.000 millones de euros, aunque finalmente, tras renegociar el acuerdo un nuevo Gobierno, las adquisiciones se limitaron a 15 aeronaves por 1.700 millones.


El contrato inicial, suscrito por el entonces Gobierno conservador en el poder, levantó sospechas desde el primer momento, de ahí que en 2006 se llegó a crear una comisión de investigación parlamentaria que también acabó clausurada sin llegar a nada concreto.


Posteriormente, a finales de 2012, el Ministerio de Defensa comenzó a estudiar el caso para aclarar las sospechas sobre esta venta. En aquel año Austria llegó a afirmar que si descubría prácticas corruptas podría acabar pidiendo la rescisión del contrato y la correspondiente devolución de los aviones. De acuerdo con la investigación ministerial, el perjuicio denunciado podía haber llegado a cuantificarse en 1.100 millones de euros.


El Ministerio de Defensa del país demandó en febrero de 2017 a Eurofighter Jagdflugzeug GmbH y Airbus, del que la primera es su principal accionista, por supuesto fraude en la venta de cazas de este modelo destinados a la Fuerza Aérea del país. Airbus consideró entonces que esas reclamaciones, presentadas ante el juez 16 años después de la licitación y ocho años tras la entrega de la última aeronave, parecían “disparatadas y con una motivación política”.


Fuentes de la compañía adelantaron a Infodefensa.com el mismo día de la denuncia, el 16 de febrero, que consideraban este asunto como una “maniobra política” en clave interna del país. Airbus remarca tras aceptar las consecuencias impuestas por la justicia austríaca conocidas ahora, que desde el inicio de la investigación ha cooperado plenamente con la fiscalía Múnich I, que es la que ha dictado la decisión.


Fuente: Infodefensa.com

A %d blogueros les gusta esto: