75 años de los Liberty: Los buques que ganaron la Segunda Guerra Mundial

75 años de los Liberty: Los buques que ganaron la Segunda Guerra Mundial

El 27 de septiembre de 1941 se botaban los 12 primeros barcos de la Libertad, de esta forma se iniciaba la construcción de la que sería la serie más grande de buques de la historia naval, tanto militar como civil.
Previo al inicio de la segunda guerra mundial y según la experiencia obtenida en la anterior primera guerra mundial, los Estados Unidos y Gran Bretaña ya vieron la necesidad de construir una serie de buques de transporte de rápida construcción y económicos para dotarse de un medio de transporte transoceánico que les permitiera la entrega de recursos y materiales al otro lado del atlántico, poniendo en marcha el proyecto de unos buques para carga general, transporte de tropas y cisternas denominado “PEACE STANDARD PROGRAM”, contemplando la construcción de 500 unidades en 10 años, con un ritmo de entregas de 50 unidades al año, se tomó como base al diseño británico clase EMPIRE pensando que durasen unos 5 años.
El diseño original pertenece a Joseph L. Thompson & Son de Sunderland (Inglaterra), siendo posteriormente modificado para su adaptación a su construcción masiva en serie. En enero de 1941, entre los Presidentes de los Gobiernos de EEUU e Inglaterra, se inició el programa de construcción de este programa, para satisfacer la demanda de buques de transporte por parte inglesa ya que los hundimientos que ocasionaban los submarinos alemanes era alarmante.
Botadura de un Liberty
Los planos originales fueron revisados por el constructor naval “GIBBS & COX” como encargados de la fabricación. Para dar mayor agilidad en la construcción y abaratar al máximo los costes, se sustituyeron los remaches (método normal en la época para la unión de chapas de acero) por soldadura continua, la madera del puente se eliminó quedando a la vista las chapas de acero y se eliminó cualquier vestigio de “lujo”, minimizando, por el propio concepto del buque, reduciendo al mínimo la superestructura, ahorro en tuberías, calefacción y equipos, por eso, no se les dotó de sistemas de detección de incendios ni de generadores de emergencia, etc., y por ejemplo los equipos de frío eran neveras domésticas.
Los primeros buques construidos tuvieron muchos problemas de construcción achacables al desconocimiento de las uniones soldadas, a la mala calidad de los materiales, a la poca preparación de los trabajadores o a la propia velocidad de construcción que, por ejemplo, no daba tiempo a la eliminación de las tensiones de las soldaduras, llegando a partirse en dos un barco durante la botadura. Otros diez sufrieron deformaciones considerables, no llegando a su alistamiento, y aprovechando los materiales para otros barcos en construcción.
Las primeras entregas salían desarmadas, pero con la creciente amenaza de las fuerzas aéreas y de superficie Alemanas, se les artilló, para su funcionamiento se les dotó de un contingente de voluntarios de la marina, 36 hombres ayudados por el personal civil de dotación del propio barco, 45 hombres, que se encargaban del transporte de las municiones, por lo que la totalidad de la tripulación era de 81 personas. Se da la circunstancia de que un “LIBERTY” el “USS STEPHEN HOPKINS” hundió al corsario Alemán ”STIER”, frente a las costas de Brasil, siendo el primer buque norteamericano en hundir, durante la segunda guerra mundial, un buque de combate de superficie Alemán. El armamento de estos barcos estaba compuesto por:

Un cañón de 127/38 mm de guerra de superficie a popa
Un cañón de 76/55 mm de guerra de superficie a proa.
Hasta 10 cañones antiaéreos de 14-20/70.

Para la guerra antisubmarina estaban los escoltas, buques especialmente diseñados, más rápidos y ágiles para el ataque y el seguimiento durante horas a los Lobos alemanes, dando tiempo a los cargueros para continuar rumbo fuera del alcance de los submarinos y gracias a la mayor velocidad de los escoltas regresar al término del combate a su posición en el convoy.
Liberty navegando
Para la máquina motriz se les dotó de un motor de vapor de triple expansión, una máquina muy simple y de fácil operación, no requiriendo de personal altamente cualificado. Se trata de dos turbinas de vapor con reductor de engranaje, de potencia variable entre los 6000 a los 8500 HP., acopladas a una sola hélice. El vapor se producía en dos calderas Babcock & Wilcox , el combustible empleado pasó del carbón, originario a combustible líquido, más cómodo de almacenamiento y de fácil manejo.
El motor de triple expansión consta de 3 cilindros de diferente diámetro, en función de la presión del vapor de entrada desde la caldera al condensador, estos son, de alta presión (HP), de presión intermedia (IP) y de baja presión (LP), de tal forma que el diámetro del pistón va aumentando en cada cilindro, equilibrándose la potencia de cada uno, al ir disminuyendo la presión del vapor, de esta forma también se consigue eliminar sustancialmente las vibraciones en el eje con la consiguiente minoración de las averías.
En algún caso en la alta presión (HP), se disponían dos cilindros en paralelo, de un tamaño algo menor. Los cilindros se disponían sobre columnas de acero forjado, las bielas quedaban a la vista y parcialmente también el cigüeñal, la transmisión movía una sola hélice, generalmente de 4 palas. Los motores de este tipo son más eficientes y económicos, al precisar menos combustible para el mismo recorrido, por el mismo motivo el espacio para la carga aumenta y las calderas son más pequeñas.
Se botaron un total de 2710 barcos, de un total de buques preparados en los astilleros, de 2751:

EC2-S.C1 – 2580 uds. como modelo básico.
Z-EC2-S-C2 – 8 uds  para el transporte de carros de combate.
Z-EC2-S-C5 – 36 uds para el transporte de aviones.
EC2-S-AW1 – 24 uds para el transporte de minerales y carbón, modificando la posición de la sala de máquinas a popa.
Z-ET1-S-C3 – 62 uds para el transporte de combustible.

Posteriormente se prepararon desde el modelo básico un número indeterminado de barcos para el transporte de material de desembarco y de tropas.
El método de construcción era modular de tal forma que los barcos se dividieron en módulos independientes que se fabricaban en talleres de todos los Estados Americanos, y se transportaban en camiones hasta los astilleros en los que se almacenaban ordenadamente hasta su colocación, cada barco estaba formado por unos 30.000 bloques o componentes.
A principios de los años 20 se necesitaban unos 10-12 meses para la construcción de un barco similar, bajando este tiempo hasta los 70 días de media, y con record de 10 días, el “JOSEPH N. TEAL”, en el año 1942. El primer barco fue el “USS PATRICK HENRY” entregado en los astilleros Oregón Sipyard el 28 de febrero de 1944.
La entrada 75 años de los Liberty: Los buques que ganaron la Segunda Guerra Mundial aparece primero en .

Advertencia legal: Ejércitos S.L. no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores o entrevistados.Entradas relacionadas:
Armas Contracarro de la Segunda Guerra Mundial
Encuesta: ¿Cuál fue el mejor carro de combate de la Segunda Guerra Mundial?
El BAM Rayo escolta a buques del Programa Mundial de Alimentos
355 buques de guerra para la US Navy
Catar firma un contrato con Fincantieri para adquirir siete buques de guerra por 5.000 millones de euros


Fuente: Ejercitos.org
75 años de los Liberty: Los buques que ganaron la Segunda Guerra Mundial

A %d blogueros les gusta esto: